Smart & Human Cities | Compromiso RSE. La actualidad de las organizaciones sostenibles.

CompromisoRSE

ENTREVISTA

El futuro de las ciudades es la digitalización, que ayuda a alcanzar nuevos niveles de productividad


Jesús María Daza,

de la División Building Technologies de Siemens España

Jesús María Daza

Building Technologies es la división de Siemens España encargada de ofrecer soluciones para conseguir edificios y ciudades más eficientes e inteligentes. Su director explica, en esta entrevista, como estas tecnologías pueden garantizar “ahorros de hasta el 30% del consumo energético en todo tipo de infraestructuras”. “Un edificio inteligente, que genera y almacena energía, interactúa con las redes eléctricas inteligentes y es capaz de manejar su propia demanda y generación energéticas para minimizar el coste de energía y las emisiones de CO2”, concluye.

¿Qué papel juega la tecnología a la hora de hacer edificios más inteligentes?

Gracias a la tecnología, se pueden construir ciudades más inteligentes y sostenibles a través de la automatización de infraestructuras como uno de los principales pilares para conseguir aumentar la eficiencia, reducir los costes de operación, mejorar la seguridad y la resiliencia y disminuir las cargas medioambientales. Y es que combinando datos y tecnología los edificios pueden alcanzar mayores niveles de productividad.

¿Qué tipo de soluciones ofrece Siemens en ese sentido?

Siemens cuenta con la tecnología necesaria para garantizar ahorros de hasta el 30% del consumo energético en todo tipo de infraestructuras. Uno de los retos de las urbes es la competitividad para generar riqueza y ser atractivas a la vez que sostenibles tanto económica como social y medioambientalmente. Desde la división Building Technologies de Siemens podemos ayudar, gracias a nuestro amplio portfolio de soluciones, a realizar inversiones en automatización de infraestructuras nuevas o modernizar las existentes de la forma más óptima posible y a conseguir el ahorro energético para amortizar la inversión económica a corto y medio plazo. 
Una de nuestras más novedosas soluciones es Desigo CC, el sistema que integra todas las disciplinas de un edificio: calefacción, ventilación, climatización, iluminación, protección contra incendios, seguridad, eficiencia energética, entre otras, en una única estación de gestión o puesto de control.

Uno de los focos de interés en los edificios inteligentes es la eficiencia energética. ¿Qué aporta la tecnología en este sentido?

Del consumo energético mundial, un 31% corresponde a la Industria un 28% a la Movilidad y un 41% a los Edificios. De ese consumo en edificios, el 87% corresponde a iluminación, refrigeración y calefacción. En Building Technologies, gracias a la automatización y la digitalización mediante tecnologías inteligentes para edificios, logramos que el consumo energético en éstos se reduzca hasta un 40%.
Asimismo, con nuestros sistemas de monitorización remota conseguimos que nuestros clientes ahorren un 25% de su consumo energético. En todo el mundo, hemos optimizado 7.400 edificios.

¿Qué ahorro energético se puede lograr gracias a la implementación de tecnología en un edificio?

Como decimos, actualmente, la tecnología es capaz de reducir el gasto energético hasta un 30% y un 40% y, por tanto, hacer a los edificios más inteligentes. Un edificio inteligente, que genera y almacena energía, interactúa con las redes eléctricas inteligentes y es capaz de manejar su propia demanda y generación energéticas para minimizar el coste de energía y las emisiones de CO2. Y es que el edificio inteligente actúa como un “Prosumidor”, consume y produce energía (fotovoltaica, ciclos combinados, eólica, geotérmica) ‘in situ’.

Desde su punto de vista, ¿cómo está avanzando la proliferación de edificios inteligentes en nuestro país?

En España, el consumo energético del sector de la edificación es del 25% del total. El estudio de IDAE “Impacto socioeconómico del mercado de la eficiencia energética en el horizonte 2020” sobre el peso económico del sector de la eficiencia energética afirma que éste representa en España el 1,8% del PIB y el 1,4% del empleo total (considerados empleos directos, indirectos e inducidos).

Aunque todavía queda mucho por hacer, desde Siemens estamos contribuyendo al parqué español a optimizar sus edificios para convertirlos en inteligentes, como es el caso de el Hotel Hilton Diagonal de Barcelona, que ha reducido un 23% el consumo energético mediante la optimización de los sistemas de regulación y control de climatización, el Hotel Hilton Diagonal Zero, que ha disminuido un 12% de energía con la modernización de su sistema de gestión y el Edificio Lucia, promovido por la Universidad de Valladolid que opta a la certificación LEED Platinum por su eficiencia energética y diseño sostenible.

Otro ejemplo destacado es Procter & Gamble, que con la optimización del sistema de climatización de su planta en Jijona, por parte de Siemens, ha conseguido ahorros del 68% en las enfriadoras y del 40% en los climatizadores.

