RSE

Este combustible cuesta la mitad que la gasolina y un tercio menos que el gasoil y es más sostenible para el medio ambiente

Aumentan un 20% los vehículos de gas natural comprimido


02/12/2014 09:01:45 Aunque el número de vehículos que circulan propulsados por gas natural comprimido, un combustible más abundante y eficiente que los derivados del petróleo, va en aumento, solo son 4.000 los automóviles que funcionan con este carburante en España.

La previsión, explica lavanguardia.com, es que esta cifra crezca de manera significativa en los próximos años debido, sobre todo, a la diferencia de precio respecto a los carburantes más utilizados, la gasolina y el gasoil. Aproximadamente, el kilómetro recorrido con este carburante sale un 30% más económico que el gasoil y un 50% más barato que la gasolina. Según un estudio de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), el gas natural comprimido tiene “un alto potencial de desarrollo”. De hecho, el parque de estos vehículos aumenta alrededor de un 20% cada año desde hace una década.

“Es una alternativa porque con una pequeña modificación en el vehículo de gasolina, este puede funcionar con gas natural líquido (GNL) o comprimido (GNC) –ambos son el mismo gas, solo varía el estado-, comenta Javier Ferrer, técnico de la Fundación Real Automóvil Club de Catalunya (RACC). El metro cúbico de gas natural comprimido cuesta menos de un euro, mientras que el litro de gasolina alcanza aproximadamente 1,40 euros y el diesel, 1,30 euros. Esta diferencia se debe a dos razones: la primera es que “el precio del gas es más estable y últimamente se están encontrando nuevas reservas”, explica Ferrer; y el segundo motivo, y el más importante, es que “el gas natural tiene una carga impositiva menor”.

Menos emisiones contaminantes

Además de su bajo coste, uno de los mayores atractivos del gas natural comprimido es que es un combustible más limpio medioambientalmente que los carburantes con más demanda en el mercado. Según el informe de Anfac, reduce un 25% las emisiones de dióxido de carbono (CO2), que contribuyen al cambio climático, no emite óxidos de nitrógeno (NOx) ni partículas hollín. Esta reducción de emisiones es aún mayor si se utiliza metano producido en plantas de biogás. Adicionalmente, los gases de escape que produce el GNC son inodoros y su combustión genera menor nivel de ruido que el que produce los combustibles obtenidos del petróleo. Otro punto positivo es la autonomía, equiparable a la del coche de gasolina, aunque un poco inferior a la del vehículo que utiliza gasoil.

Al igual que ocurre con otros carburantes alternativos, la escasez de puntos de reportaje desincentiva la compra de vehículos ya fabricados para utilizar GNC o bien la conversión a gas natural comprimido de coches que funcionan con gasolina. “La mayoría de estas estaciones de carga son de Gas Natural, que está haciendo una apuesta importante”, matiza el técnico de la Fundación RACC. Por su parte, Óscar Arrazola, responsable de Desarrollo de Movilidad de Gas Natural, explica que en España existen en la actualidad 90 puntos para llenar el depósito con este tipo de combustible, más de la mitad de los cuales pertenecen a flotas de vehículos privados. La compañía ha lanzado esta página web donde se pueden localizar las estaciones de carga de GNC y GNL gestionadas tanto por Gas Natural como por otros operadores

Pocas estaciones de carga

Madrid y Barcelona son las ciudades donde existe una mayor concentración de puntos para repostar, aunque también se pueden encontrar en otros sitios de la geografía española, como Orense (Galicia), Álava (Euskadi), Vilava (Navarra), Lleida, Salt (Girona), Alovera (Guadalajara), Motilla de Palancar (Cuenca), Valencia, Sevilla, Murcia y San Isidro (Alicante).

“A medida que las redes de repostaje de gas natural van alcanzando una mayor cobertura para el transporte, esta tecnología va ganando cada vez más presencia en los distintos mercados”, concluye el estudio de Anfac. En este sentido, la directiva de la UE 1014/94/UE, del 22 de octubre de este año, requiere a los Estados miembros que creen un número adecuado accesibles al público de puntos para repostar gas natural comprimido. Además, fija la distancia media que debería haber entre estaciones: 150 kilómetros, cifra que se corresponde con la autonomía máxima que estos vehículos suelen tener.

 

  Deja tu comentario




  Enviar noticia