04/07/2014 09:35:27

La contaminación lumínica, altamente peligrosa para la biodiversidad del planeta

Pese a no tener tanto gancho como la medioambiental o la acústica, comporta serios riesgos para la reproducción de algunas especies

Científicos franceses han demostrado que la contaminación lumínica puede anular el ciclo reproductivo natural de algunos animales, promoviendo la actividad sexual fuera de temporada. Estos expertos lo comprobaron en el caso de los pequeños primates ratones lémures, cuyo ciclo reproductivo es altamente sensible a la longitud del día.

El ciclo de luz natural/oscuridad permite a los organismos tener una variedad de ritmos de comportamiento y fisiológicos, como la migración, la acumulación de reservas, la latencia y la reproducción", explica el director de la investigación, Thomas Le Tallec, estudiante de Doctorado en el Museo Nacional de Historia Natural de Francia, encargado de exponer estos resultados en la Reunión Anual de la Sociedad de Biología Experimental.

"Planteamos que la exposición crónica a la contaminación lumínica podría afectar a la función reproductiva humana. El trabajo nocturno y la luz artificial se asocian con irregularidades menstruales, disminución de la fertilidad, abortos espontáneos y nacimientos prematuros. Sin embargo, esto es sólo una hipótesis y se necestian estudios rigurosos", argumenta.

En invierno, los lémures machos son sexualmente inactivos y sus testículos no son visibles, mientras en verano, cuando hay luz durante más de 12 horas al día, los machos se vuelven sexualmente activos, con gónadas en pleno funcionamiento. Durante cinco semanas en pleno invierno, los investigadores pusieron a lémures macho sexualmente inactivos dentro de cámaras climáticas especiales, donde controlaron el nivel de la luz con lámparas fluorescentes.

En el grupo control, el nivel de luz en la noche que se estableció era igual que el de la luna llena, mientas el segundo grupo fue expuesto a luces LED amarillas para imitar las farolas. Después de sólo dos semanas, el grupo sometido a la contaminación lumínica tenía testículos considerablemente más grandes y niveles más altos de testosterona que el grupo control.

Se cree que estos efectos son causados por la melatonina, una hormona sensible a la luz que regula la reproducción de los mamíferos. Cuando la oscuridad se rompe por la contaminación lumínica, se inhibe la producción de melatonina, de forma que los lémures sometidos a la contaminación lumínica mostraron concentraciones significativamente más bajas de melatonina.

Se han visto observaciones similares en los lémures hembra, donde la contaminación lumínica en hembras sexualmente inactivas les llevó a entrar en el ciclo estral. Además, la contaminación lumínica también afectó al patrón de actividad diaria de los lémures. Como animales nocturnos, los lémures normalmente se activan por la noche, pero la contaminación lumínica hizo que estos animales estén activos durante periodos mucho más cortos.

Compartir:
  • linkedin share button