RSE

Varias ONG protestan contra la construcción de 43 plantas de carbón en Japón

Según Greenpace hasta 15.000 japoneses podrían morir por la contaminación


23/05/2016 08:20:00 Greenpace y Kiko Network presentan un informe conjunto que muestra los principales problemas que van a afectar a la población japonesa si su Gobierno lleva a delante el plan de construcción de al menos 43 plantas de carbón en los próximos 12 años. Una medida que, de llevarse a cabo, provocaría la muerte prematura de has 15.000 personas, próximas a las plantas, en menos de 40 años de funcionamiento.

Los planes de Japón de construir docenas de centrales de carbón decenas podrían provocar al menos “10.000 muertes prematuras”, según un estudio conjunto elaborado por Greenpace y Kiko Network. Una medida que se instala dentro de los planes de acción del Gobierno japonés para lograr cumplir con sus obligaciones sobre el cambio climático, cinco años después de que la catástrofe de Fukushima provocara el cierre de casi todas sus plantas nucleares, tal y como informa el diario The Guardian.

Ambas corporaciones no gubernamentales (ONGs) han manifestado que la determinación de Japón de seguir adelante con una expansión masiva de la producción de energía a partir de combustibles fósiles, con la construcción de al menos 43 plantas en los próximos 12 años, supondría un perjuicio a la salud humana y el "bloqueo de las emisiones de carbono durante décadas".

La advertencia se produce después de la reunión mantenida entre los ministros de medio ambiente del G-7 en Toyama, en la que Japón repitió su promesa de reducir las emisiones de carbono en un 26% para el año 2030. Un compromiso que los activistas describen de “inadecuado” e insuficiente.

En palabra de Lauri Myllyvirta, activista de Greenpeace, se podrían “salvar miles de vidas” si en vez de optar por el carbón, el gobierno japonés se hubiera apostado por las “energías renovables” reduciendo así la “contaminación atmosférica”. Myllyvirta recalca también que para limitar el aumento de la temperatura global en entorno a un promedio de 1,5 grados, “los combustibles fósiles deben mantenerse en el suelo y no bombearlos al aire".

Por otro lado, se ha usado un modelo atmosférico para medir los potenciales efectos sobre la salud pública y se ha establecido que, entre 6.000 y 15.000 personas cercanas a las áreas de estas nuevas plantas de carbón, podrían morirían prematuramente en el área de Tokio en sñolo 40 años y, adicionalmente, las plantas situadas cerca de las regiones de Osaka y Hyogo, al oeste de Japón, causarían otras 4.000 y 11.000 muertes en el mismo periodo.

Finalmente, un estudio publicado por Oxford University’s Smith School of Enterprise and the Environment explicaba que Japón corre el riesgo de tener que cargar con una flota de centrales eléctricas a carbón sin valor, debido al exceso de capacidad y menores costes de energía.

Descargar archivo »

  Deja tu comentario




  Enviar noticia