06/07/2022 08:46:14

Cinco formas de apostar por la transición energética, según la ONU

El secretario general de la ONU, António Guterres, asegura que ‘sin renovables, no puede haber un futuro’

La concentración de gases de efecto invernadero, el aumento del nivel del mar, la acidificación y el calor en el océano son cuatro indicadores clave que alcanzaron cifras récord en 2021. Es por ello por lo que Naciones Unidas considera que para abordar esta crisis es fundamental abandonar nuestra dependencia de las energías fósiles, que representan la principal causa del cambio climático.

“Las buenas noticias son que la salvación se encuentra justo en frente nuestro”, comenta el secretario general de la ONU, António Guterres, destacando que “las tecnologías en energías renovables como la eólica o la solar ya están disponibles en la actualidad y, en la mayoría de los casos, son más asequibles que dirigidas al carbón y otros combustibles fósiles. Ahora, necesitamos ponerlas en marcha de manera urgente, con rapidez y a gran escala”

Es por ello por lo que António Guterres apunta cinco acciones necesarias que hay que priorizar a nivel mundial con objeto de transformar nuestros sistemas energéticos y acelerar la transición hacia las energías renovables: “Ya que, sin renovables, no puede haber un futuro”.

 

Convertir a las energías renovables un bien global

Para que la tecnología en energías renovables esté al alcance de toda la población es necesario eliminar los obstáculos que impiden el intercambio de conocimientos y la transferencia tecnológica, incluyendo las barreras impuestas a los derechos de propiedad intelectual.

Los baterías de almacenamiento permiten que la energía de fuentes renovables pueda almacenarse para ser utilizada cuando sea necesario. Además, según la Agencia Internacional de Energías Renovables aumentan la flexibilidad del sistema energético dada su capacidad exclusiva de absorber con rapidez, retener y reinyectar la electricidad. Asimismo, con generadores de energía renovables, las baterías de almacenamiento facilitan una electricidad más fiable y asequible en comunidades que se encuentren en lugares remotos.

 

Mejorar el acceso global a los componentes y materias primas

Según Naciones Unidas, es clave disponer de un suministro sólido y un acceso amplio de aquellos componentes y materias primas para las energías renovables, desde los minerales necesarios para producir turbinas eólicas y redes eléctricas hasta vehículos eléctricos. Por ello, considera que es imprescindible una coordinación a escala internacional con el objetivo de expandir y diversificar la capacidad productiva globalmente. Además, son necesarias mayores inversiones para garantizar una transición justa. En este ámbito se incluye la formación en competencias para las personas, I+D, así como incentivos destinados a crear cadenas de suministro a través de prácticas sostenibles que protejan tanto ecosistemas como culturas.

 

Nivelar las condiciones para implantar estas tecnologías en energías renovables

Sabiendo que tanto la cooperación como la coordinación internacional son importantes, deberán reformarse de forma urgente los marcos políticos nacionales a fin de optimizar y acelerar el apoyo a proyectos en renovables y con el objetivo puesto en catalizar las inversiones del sector privado. Asimismo, Naciones Unidas considera que es necesario establecer políticas e implementar procesos para reducir los riesgos del mercado e incentivar las inversiones; incluyendo una simplificación y planificación, que permitan procesos normativos y, a su vez, impidan la aparición de nuevos obstáculos y trámites burocráticos.

Los planes de acción climática de los países destinados a la reducción de emisiones y a la adaptación ante los impactos provocados por el cambio climático, deben marcar objetivos de energías renovables alineados con el objetivo de 1,5ºC. Por ello, la cuota de energías renovables en la generación global de electricidad debe aumentar del actual 29% hasta el 60% en 2030.

 

Destinar subsidios a las energías renovables, en lugar de financiar los combustibles fósiles

Los subsidios a los combustibles fósiles suponen una de las mayores barreras financieras que obstaculizan este cambio global a las energías renovables. Solo en 2020, el Fondo Monetario Internacional destinó 5,9 trillones de USD a subvenciones para el sector de los combustibles fósiles. Los subsidios a los combustibles fósiles son ineficaces e injustos, pues de acuerdo con el FMI benefician al 20% de la población con mayor riqueza,.

En opinión de la ONU, el cambio de estos subsidios hacia las energías renovables no solo se traduce en un recorte de las emisiones, sino que también contribuye al desarrollo de una economía sostenible y a la creación de puestos de trabajo. En definitiva, significa una mejor salud para la población y a una mayor igualdad, en particular para las comunidades más desfavorecidas y vulnerables del planeta.

 

Una triple inversión en renovables

Con el objetivo de alcanzar el cero neto en emisiones en el 2050, la ONU calcula que, como mínimo, será necesaria una inversión de 4 trillones de dólares anuales, tanto en tecnologías como infraestructuras de energías renovables hasta el 2030. Ello significa un compromiso y una conciencia responsable de los bancos y otras instituciones financieras públicas y privadas, que deben coordinar sus carteras crediticias en favor de una transición más rápida hacia las energías renovables.

En palabras del secretario general de la ONU, António Guterres: “Las renovables suponen el único camino hacia la verdadera seguridad energética, unos precios estables para la energía y oportunidades de empleo sostenibles”.

 

Compartir:
  • linkedin share button