RSE

Unilever reedita una guía que busca reducir el desperdicio alimentario

5 consejos para comer saludable minimizando el impacto en el medioambiente


29/11/2016 08:27:00 Coincidiendo con el Día Nacional contra el Desperdicio alimentario, Unilever ha reeditado su guía práctica para reducirlo con dos nuevos capítulos sobre alimentación sostenible y huella hídrica de los alimentos. Moderar el consumo de carne o cocinar con aceites vegetales, son algunos de los consejos para conseguir una alimentación más respetuosa con el medio ambiente.

En España se desperdician más de 7,7 millones de toneladas de comida al año, según datos de FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), y es el séptimo país de la Unión Europea que más alimentos tira a la basura, según MAPAMA (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente).

A la hora de planificar nuestra alimentación, es casi tan importante que ésta sea saludable y variada, como que sea sostenible. Resulta imposible hablar de la contaminación que deriva del desperdicio alimentario sin mencionar el impacto medioambiental que causa el ciclo de producción de los alimentos y el uso que los consumidores le damos a cada producto.

Es por eso que una alimentación sostenible contempla: tener un impacto ambiental reducido, optimizar los recursos naturales y humanos y reducir al máximo el desperdicio, aprovechando los alimentos desde el momento de su compra.

En este contexto, desde Unilever proponen algunas sencillas pautas para conseguir una alimentación saludable, sostenible y respetuosa con el medio ambiente:

  1. Moderar el consumo de carne que ingerimos. La carne (vacuno, ovino, cerdo, pollo) es el grupo de alimentos con mayor impacto medioambiental. Además, es el grupo de alimentos que tiene una huella hídrica más alta: se necesitan 1.770 litros de agua para producir 300g de pollo o 1.830 litros en el caso de 300g de filete de cordero.
  2. Consumir pescado y marisco pescado de forma sostenible y evitar especies en peligro de extinción. Cabe ser sumamente cuidadoso para preservar al máximo las poblaciones marinas que tenemos actualmente.
  3. Incentivar el consumo de verduras, frutas y legumbres de temporada y en la cantidad adecuada. El impacto ambiental depende de cada tipo de verdura, fruta o legumbre, pero en general siempre será menor que el de los alimentos de origen animal. Por ejemplo, solamente se necesitan 70 litros para producir una manzana o 50 litros para producir una naranja.
  4. Aumentar la ingesta de cereales y derivados (pan, pasta, patatas y arroz). Este grupo de alimentos tiene un impacto ambiental sensiblemente menor que la carne y el pescado. 500g de pan tienen una huella hídrica de 650 litros o 500g de trigo suponen 500 litros de agua.
  5. Cocinar con aceites vegetales, en vez de mantequilla. Los aceites vegetales y derivados (aceite de oliva, de girasol, margarinas, etc...) tienen un menor impacto que las grasas de origen animal como la mantequilla. En el caso de los aceites vegetales, si se compra algún producto con grasa de palma, hay que asegurarse de que ha sido obtenido de palma cultivada de forma sostenible.

Según Ana Palencia, directora de comunicación y RSC de Unilever España: "En Unilever creemos que la única forma de conseguir un futuro mejor es trabajando conjuntamente. Para nosotros esta guía contra el desperdicio es un ejemplo de que con pequeñas acciones, sencillas y asequibles para todos puedes poner tu granito de arena en un mundo más sostenible".

Por segundo año consecutivo, Unilever relanza la II edición del Día Nacional Contra el Desperdicio Alimentario. En esta ocasión, la compañía ha reeditado su guía práctica para reducir los desperdicios alimentarios y ha añadido dos capítulos nuevos: uno sobre alimentación sostenible y otro sobre la huella hídrica de los alimentos en el planeta.

Medio Ambiente: Preservación biodiversidad | Gestión de resíduos | Reciclaje RSE. Buen Gobierno y Reputación: Responsabilidad Social

  Deja tu comentario




  Enviar noticia