RSE

Cuatro iniciativas han recibido 3.500 euros cada una gracias a las microdonaciones en equipo de Cinfa

La sexta edición del Teaming de Cinfa apoya a personas y colectivos con discapacidad


18/06/2018 07:45:10 Durante los primeros meses de 2018, Cinfa ha entregado una nueva ayuda reunida por el Teaming a cuatro proyectos sociales, que completan la sexta edición de esta filosofía de microdonaciones que desde 2012 se lleva a cabo en el laboratorio. Un programa de terapia con animales, una asociación de personas con discapacidad, otra de Síndrome de Down y una niña con una enfermedad neurodegenerativa han recibido en cada caso los 3.500 euros reunidos por los trabajadores, junto con la propia empresa.

Con estas iniciativas, son ya 40 las personas o asociaciones con las que Cinfa ha colaborado, sumando  más de 140.000 euros donados en estos 6 años de andadura con el ‘Teaming’. 

En el programa “Cuatro Patas, mil sonrisas” se unen la atención a menores de 0 a 16 años que presentan dificultades en su desarrollo con la Terapia Asistida con Animales (TAA). Llevada a cabo por la asociación navarra ‘Biak Bat’, una de sus psicólogas, Josune Azpiroz, explica que “realizamos sesiones individuales en las que buscamos favorecer el desarrollo de los niños a través del juego y del vínculo que surge con el animal. Consensuamos previamente con las familias los objetivos que queremos abordar con cada niño, que van desde mejorar el lenguaje, la psicomotricidad o las habilidades sociales”.

La clave de esta terapia es que resulta muy motivadora para los niños, “porque no la perciben como un esfuerzo que quizá sí les exigen otras sesiones que reciben, por lo que van trabajando sin darse cuenta. Se produce mucha interacción, porque se divierten, no se sienten juzgados, refuerzan su autoconfianza y se crea un clima de aprendizaje muy positivo que facilita el avance en ciertas áreas del desarrollo”, resume.

En cada sesión, intervienen, además de un perro o un gato, dos profesionales de ‘Biak Bat’, por lo que no es un tipo de actividad asequible económicamente para todas las familias. Pero gracias al ‘Teaming’, se ha podido dar continuidad a la actividad de varios niños usuarios del programa. Por eso, el agradecimiento llega por ambas partes, desde ‘Biak Bat’, que mantiene su proyecto, y también en palabras de Lucía Seminario, trabajadora de Cinfa e impulsora de esta candidatura. Como madre de Aitor, un niño con Síndrome de Prader Wllli que también ha recibido esta terapia, asegura que “los niños la viven como algo lúdico, lo que tiene mucho valor, porque su vida cotidiana supone un esfuerzo extra para alcanzar otras habilidades”.

Haizea es una niña de 7 años con Leucodistrofia. La travesía de sus padres hasta conocer este complicado nombre, que la convierte en un caso único en Navarra, ha sido larga y llena de trabas, como cuenta su madre, Janett. “Cuando tenía menos de un año, vimos que no hacía las cosas que suelen hacer los bebés a esa edad y ahí comenzó nuestra pelea: entre pediatras que nos ignoraron, numerosas pruebas, segundas opiniones y mucho insistir, conseguimos saber que padece una enfermedad neurodegenerativa que no se cura; el peor diagnóstico para unos padres”, expresa.

Para intentar mejorar su movilidad y que no pierda la que ya tiene, Haizea ha pasado en cuatro años por varias operaciones muy complicadas: de cadera, de pies, de alargamiento de tendones… La pequeña nunca había podido estar de pie, pero lo ha conseguido hace poco gracias a esas intervenciones y a un tratamiento de neurorehabilitación que comenzó en una clínica privada, junto a las terapias que sus padres se esfuerzan por ofrecerle. “Ahora está mucho mejor, aunque sus necesidades motoras hacen imprescindible un caminador, aparte de sus sesiones de fisio y otros elementos como un lecho postural o una silla que ayudarían a darle una mayor independencia”, enumera su madre.

Con ese objetivo, “el de contribuir a que Haizea avance y se desarrolle y aportar algo bueno a su duro día a día y al de su familia”, presentó Izaskun Peralta, de Producción de Cinfa, este proyecto. Los 3.500 euros reunidos por sus compañeros se han invertido en cubrir durante un tiempo los tratamientos para la niña. “Ha sido un desahogo recibir esta donación, porque ella necesita muchísimas cosas que nosotros solos no podemos ofrecerle. Nuestro agradecimiento es difícil de explicar, pero lo valoramos muchísimo, porque tampoco ha sido fácil tomar la decisión de dar a conocer el caso de Haizea”, termina Janett.

