08/10/2013 11:13:54

Greenpeace presentará una querella criminal contra la incautación del barco Arctic Sunrise

Greenpeace acusa a las autoridades rusas de violar los derechos de los 30 detenidos de la organización

La organización ecologista Greenpeace ha anunciado su intención de presentar una querella criminal ante el departamento de policía de Murskman (Rusia) por la incautación de su barco, el Arctic Sunrise.

El abogado que representa al capitán del Arctic Sunrise, Alexander Mukhortov, ha asegurado: "Se cometieron graves violaciones cuando la FSB (Servicio Federal de Seguridad Ruso, antes KGB) detuvo a la tripulación y al rompehielos Arctic Sunrise." Mukhortov ha subrayado: "Un grupo de hombres armados y enmascarados sin identificar abordaron el buque mientras apuntaban a la tripulación con pistolas. Luego tomaron el control de la nave, confiscaron los objetos personales y pusieron a toda la tripulación bajo custodia, sin mostrar ninguna documentación que acreditara estas acciones."

La organización ecologista ha señalado que también presentará quejas por la violación de los derechos de los 30 detenidos. El abogado de Greenpeace Internacional Sergei Golubok ha asegurado que "en algunas celdas hace mucho frío y hay cámaras de vídeo grabando todo el día". "No todos los detenidos tienen suficiente acceso a agua potable", ha explicado Golubok.

Además, los abogados de Greenpeace han objetado la forma mediante la cual se transporta a los activistas en furgones policiales. Algunos de los detenidos han sido trasladados durante cuatro o cinco horas por trayecto a las audiencias de la corte en Murmansk en cajas metálicas sin comida, calefacción o acceso a un baño. Por otro lado, se ha hecho público un vídeo del interrogatorio del capitán del Arctic Sunrise, Peter Willcox, por parte del Comité de Investigación, que tuvo lugar dentro del buque el viernes 28 de septiembre.

En una conferencia de prensa celebrada ayer, Greenpeace presentó también datos preocupantes sobre la forma en la que se mantiene al Arctic Sunrise. El ingeniero jefe del barco, Mannes Ubels, fue autorizado el viernes pasado a visitar el buque en un puerto militar en las afueras de Murmansk, donde la FSB lo mantiene anclado. Tras la visita, Ubels dirigió una carta a la agencia rusa, mostrando su preocupación por el mantenimiento de la nave. En la carta, dirigida al jefe de la Comisión de Investigación, Ubels advierte: "Pronto, si no lo ha hecho ya, el generador que produce la electricidad del barco dejará de funcionar. Esto llevará a que todas las funciones principales del buque dejen de funcionar, como también el sistema secundario. La nave ya no tendrá un sistema de alarma y cualquier fuga, como el agua del mar entrando en la sala de máquinas, ya no hará sonar las alarmas." En este sentido, Ubels añade: "Respetuosamente, les pido que valoren la posibilidad de dejar que me encargue del barco para evitar graves problemas y, en el peor de los casos, su hundimiento".

En otro orden de cosas, Greenpeace Internacional confirmó que las audiencias de apelación contra los 28 activistas, un cámara y un fotógrafo independientes, acusados de piratería, se inicia este martes. Se prevé que las 30 audiencias se celebren entre hoy y el sábado. En España, Greenpeace continúa llevando a cabo una recogida de firmas para pedir al Embajador de Rusia que interceda por la liberación de todos los activistas.

Compartir:
  • linkedin share button