RSE

Tercera sesión de EduFin Summit 2021

La inclusión financiera y digital tienen que avanzar juntas


21/05/2021 08:27:01 Las nuevas tecnologías están transformando la forma en que se ofrecen los servicios financieros. Por eso, la inclusión financiera debe ir de la mano de la digital y resulta fundamental “en ese camino hacia una sólida educación financiera”. Estas han sido algunas de las conclusiones de los expertos que han participado en la tercera sesión de EduFin Summit 2021, la cumbre global de educación financiera organizada por el Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA. En ella, los participantes han abordado los retos de la vulnerabilidad financiera y las soluciones para reducirla.

Magda Bianco, jefa del Departamento de Protección del Consumidor y Educación Financiera del Banco de Italia y copresidenta de la Alianza Global para la Inclusión Financiera del G20 (GPFI), ha  destacado el beneficio que ha supuesto para la población en situación de vulnerabilidad poder acceder a avances como los pagos ‘contactless’ o nuevos instrumentos de acceso al crédito. “Una mayor inclusión reduce la vulnerabilidad y favorece la salida de la pobreza”, ha explicado.

Sin embargo, a su juicio, este panorama innovador ha provocado nuevos desafíos. “Tenemos nuevas fuentes potenciales de exclusión, sobre todo para aquellos a los que no les llega la digitalización”. Desde el GPFI se están estudiando las respuestas a la pandemia por parte de los países para determinar qué prácticas pueden solucionar estos problemas de accesibilidad. “Tenemos la gran oportunidad de facilitar instrumentos que favorezcan la inclusión para conseguir una sociedad que no deje a nadie atrás”, ha destacado.

Inclusión financiera y educación financiera

Claudio González-Vega, patrono de la Fundación Microfinanzas BBVA, dedicó buena parte de su intervención a la vulnerabilidad financiera que, según este experto, puede sobrevenirle a cualquiera. La forma de reducir los efectos de las “conmociones financieras”, especialmente entre los segmentos más vulnerables de la población es la inclusión financiera, “para mantener unos mínimos en la calidad de vida y conseguir que aquellos que han salido de la pobreza no vuelvan a caer”, ha señalado.

González-Vega ha resaltado el importante rol que juega la educación en la inclusión financiera. “Sin formación, la oferta de productos financieros puede convertirse, en el mejor de los casos, en irrelevante y, en el peor, puede llegar a ser dañina”. Sin embargo, el problema también puede darse a la inversa. “Una educación financiera sin productos adecuados también es contraproducente y puede incluso resultar frustrante . Por lo tanto, ambos tienen que ir de la mano”.

En ese sentido, la labor de la Fundación Microfinanzas BBVA y sus entidades es fundamental ya que “ofrecen productos financieros adaptados a las necesidades de las personas a las que atiende, acompañados de programas de educación financiera”. Un buen ejemplo del trabajo que se está llevando a cabo es la estrategia de apoyo a la mujer emprendedora o a pequeños agricultores que, además, incorpora un enfoque medioambiental, según ha explicado González-Vega. “En 2020, la Fundación Microfinanzas BBVA ha formado a 400.000 personas en los cinco países en los que está presente”, ha concluido.

Ahorrar no significa renunciar

José Antonio Herce, presidente del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones, ha hablado sobre el ahorro como un escudo que ayuda a jóvenes y personas mayores a evitar la vulnerabilidad financiera. La clave es “ahorrar más, ahorrar mejor y ahorrar suficiente”. Un ahorro que se concibe también como una protección de cara al retiro.

Herce ha explicado algunas percepciones que pueden suponer una barrera a la hora de planificar financieramente la jubilación. “Ahorrar no significa renunciar en el presente. Significa viajar al futuro con la mente para verte a ti mismo en el caso de que no ahorres lo suficiente y ponerle remedio”, ha explicado. En su opinión, “no hace falta reservar más que una cierta cantidad para que nuestras finanzas cubran nuestros gastos actuales y la prosperidad a futuro”.

Reducir la vulnerabilidad financiera

Alfonso Arellano, economista senior de BBVA Research, ha moderado una mesa redonda con un panel de expertos internacionales compuesto por Payal Dalal, vicepresidenta sénior de Impacto Social y Mercados Internacionales en el Centro Mastercard para el Crecimiento Inclusivo; Mayada El-Zoghbi, directora del Centro para la Inclusión Financiera de Accion; y Wim Mijs, director ejecutivo de la Federación Bancaria Europea. “La educación financiera, la digitalización y la inclusión financiera van de la mano”, ha dicho Arellano en la presentación del panel.

