¿SABÍAS QUE?

¿Cómo afecta el aluminio de los desodorantes?

El aluminio se encuentra de forma natural en el medio, constituye el 8% de la superficie terrestre, pero penetró masivamente en los hogares de todo el mundo a principios del siglo XX en forma de utensilios de cocina. Este metal es capaz de unirse al ADN y modificar su estructura así como alterar la actividad de los genes. Su absorción no sólo se produce por vía oral, sino también a través de la piel de ahí que las cremas y otros cosméticos sean una importante fuente de contaminación.

Pocas veces se repara en la composición de los champús o de otros productos de higiene personal, pero si lee la lista de ingredientes del desodorante, por ejemplo, se sorprenderá al comprobar que entre ellos se encuentra el aluminio en distintas formas, además de otras sustancias potencialmente peligrosas como el zirconio o los parabenos.

Algunos científicos sostienen la teoría de que el uso de desodorantes y antitranspirantes que contienen los agentes químicos mencionados incrementa el riesgo de cáncer de mama. Aún no existen estudios que confirmen esta relación, pero los investigadores basan su hipótesis en el hecho de que estos productos se aplican debajo del brazo y en el área superior del pecho y se dejan sobre la piel facilitando la acumulación de las sustancias tóxicas. Además, el uso de desodorantes crece paralelamente con el número de casos de cáncer de mama.

TEMÁTICA TRATADA EN ¿SABÍAS QUE?

TEMÁTICA GENERAL