RSE

Bélgica distribuye unas tabletas de yodo que reducen el daño por radiación en el cuerpo

Pastillas de yodo como una medida de seguridad nuclear


13/05/2016 06:27:00 El Gobierno belga adopta medidas preventivas ante la posibilidad de un ataque nuclear y facilita el acceso de la ciudadanía a unas pastilla de yodo que disminuyen el impacto de la radiación en el cuerpo humano.

La ministra de Salud de Bélgica, Maggie De Block, ha tomado la decisión de permitir el suministro de pastillas con yodo a la población que viva en un radio de 20 kilómetros alrededor de un reactor, con el objetivo de reducir el daño que la radiación causa en el cuerpo después de un accidente nuclear, según las informaciones de James Gallagher, editor de Salud de BBC News.

Este elemento, el yodo, se instala en la tiroides impidiendo el paso de la radioactividad que puede absorber el cuerpo humano tras una explosión o fuga de un reactor y reduciendo la posibilidad de contraer cáncer.
Las personas que vivían cerca de la planta nuclear de Fukushima, en Japón, recibió estas pastillas después de que el terremoto, seguido de un tsunami, causaran una fuga radioactiva en marzo de 2011.

Una medida que De Block consideró oportuna aplicar a Bélgica, tras los sucesos en Japón, en aquellos lugares que se encuentren a menos de 20 kilómetros de un reactor nuclear. Tiempo más tarde, este radio se amplió hasta los 100 kilómetros hasta prácticamente abarcar la totalidad del territorio del país.

Una medida con controversia

Sin embargo, los países vecinos han criticado el estado de los reactores nucleares belgas. Según informa el portal BBC News, en abril, Bélgica rechazó un pedido de Alemania para cerrar temporalmente dos de sus reactores más viejos, el Doel 3 y Tihange 2, ya que detectaron defectos en ellos.

La solicitud había sido impulsada por la ministra del Ambiente de Alemania, Barbara Hendricks, a raíz de un informe de la comisión independiente alemana de Seguridad en Reactores.

Protección insuficiente

Bélgica tiene siete reactores nucleares en Doel y Tihange, y un reactor de investigación en Mol. Pero la decisión de entregar pastillas de yodo también toma en cuenta a reactores en países vecinos como Holanda, que tiene uno en Borssele, cerca de la frontera.

El gobierno holandés actualizó su política de pastillas de yodo en marzo, para que las mujeres embarazadas y menores de 18 reciban estas tabletas que se encontraran a 100 kilómetros de los reactores de Borssele y Doel.

El diputado belga Jean Marc Nollet dio la bienvenida a la propuesta de dar las pastillas a toda la población aunque considera insuficiente ya que las consecuencias de un accidente nuclear permanecerían en la salud, el ambiente y la economía. Además, las pastillas de yodo no ofrecen protección contra elementos radioactivos como el Cesio 137.

Medio Ambiente: Contaminación

  Deja tu comentario




  Enviar noticia