23/11/2012 09:26:00

Concluyen las acciones de formación y sensibilización de la Fundación Global Nature

En el marco del taller 'Dehesas y biodiversidad'

Con el taller “Dehesas y biodiversidad” concluyen las acciones de formación y sensibilización de la Fundación Global Nature, proyecto “Empresas y Biodiversidad”, del programa Empleaverde del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y publica los estudios realizados. Con una veintena de participantes, entre trabajadores y propietarios de dehesas extremeñas, se ha realizado en Extremadura el último taller, que abordó temas clave para la mejor gestión de biodiversidad y rentabilidad de las dehesas peninsulares como la fFinanciación de la administración, el proyecto Bio-Bio, las etiquetas de calidad, las auditorías de biodiversidad en dehesas y la ganadería autóctona y comercialización.

Atanasio Fernández, del Gobierno de Extremadura, describió las ayudas y subvenciones para beneficiar la gestión de la biodiversidad en las dehesas y en Espacios Naturales Protegidos. Presentó la figura de “finca colaboradora” como medio para otorgar esas subvenciones, un modelo público similar a la Custodia del Territorio, en el que el Gobierno extremeño cuenta con 50 “fincas colaboradoras” actualmente. Para beneficiarse de estas ayudas es necesario estar inscrito en el RESA (Registro de Explotaciones Agrarias de Extremadura).

Gerardo Moreno, la Universidad de Extremadura, habló del agro-ecosistema dehesa que ocupa 3.5 Mha en el suroeste de la Península Ibérica, entornos agrícolas de gran valor natural, y el proyecto europeo Bio-Bio donde el investigador Moreno ha trabajado la construcción de indicadores de biodiversidad para la agricultura ecológica y extensiva en Europa.

Amanda del Río, de la Fundación Global Nature, habló del actual mare magnum de etiquetas de calidad que existe y que crea confusión en empresas y consumidores. La venta en circuito corto y las indicaciones de biodiversidad en el etiquetado son oportunidades para este tipo de empresas. Aportar al consumidor garantías sobre los modos de producción (cerdo alimentado con bellota, olivar de secano, variedades o razas locales, manejo de los árboles según sistemas sostenibles, etc.) se plantea como una de las condiciones necesarias para que se cree una simbiosis entre el producto, la región y el paisaje que conforma, una relación «producto y paisaje» que da identidad e imagen a una comarca.

Alfredo Cunhal, gerente de Herdade do Freixo do Meio, apostó por realizar una Auditoría de Biodiversidad. Las auditorías son un asesoramiento confidencial que ha ofrecido la Campaña Empresas y Biodiversidad como herramienta para detectar riesgos y oportunidades derivados del uso que las empresas hacen de ecosistemas y biodiversidad. Fue así como la Fundación conoció el caso de esta dehesa cuya producción está certificada bajo el sello “biológico” y cuya gestión de la biodiversidad incluye numerosas prácticas de gran interés por su innovación, y que fueron descritas a los asistentes al taller.

Ejemplos de estas medidas son los proyectos de compensación de biodiversidad con empresas como EDP donde ésta paga por externalidades positivas tales como charcas, setos, conservación de avifauna, cubiertas verdes, etc. La biodiversidad es parte fundamental de la marca de Freixo do Meio. El gran interés que despertó este caso ha servido para organizar una visita de empresarios de dehesas a la explotación.

Enrique Vega presentó la finca Casablanca, dehesa situada al norte de la provincia de Cáceres. Vega es miembro de Ganadec, agrupación de productores dedicada a la producción ecológica, quién apostó por las razas autóctonas debido a la capacidad de adaptación al medio y el aprovechamiento de los recursos, con frecuencia en la dehesas, muy escasos.
Como ejemplo del valor añadido de la producción a través de un trato directo es la recién inaugurada `Ambrosía, la vida´ donde se unen el proyecto de Casablanca y su ternera ecológica con una empresa de venta de productos hortofrutícolas ecológicos y con el primer obrador con certificación ecológica en Extremadura.

Finalmente surgieron interesantes debates en torno a actividades de gran valor cultural que desaparecen pero que aportan sostenibilidad al sistema, como la trashumancia o síntomas de la mala gestión de las dehesas, como la seca de la encina, sobre las dificultades administrativas que determinadas medidas a favor de la biodiversidad suponen para el propietario privado, o sobre otras medidas también administrativas que, bien gestionadas, han demostrado su efectividad, como los contratos territoriales de explotación.

La custodia del territorio que realizan las ONG (como la Fundación Global Nature, con 20 años de experiencia en Extremadura, y que opera en miles de hectáreas de dehesas extremeñas bajo el modelo de Custodia del Territorio, colaborando con propietarios de dehesas para la mejora de la biodiversidad.

Compartir:
  • linkedin share button