Los expertos han abordado los efectos de la transición digital que se ha acelerado en los últimos tiempos por la pandemia global y la necesidad de apoyar a la población en dicha transición. En esta línea, Payal Dalal ha explicado los resultados de un programa ‘online’ de digitalización del Centro Mastercard para el Crecimiento Inclusivo para ayudar a las personas a generar aptitudes digitales y financieras. “El 64% de los participantes dijo que le había ayudado a mejorar su salud financiera; un 50% afirmó que ahora se sentía más seguro, y un 50%, que estaba más tranquilo gestionando su dinero ‘online’”, ha explicado. “Estos tres datos muestran el enlace que existe entre la educación financiera y digital”, ha subrayado.

Las nuevas tecnologías están transformando la forma en que se ofrecen los servicios financieros, lo que ha hecho que aparezcan nuevos actores en el mercado. “Los proveedores financieros tienen un papel fundamental por lo que hay que asegurar  que su relación con el cliente mitiga posibles riesgos”, ha explicado El-Zoghbi.

Por su parte, Mijs ha hecho hincapié en la conveniencia  de que dichos proveedores estén regulados para que su actividad sea beneficiosa. A su juicio, esos nuevos proveedores “pueden ayudar a mejorar la oferta de servicios y generar capacidades digitales”.

Gamificación y sencillez de uso

Mijs ha explicado cómo las plataformas de gamificación y las aplicaciones ayudan a los usuarios, incluso a los niños, a ahorrar y organizar sus finanzas. En su intervención, ha destacado la simplicidad en los textos y el funcionamiento de estos instrumentos para gestionar el dinero de una forma fácil y atractiva. El director ejecutivo de la Federación Bancaria Europea ha puesto ejemplos de aplicaciones que permiten visualizar la hucha digital y el efecto que, en su opinión, eso tiene de cara a tomar plena consciencia del dinero.

Estos instrumentos pueden facilitar la difusión de la educación financiera. “Tenemos que conseguir que sea fácil de comprender, que se ponga en práctica y llegue a tiempo. La gamificación es esencial”, ha afirmado Payal Dalal. En cuanto a la digitalización, “los clientes nuevos deben tener una primera experiencia positiva con los productos financieros digitales para establecer con ellos una confianza de base y pasar a su fidelización. Resulta muy efectiva en esta generación de confianza el boca a boca”, ha afirmado.

Retos de la vulnerabilidad

“La confianza es un tema importante a la hora de atraer a alguien hacia algo que no conoce”, ha explicado Mayada El-Zoghbi. “La gente ya usa servicios financieros informales como los clubes de ahorro y confían en ellos, a pesar de los riesgos asociados con la economía informal”. La razón de preferir este tipo de servicios, sobre todo en el caso de las mujeres, se debe a las barreras sociales, económicas y culturales que deben superar para alcanzar la inclusión. “Para estas mujeres, conseguir ser dueñas de un teléfono ya supone una barrera”, ha concluido.

Wim Mijs ha expuesto la experiencia de India como ejemplo de inclusión financiera. En este país, los bancos han empezado a ofrecer cuentas corrientes a personas vulnerables, que no saben leer y escribir, con soluciones fáciles de acceso al crédito. En el sector de la agricultura “el banco les pide que fotografíen el cultivo y que les envíe dicha imagen. Servirá para recibir el ingreso de la cantidad de dinero correspondiente”, explicaba.

En la última parte del panel, los expertos han hablado sobre otros factores importantes para mitigar la vulnerabilidad financiera. “Hay que pensar en clave de género”, ha explicado Dalal. “No hay muchos productos financieros que tengan en cuenta las necesidades específicas de las mujeres”.

Por su parte, El-Zoghbi, ha resaltado la importancia de las redes de seguridad. “Debemos anticipar posibles shocks en el futuro y pensar  cómo el sistema financiero puede trabajar con los gobiernos para proteger a las personas”, ha manifestado la directora del Centro para la Inclusión Financiera de Accion.  

Finalmente, Wim Mijs ha hablado de la importancia de la colaboración  público-privada entre las instituciones financieras, el sistema educativo y los responsables de la formulación de políticas como herramientas para mejorar la resiliencia financiera. “En la Comisión Europea se está trabajando en un marco para la recuperación tras la pandemia. No podemos tener éxito si no creamos un marco donde se enseñe a la gente a tomar las decisiones correctas y aprender las capacidades adecuadas”.

  Deja tu comentario




  Enviar noticia