Capacitación laboral y más movilidad

“Aprendemos haciendo, no mirando”, el programa de prácticas no laborales en empresa ordinaria de la Asociación Síndrome de Down de Navarra, también ha recibido el apoyo del ‘Teaming’ para seguir permitiendo que jóvenes puedan acceder a este recurso de capacitación laboral, como ya hicieron 27 de ellos en 2017. Araceli Echaide, directora del Servicio de Promoción de la Autonomía Personal (Itaca- SEPAP) de la asociación, en el que se enmarca dicho programa de prácticas, resume su funcionamiento: “Tenemos convenios con entidades y empresas a las que ofrecemos diferentes perfiles profesionales (administración, mantenimiento, restauración…) que previamente hemos analizado según las capacidades de nuestros socios. Llegamos a un acuerdo entre todos para ajustar el horario, las funciones y la duración de las prácticas -que suele ser de tres meses-. Se trata de que el joven se encuentre en una situación real de trabajo para que pueda fortalecer sus recursos personales y entrenarse en su autonomía personal”.

Esta dinámica requiere de la figura de un preparador laboral, un profesional de la asociación, que acompaña físicamente al joven con Síndrome de Down en su puesto de trabajo. “Es nuestra metodología ‘Empleo con Apoyo’ (ECA), que garantiza una integración exitosa para todas las partes, gracias a un seguimiento exhaustivo, el apoyo a la plantilla de la empresa y una valoración conjunta al final, todo ello en favor de tres objetivos: igualar las oportunidades de los chicos y chicas con Síndrome de Down con las de otros jóvenes, sensibilizar a las empresas y a toda la sociedad y conseguir la inclusión social”, apunta.

Desde la asociación, han recibido “con orgullo que una empresa tan potente se sensibilice, crea y apueste por nuestra manera de hacer las cosas y por esa meta de inclusión socio laboral y de igualdad desde la diferencia”, expresa Araceli. En línea con ella, Irantzu Huarte, del Departamento de Terceros del laboratorio, afirma que no tuvo dudas a la hora de impulsar la iniciativa “Aprendemos haciendo y no mirando” entre sus compañeros: “Me parece la manera perfecta de conectar dos proyectos que me llegan y que me hacen moverme: nuestro ‘Teaming’ y la Asociación Síndrome de Down Navarra, de la que forman parte personas de mi entorno personal”.

La última iniciativa que se ha abordado con el ‘Teaming’ tiene muchos protagonistas: las casi 40 personas de Astus (Asociación Tutelar de la Personas con Discapacidad) que han disfrutado de una carrera, una salida al monte o un paseo por Cartagena, su ciudad. Han podido hacerlo gracias al programa “Zancadas sobre ruedas”, una idea de Juan Ernesto Peña, corredor y farmacéutico, quien propuso a la asociación adquirir una silla todoterreno Joëlette diseñada para el desplazamiento de personas con movilidad reducida por cualquier tipo de terreno, incluso de montaña.

“Los usuarios de Astus son, en su mayoría, personas con discapacidad intelectual y/o parálisis cerebral cuya movilidad es reducida y no se imaginaban la posibilidad de acceder a este tipo de actividades al aire libre”, indica Juan Ernesto.

 Al contar con un nutrido grupo de voluntarios, también aficionados al running y dispuestos a llevar la silla, la mecha de la ilusión ante esa oportunidad se prendió rápidamente en todos los niveles de la entidad. “Nos movimos mucho para conseguir financiación y gracias al ‘Teaming’ pudimos comprar la silla. Recibimos una formación para su correcto uso y a principios de año comenzamos con las salidas en grupo. Desde entonces, habremos realizado unas 80, entre carreras, talleres, paseos... Recuerdo especialmente a una niña de 13 años que, por primera vez, pudo acompañar a sus amigos de clase en una excursión escolar; o a otra chica joven a quien su médico redujo la medicación a las 3 semanas de empezar a salir con la silla”, cuenta Juan Ernesto.

Con 70 voluntarios a disposición de las personas con movilidad reducida que deseen desplazarse por la ciudad y alrededores, este proyecto se ha marcado para este mes de junio una nueva meta: que Julio, un chico con parálisis cerebral, pueda cumplir su sueño de recorrer el Camino de Santiago. “Estamos ilusionadísimos. Ya tenemos preparada la infraestructura, los voluntarios fijos, el personal de apoyo… Vamos a vivir una experiencia preciosa, como todas las que hemos disfrutado desde que contamos con la silla. Me encantaría que las personas que lo han hecho posible pudieran ver las caras de felicidad de los pacientes cuando sienten que van dando zancadas sobre ruedas” concluye con emoción.

Amaia Laño fue la trabajadora del laboratorio que encabezó esta iniciativa, porque considera que “los límites en la vida se los marca uno mismo y proyectos como este nos recuerdan a todos que, poniéndonos en el lugar de otros, podemos conseguir que no haya barreras”.

Como ella, otros 700 trabajadores de Cinfa continúan reuniendo donaciones para, durante 2018, abordar los 10 proyectos que acaban de ser seleccionados por ellos mismos en la séptima edición del Teaming.

 

Acción Social: Acción Social Trabajo: Voluntariado corporativo

  Deja tu comentario




  Enviar noticia