22/03/2014 08:34:31

Cerca del 60% de la población mundial vivirá en regiones con escasez de agua en el año 2025

Hoy, 22 de Marzo, se celebra el Día Mundial del Agua

El altiplano boliviano es una de estas regiones, donde el agua es vital para mantener las explotaciones agrarias comunitarias, evitando así la desnutrición, y la higiene personal; previniendo así el contagio de enfermedades comunes. Las sequías, el acceso al agua potable o el saneamiento básico son cuestiones que determinan la salud de miles de seres humanos cada día.

La última información de la OMS revela que cerca de 900 millones de personas sufren escasez de agua de forma continua o interrumpida, y más de 1.000 millones no tienen un saneamiento adecuado. A pesar de los logros conseguidos, el agua sigue siendo un problema, especialmente, para los países en vías de desarrollo y sobre todo en la zona del África subsahariana, donde hay 300 millones de afectados. Las expectativas no son todo lo alentadoras que esperaba la OMS.

Prevén que más de 2.000 millones de personas vivirán en suburbios sin agua ni saneamiento básico de aquí a 2025. Una fecha en la que también estiman que el 60% de la población mundial vivirá en regiones de escasez. Sin embargo, en 2015 acaba el plazo de los ODM, y finalizará tanto el Decenio Internacional para la Acción “El agua fuente de vida” 2005-2015 como el Quinquenio sobre saneamiento sostenible. Actualmente las agendas internacionales están abriendo distintos procesos de consultas para revisar y marcar los próximos pasos. Lo que se espera es que el derecho humano al agua y al saneamiento sigan cobrando una especial importancia.

El agua es sinónimo de vida. Sin ella no hay nada. Anesvad trabaja en proyectos para que este determinante de la salud llegue mejor que nunca a la mayor parte de la población mundial.

Escasez de agua en el altiplano boliviano
Implantar la agricultura sostenible en el Gran Chaco Americano es una solución para paliar los efectos negativos del cambio climático sobre la producción agropecuaria de esa región, el tercer gran territorio biogeográfico de América Latina, según un estudio difundido recientemente en Paraguay.

El informe, elaborado por la ONG paraguaya Instituto de Desarrollo, es un programa de adaptación al cambio climático en los países en los que se reparte el Gran Chaco (Argentina, Bolivia y Paraguay).La investigación parte de su impacto en la producción agropecuaria y en los recursos hídricos en base a las previsiones del clima hasta 2040. Desde Anesvad afirman que son conscientes de esta situación de sequía, cambio climático y pobreza, y llevan llevamos tiempos trabajando en esta región.

Este año se ha puesto el foco en Bolivia, especialmente en el altiplano, que resulta ser para muchas personas uno de los lugares más áridos y más duros para la vida humana. La pobreza y la escasez se hacen tangibles, tanto que duele sólo pensar en las posibilidades tan limitadas que tienen para mejorar la calidad de vida.

A cerca de 4.000 metros de altura, la vegetación se hace casi inapreciable y no se observa nada que llevarse a la boca. El viento cuartea cada centímetro de piel y el sol te aniquila, te ciega. Aquí un buen sistema de riego salva vidas. Alrededor de 3.000 personas habitan en Toro-Toro (Bolivia). Este pequeño municipio boliviano está situado al norte del Departamento de Potosí, cerca de 3.000 metros por encima del nivel del mar. Es una de las zonas más pobres de Bolivia, con una tasa de desnutrición infantil próxima al 43%.

Compartir:
  • linkedin share button