21/06/2022 10:45:57

Las emisiones mundiales de CO2 alcanzan su nivel más alto de la historia

El aumento del uso del carbón fue el principal factor que impulsó las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono relacionadas con la energía aumentaron en un 6% en 2021, hasta alcanzar los 36.300 millones de toneladas, su nivel más alto de la historia. En opinión de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), este incremento se debe a al hecho de que la economía mundial se recuperó con fuerza de la crisis de COVID-19 y dependió en gran medida del carbón para impulsar ese crecimiento.

El aumento de más de 2 000 millones de toneladas de las emisiones mundiales de CO2, registrado en 2021, ha sido el mayor de la historia en términos absolutos y ha compensado con creces el descenso provocado por la pandemia del año anterior, según el análisis de la AIE.

La recuperación de la demanda de energía en 2021 se vio agravada por las condiciones adversas del clima y del mercado de la energía -sobre todo los picos de los precios del gas natural-, que hicieron que se quemara más carbón a pesar de que la generación de energía renovable registró el mayor crecimiento de su historia. 

El carbón representó más del 40% del crecimiento global de las emisiones de CO2 en 2021, donde llegó a un máximo histórico de 15.300 millones de toneladas. Las emisiones de CO2 procedentes del gas natural repuntaron muy por encima de sus niveles de 2019, y alcanzaron los 7.500 millones de toneladas. Con 10.700 millones de toneladas, las emisiones de CO2 procedentes del petróleo se mantuvieron significativamente por debajo de los niveles prepandemia debido a la limitada recuperación de la actividad del transporte mundial en 2021, principalmente en el sector de la aviación.

Las cifras dejan claro que la recuperación económica mundial de la crisis de COVID-19 no ha sido la recuperación sostenible que el director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía, Fatih Birol, pidió durante las primeras etapas de la pandemia en 2020. El mundo debe asegurarse ahora de que el repunte mundial de las emisiones en 2021 sea algo puntual, y de que una transición energética acelerada contribuya a la seguridad energética mundial y a reducir los precios de la energía para los consumidores.

Compartir:
  • linkedin share button