RSE

De la Universidad de Oxford

AstraZeneca distribuirá sin ánimo de lucro hasta 400 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19


15/06/2020 08:22:35 AstraZeneca ha alcanzado un acuerdo con la Alianza Inclusiva por la Vacuna (IVA, por sus siglas en inglés) en Europa, encabezada por Alemania, Francia, Italia y Países Bajos, para distribuir hasta 400 millones de dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford contra el COVID-19 desde finales de este año 2020.

A través de este acuerdo, la Alianza pretende acelerar la distribución de la vacuna y hacer que esté disponible para otros países europeos que deseen sumarse a la iniciativa. La Alianza se compromete a ofrecer acceso equitativo a todos los países europeos que participen.  

AstraZeneca continua así construyendo una serie de cadenas de suministro paralelas en todo el mundo, incluyendo ahora Europa. La compañía farmacéutica pretende extender aún más su capacidad de producción y está abierta a colaborar con otras entidades para cumplir con su compromiso de impulsar el acceso a la vacuna sin obtener beneficios durante la pandemia.  

Pascal Soriot, director general ejecutivo (CEO) de AstraZeneca, ha asegurado que “este acuerdo garantizará que cientos de millones de europeos tengan acceso a la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford tras ser aprobada. Gracias a nuestra cadena de suministro se podrá iniciar la producción rápido y esperamos conseguir que la vacuna esté disponible de forma extendida y rápidamente. Me gustaría agradecer a los Gobiernos de Alemania, Francia, Italia y Países Bajos su compromiso y su rápida respuesta” 

La compañía ha alcanzado recientiemente acuerdos similares con Reino Unido, Estados Unidos, con la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias y con la Alizanza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI por sus siglas en inglés) para 700 millones de dosis. Además, también ha llegado a un acuerdo con el Instituto Serum de La India para la distribución de mil millones de dosis adicionales, principalmente para países con bajos o medios recursos. La capacidad de producción actualmente alcanza las dos mil millones de dosis.  

La Universidad de Oxford anunció el mes pasado que se iniciaba la Fase II/III del proyecto AZD1222 con alrededor de 10.000 personas adultas voluntarias. Otros ensayos en últimas fases de desarrollo comenzarán próximamente en varios países. AstraZeneca reconoce que la vacuna podría no funcionar, pero la compañía está totalmente comprometida con desarrollar programas clínicos con rapidez, incluso ampliando la capacidad de producción.  

La amplia respuesta de la compañía a esta pandemia incluye también la rápida movilización de los recursos de investigación a nivel global para descubrir nuevos anticuerpos neutralizadores del coronavirus y así prevenir y tratar la progresión del COVID-19, con el objetivo de llevar a cabo ensayos clínicos entre los tres y cinco próximos meses. Además, la compañía se ha puesto rápidamente en marcha para probar tratamientos nuevos y ya existentes que puedan tratar la infección en pacientes con COVID-19, incluyendo los ensayos CALAVI para acalabrutinib y el DARE-19 para dapaglifoxina. 

Consideraciones financieras

El anuncio no prevé que tenga un impacto significativo en la estrategia financiera de la compañía para 2020; los costes de producción de la vacuna se han anticipado y se compensarán con fondos gubernamentales.  

AZD1222

ChAdOx1 nCoV-19, ahora conocida como AZD1222, ha sido desarrollada en el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, en colaboración con el Grupo de Vacunas de Oxford, La ChAdOx1 nCoV-19 utiliza un vector viral basado en una versión debilitada del virus del resfriado común (adenovirus) que causó infecciones en chimpancés, y que contiene el material genético de la proteína S ("spike") del SARS-CoV-2. Después de la vacunación, se produce la proteína de superficie S, que prepara al sistema inmunitario para atacar a la COVID-19 en caso de una infección posterior.  

Se ha elegido el vector de adenovirus recombinante (ChAdOx1) para generar una respuesta inmune fuerte con una dosis única. Este virus no se replica, por lo que no puede provocar infecciones en la persona vacunada. Hasta la fecha se han administrado vacunas basadas en el virus ChAdOx1 a más de 320 personas y se ha demostrado que son seguras y bien toleradas, aunque pueden causar efectos secundarios temporales como fiebre y síntomas similares a los de la gripe, dolor de cabeza o dolor en el brazo. 

Acción Social: Acción Social Salud y alimentación: Salud

  Deja tu comentario




  Enviar noticia






#entretodos

Las empresas frente al COVID-19