RSE

Sustainability Day 21, organizado por CompromisoRSE, aborda casos de éxito para la descarbonización de la economía

Objetivo: alcanzar la neutralidad climática en 2050


05/11/2021 08:02:15 El Acuerdo de París, alcanzado en 2015, establece alcanzar la neutralidad climática en 2050 con el objetivo de limitar el aumento medio de la temperatura global a 2ºC respecto a los niveles preindustriales y no superar la cota de 1,5ºC a final de este siglo. Es por ello por lo que muchas empresas se han establecido ambiciosos objetivos de descarbonización para alcanzar el compromiso europeo Net Zero Emissions en 2050. En la mesa titulada “Green Energy & Descarbonization: Way to 0 Emissions”, de Sustainability Day 21, pudimos conocer las estrategias puestas en marcha por Iberdrola, Naturgy, Lidl, CaixaBank, ADIF y Schneider Electric.

El director de Desarrollo de Negocio Energía de Schneider Electric, Raúl Escamilla, explicó en la introducción de la mesa “Green Energy & Descarbonization: Way to 0 Emissions” que “en Schneider Electric tenemos la convicción que las claves para luchar contra el cambio climático y reducir las emisiones GEI son la electrificación de la economía, la descarbonización, la descentralización y la electrificación de la red que nos va a permitir las energías renovables”.

Precisamente, con el objetivo de cumplir con el Pacto Verde de la Unión Europea, las empresas representadas en esta mesa de debate expusieron sus mejores casos de éxito en cuanto a la lucha contra el cambio climático y la descarbonización. Así pues, el director de Responsabilidad Social Corporativa y Reputación de Iberdrola, Roberto Fernández,  explicó que la visión de la compañía se basa en cuatro pilares: “La energía se puede generar con fuentes renovables, las redes eléctricas son la espina vertebral del sistema energético, con lo  cual su digitalización y modernización son un elemento clave, el tercer elemento es que el almacenamiento energético es posible y viable, a través de instalaciones hidroeléctricas y baterías, pero es un sistema viable, y  finalmente los clientes necesitan un desarrollo de productos y servicios para implementar nuevos servicios eléctricos como la movilidad eléctrica o la calefacción eléctrica”.

Roberto Fernández explicó que la compañía invertirá 75.0000 millones de euros en los próximos cinco años para duplicar su capacidad de generación eléctrica con el propósito de tener energía saludable y accesible. “Para nosotros, saludable significa sostenible, verde y limpia, y accesible significa asequible, eficiente y calidad de suministro”.

En su intervención, la directora de Medio Ambiente y RSC de Naturgy, Nuria Rodríguez, explicó que “en una empresa con más de 175 años de existencia y un portfolio gasista muy importante, la descarbonización es un reto no menor. Por ello hace unos años iniciamos un camino hacia la descarbonización de nuestro modelo de negocio de tal forma que hemos conseguido desacoplar el crecimiento y desempeño económico de la compañía con la generación de emisiones de CO2. En los últimos dos años hemos conseguido reducir las emisiones en la generación eléctrica en un 30% y un 16% de nuestras emisiones totales”.

Nuria Rodríguez también comentó que en el 2018 la compañía cerró todas las centrales de emisión de energía con carbón, teniendo en cuenta una transición justa y ofrecer alternativas económicas sostenibles para las comunidades”. Y añadió: “El gas ha permitido el desarrollo rápido de las energías renovables con una energía de backup menos emisora que el carbón y además tiene un componente que podemos sustituir por gas renovable a través del biometano o del hidrogeno verde. Tenemos una opción renovable para el gas natural”.

A continuación, la directora de Responsabilidad Social Corporativa de Lidl, Michaela Reischl, aseguró que “la sostenibilidadestá integrada en toda nuestra actividad, no es un departamento aparte, es un compromiso que tenemos con nuestro cliente a través de los productos que le ofrecemos. Creemos firmemente que tenemos que dar a nuestro cliente una cesta de la compra accesible, responsable y asequible”. Por esta razón la compañía trabaja sobre dos pilares: las personas y el medio ambiente.

A nivel de impacto medioambiental, Michaela Reischl explicó que “trabajamos en toda nuestra cadena de valor, desde el campo hasta la cesta de nuestros clientes. Pensamos que solo es posible que lleguemos a una economía descarbonizada si realmente nos centramos en una metodología basada en la ciencia”. Por ello, en base a la metodología SBTi, “hemos definido el objetivo de reducir el 80% de las emisiones que generamos en 2030 y convertirnos en una compañía neutra en carbono a finales del 2022”. Un hito que conseguirán trabajando en la reducción y eliminación del plástico que utilizamos y garantizando que son reciclables e incorporar materiales reciclados. “La gestión de residuos y de nuestra logística es primordial, todas nuestras plataformas certificadas en residuo cero”. La directiva de Lidl también explicó que la compañía trabaja en la reducción desperdicio alimentario y que toda la electricidad que usa procede de fuentes de energía renovable.

Vemos la sostenibilidad como un cambio disruptivo similar al que provocó la digitalización”, afirmó el director de Estrategia y Seguimiento de Sostenibilidad de CaixaBank, Severiano Solana, en su intervención. “La sostenibilidad ya no es solamente qué resultados doy, sino cómo los genero y el impacto que tienen mi negocio”. Es por ello por lo que, en opinión del directivo de CaixaBank, “el cambio en materia de sostenibilidad tiene que empezar en la gobernanza de la compañía para traccionar a todos los stakeholders. Tiene que ser un movimiento muy top down, pero a la vez generar un movimiento contrario, desde la base para que la sostenibilidad sea un elemento de decisión”.

CaixaBank ha asumido compromisos firmes, contrastables, cuantificados y públicos, con mucha transparencia. En este sentido, la entidad financiera forma parte de la alianza para la descarbonización de sus balances de aquí a 2050 y “nos comprometemos a comunicar cuál es nuestro compromiso y senda de descarbonización. No en las emisiones generadas por el banco que ya somos neutros en carbono, sino en aquellas actividades que generan emisiones y estamos financiando”.

Finalmente cerró la mesa “Green Energy & Descarbonization: Way to 0 Emissions”, la intervención del jefe de Área de Sostenibilidad Ambiental y Lucha contra el Cambio Climático de Adif, Jonathan Sánchez, afirmando que “tenemos la sostenibilidad integrada con un plan estratégico a 2030. La sostenibilidad entendida en su triple perspectiva social, ambiental y de buen gobierno”.  Jonathan Sánchez comentó que “el ferrocarril es el modo de transporte colectivo más sostenible, tanto en emisiones de CO2 como en consumo energético, pero esto no significa que desde Adif no pensemos que haya margen de mejora para que el sistema ferroviario sea más eficiente y tenga un papel fundamental en la descarbonización del sector transporte”

Por ello, el plan de Adif tiene el objetivo de “contribuir a aumentar la contribución en la lucha contra el cambio climático a través de la mitigación o reducción del consumo energético y las emisiones GEI, mejorar la resiliencia de las infraestructuras ferroviarias y mejorar la cultura o sensibilización de los grupos de interés”. Todo ello con el objetivo de recudir su huella en un 85% en 2030 y ser neutros en carbono en 2050.

  Deja tu comentario




  Enviar noticia