¿Qué tipo de edificios (oficinas, viviendas, gubernamentales,…) se están avanzando más a la hora de convertirse en edificios inteligentes?

Cualquier tipo de edificio es susceptible de convertirse en inteligente: aeropuertos, centros comerciales, complejos empresariales, edificios públicos e institucionales, hoteles, hospitales y laboratorios, escuelas y universidades, oficinas, complejos deportivos (estadios, etc.), entre otros. Por ejemplo en España muchos hoteles ya se están convirtiendo en edificios inteligentes y las administraciones públicas también empiezan a dar importantes pasos hacia las ‘smart cities’.

En las infraestructuras antiguas se hace muy necesario porque se pueden conseguir ahorros muy importantes que repercuten en la economía familiar o empresarial. En los edificios nuevos, el proyecto resulta aún más sencillo porque los sistemas inteligentes se pueden aplicar desde la base, convirtiendo los edificios en lugares inteligentes y sostenibles.

¿Cuáles cree usted que son los retos pendientes a corto plazo?

La Comisión Europea ha aprobado recientemente sus nuevos planes energéticos que sustituyen el objetivo 20-20-20. Ahora el reto es alcanzar el 40% de reducción de emisiones para 2030, donde Bruselas mantiene su apuesta.

¿Y a largo plazo?

El futuro de las ciudades es sin duda la digitalización, que ayuda a las ciudades a alcanzar nuevos niveles de productividad combinando datos y tecnología. Y es que los dos grandes retos a los que se van a tener que enfrentar las ciudades del futuro son la urbanización y el cambio demográfico. Sobre el primer tema, destacar que en 2009, por primera vez en la historia, más del 50% de la población vivía en ciudades. En 2050, el 70% de la población será urbana. En 2037, habrá más de 37 megaciudades en el mundo y más del 13% de la población vivirá en ellas. En la actualidad, el 77% de los españoles vive en áreas metropolitanas.

Por lo que al cambio demográfico se refiere, la población mundial aumentará desde los 7.100 millones en 2012 hasta los 9.600 en 2050. La esperanza de vida mundial crecerá de los 70 años en 2012 a los 76 en 2050. Para el año 2050, el porcentaje de la población con 60 años o más será, por primera vez, igual a la proporción de la población menor de 15. En 2049, uno de cada tres españoles será mayor de 65 años, seremos el país con la población más anciana de Europa.

¿Por qué los edificios inteligentes son fundamentales para modernizar las ciudades?

Los edificios inteligentes presentan una serie de ventajas. Por ejemplo, en la calefacción, ya que las calderas modernas pueden ahorrar hasta el 40% de combustible. En iluminación, las bombillas eficientes y un buen manejo pueden ahorrar hasta el 82% de energía. La refrigeración moderna consume un 50% menos de energía. Los sistemas de control y automatización de edificios son los sistemas avanzados se puede ahorrar hasta un 40% de energía. La interfaz con las redes eléctricas inteligentes permite el Intercambio bilateral de datos y energía entre los edificios y las redes eléctricas. Y viabilidad financiera, ya que se puede vender el exceso energético a la red, optimizando los sistemas de manera autónoma.

¿Qué ciudades son las más avanzadas desde un punto de vista de las Smart Cities?

Las ciudades españolas se sitúan en un buen puesto en cuanto a ciudades inteligentes se refiere. Por ejemplo, recientemente se ha publicado el ranking de las 50 ciudades más inteligentes de Europa elaborado por el IESE Business School y la Universidad de Navarra donde se inlcuyen siete localidades españolas.
Por ejemplo, Barcelona y Madrid están en cabeza de las ‘ciudades inteligentes’ de España en el Índice IESE Cities in Motion (ICIM) 2015, que ha analizado valores como el capital humano, la cohesión social, la gestión pública, el medio ambiente, la movilidad y el transporte, la tecnología o la proyección internacional de las localidades. Estas dos ciudades también están entre las primeras ‘ciudades inteligentes’ del mundo: Barcelona ocupa el puesto 34 del ranking mundial, mientras que Madrid ocupa el puesto 35.
Según este índice, el top ten mundial está encabezado por Londres, Nueva York, Seúl, París, Ámsterdam, Viena, Ginebra, Múnich, Tokio y Singapur.

Las pequeñas urbes, ¿tienen que trabajar también para convertirse en Smart Cities?

Por supuesto, invertir en eficiencia energética es hacerlo en eficiencia económica, ya que los ahorros generados financian la inversión. Y las inversiones en eficiencia energética estimulan la creación de empleo y el crecimiento económico. Las pequeñas urbes tienen la ventaja de que se pueden centrar en proyectos más concretos.

  Enviar entrevista






CAPTCHA Image

EMPRESAS & SMARTCITIES

accenture

Correos

Endesa