RSE

Un estudio revela que el plástico que se encuentra en los mares puede ser adictivo

La revista Science asegura que los peces se están haciendo adictos a comer plástico


15/06/2016 08:20:00 Un nuevo estudio publicado en la revista Science ha encontrado que el plástico que acaba en el mar en la actualidad, podría llegar a ser adictivo para los peces. De hecho, los investigadores se muestran preocupados por los altos niveles de contaminación en los océanos, lo que ha provocado que los peces más jóvenes del estudio prefirieran comer plástico a zooplancton.

El informe publicado por la revista Science ha esrtudiado el comportamiento de algunos peces con respecto a su alimentación y, afirma, que los peces más jóvenes preferían comer plástico de la misma manera que los adolescentes prefieren la comida rápida y poco saludable.

Según se recoge en la BBC el nuevo estudio indica que la exposición a altos niveles de poliestireno hace que las larvas de las percas prefieran el plástico por encima de comidas más naturales. De hecho, según otro estudio internacional más de 5 billones de trozos de plástico, con un peso aproximado de 270.000 toneladas, flotan en los océanos, lo que ha alarmado a los investigadores sobre los altos niveles de contaminación de plástico.

Por otro lado, una investigación liderada por científicos de la Universidad de Uppsala, en Suecia, asegura que la dieta de plástico hace a los peces "más pequeños, más lentos y más estúpidos".

La BBC destaca, además, que un estudio publicado el año pasado estimó que unas ocho millones de toneladas de desecho de plástico son vertidas en los océanos cada año, y que el problema principal de contaminación lo ocasionan las micropartículas que se generan cuando pedazos más grandes se van degradando por efecto de las olas y los rayos del sol, así como las que se encuentran en muchos productos de belleza como pasta de dientes y pintalabios.

Una situación que ha hecho desaparecer a algunos de los peces más comunes en los océanos, como es el caso de las poblaciones de vertebrados marinos que se han visto reducidas en un 49% o los escómbridos que lo hicieron en un 74%, en las últimas cuatro décadas.

El plástico "los sacia"

En el estudio de la revista Science, los científicos expusieron a las larvas de perca a diferentes concentraciones de poliestireno en unos tanques de agua, lo que dio como resultado que, en aguas limpias, el 96% de los huevos eclosionarán frente a la disminución en un 81% de los que lo hicieron en aguas contaminadas con grandes cantidades plástico.

El estudio revela, además, que cuando se las expuso 24 horas a la presencia de depredadores, la mitad de los peces jóvenes en aguas limpias sobrevivió, mientras que todos aquellos que fueron expuestos a mayores concentraciones de plástico murieron. Aunque lo que más sorprendió a los investigadores fue la modificación que estos contaminantes produjeron en la alimentación de las jóvenes larvas.

"Todas las larvas tuvieron acceso a zooplancton y a pesar de ello prefieron comer plástico", asegura Oona Lonnstedt, quien lideró la investigación. "Parece que el plástico tiene propiedades químicas o físicas que generan una necesidad particular de comida en estos peces.Ellas creen erróneamente que se trata de comida de alto valor energético y que necesitan comer mucho".

Medio Ambiente: Contaminación

  Deja tu comentario




  Enviar noticia