Compromiso RSE 60 · Mayo 2022

24 La restauración y la alta cocina gozan de un reconocimiento y proyección cada vez mayores. Bajo este “gancho” se crea Gastronomix, un proyecto social y sostenible ideado por la Fundación La Casa y El Mundo y que cuenta con la financiación, productos y knowhow de Ebro Foods, a través de Fundación Ebro. Gastronomix es un proyecto social de cocina, gastronomía creativa y reciclaje personal dirigido a jóvenes y estudiantes que se encuentren en período de formación o se encuentren en situación de desempleo. Con la sostenibilidad como leitmotiv, los alumnos reciben una formación profesional y humana, que les proporciona recursos para continuar su proceso formativo, reforzando su autoestima y autoconfianza, y, posteriormente, les permite incorporarse al mercado laboral aumentando sus posibilidades de conseguir un empleo estable y duradero. formación reglada que es lo que les cuesta más. Los alumnos saben que un requisito para estar en el proyecto es continuar con sus estudios. Precisamente, La Cantina Gastronomix es el buque insignia del proyecto. ¿Cuáles son sus principales rasgos? ¿Qué ofrece a los estudiantes? Aránzazu Ezpeleta. La Cantina-Restaurante es el espacio donde pueden transitar entre lo teórico de la cocina y el mundo real laboral porque al final hacen el mismo trabajo que harían si estuvieran en un restaurante. Aunque la mayoría de los chicos y chicas que se apuntan es para estar en cocina, les obligamos a turnar y que sepan lo que es estar en sala y servir lo que han cocinado. Les hacemos una pequeña formación en sala y esa experiencia al final les acaba encantando porque es una Cantina donde tienen que hacer una práctica real, pero con un componente emocional bonito, entonces aprenden desde el cariño, pero a la vez las experiencias son reales. Ana Antequera. Al final tienen que demostrar todo lo que han aprendido durante la semana, para ellos es una gran responsabilidad. Siempre que he ido a la Cantina-Restaurante, he visto que el trabajo en sala les sirve para romper sus propias barreras. La mayoría de los alumnos son Fundación Ebro y la Fundación La Casa y El Mundo se han aliado para hacer realidad el proyecto Gastronomix. ¿En qué consiste la iniciativa? Aránzazu Ezpeleta. Encuadramos Gastronomix dentro de los proyectos de segundas oportunidades, pero su originalidad radica en que esta iniciativa se centra en alumnos de la FP Básica, aunque también tenemos otros perfiles de alumnos. La FP Básica es una Formación Profesional que registra casi un 50% de abandono porque acoge a alumnos que han fracasado en la ESO y sus propios institutos y orientadores les derivan a la FP Básica. Entonces, Gastronomix es un proyecto de FP Básica con una escuela de alto rendimiento, de cocina y sala, a través de una formación intensa y con prácticas durante un año en la Cantina-Restaurante. Con este método, Gastronomix acompaña y ayuda a los jóvenes para que sigan en el sistema educativo y cursen un grado medio y, si es posible, un grado superior. ¿Qué tipo de conocimientos y competencias aporta Gastronomix a los alumnos? Aránzazu Ezpeleta. Gastronomix no impar te formación reglada, sino complementaria. Esta característica nos permite diseñar unos contenidos con poca teoría y eminentemente prácticos.También nos ayuda a introducir y acelerar los contenidos de sostenibilidad y utilizar herramientas que no tienen las formaciones regladas.Todo ello nos permite añadir muchos componentes adicionales desde par te emocional, ar tística, prácticas en muchas destrezas... Así pues, desde Gastronomix acompañamos a los alumnos para que aprendan sala y cocina y, de este modo, además de cocinar adquieran competencias y habilidades personales. Esta combinación contribuye a que los chicos y chicas no abandonen sus estudios porque si van al mercado laboral con una FP Básica sus posibilidades de tener éxito son muy bajas ya que solo pueden optar a puestos muy bajos como pelar cebollas, estar en el cuar to frío… Si conseguimos que los alumnos continuen los estudios, sus posibilidades laborales cambian de la noche al día. Ana Antequera. En Gastronomix, los jóvenes hacen algo que les gusta y, a través de ello, el proyecto consigue que continúen en el proceso de muy introver tidos y tímidos, y la Cantina les obliga a tener que ser más extrover tidos y establecer comunicación con otras personas. Les ayuda a eliminar esas dificultades que tienen a la hora de relacionarse y les facilita sus propias relaciones sociales porque al tiempo que están poniendo en práctica cómo servir una mesa y atender a los comensales, tienen que sonreír, interactuar con ellos..., les ayuda a crecer a nivel emocional. La pandemia les obligó a realizar un parón en la presencialidad, pero a cambio demostró su solidaridad. ¿Cómo fue? Ana Antequera. Efectivamente, durante la pandemia tuvimos que interrumpir los procesos formativos y los chicos colaboraron voluntariamente en la cocina social que montó Gastronomix para enviar comida a los distritos más desfavorecidos de Madrid. Los alumnos acudían a las cocinas y cocinaban voluntariamente. Es decir, el ayudado pasa a ser ayudador y de hecho continúan haciendo temas de voluntariado a través de Gastronomix como programas de acompañamiento a mayores en los que cocinan con ellos. Este es otro atributo diferencial de Gastronomix. Los alumnos se impregnan de los valores del proyecto y quieren apor tar también su granito de arena a la sociedad, revir tiendo en ella lo que han aprendido. Aránzazu Ezpeleta. En estos años se creó este bonito proyecto, cocinando junto a la Escuela de Hostelería de Casa de Campo, que es donde se ubica Gastronomix, y ayudando a cocinar a personas mayores que viven solas. Se creó un sentimiento de solidaridad muy grande. Ahí, Fundación Ebro aporta financiación e ideas para evolucionar el proyecto… Ana Antequera. En un primer momento, fuimos proveedores oficiales de producto y continuamos siéndolo junto a otras empresas del sector, pero los platos principales de Gastronomix se cocinan con producto de Ebro Foods. Además, somos los principales promotores económicos y apor tamos know-how, es decir, compar timos conocimiento con La Casa y El Mundo para evolucionar conjuntamente el proyecto. Ana Antequera: “Somos los principales promotores económicos y aportamos know-how, es decir, compartimos conocimiento para evolucionar conjuntamente el proyecto”

RkJQdWJsaXNoZXIy ODY5Mw==