03/11/2011 13:08:26

Responsabilidad empresarial en el sector salud

Artículo de opinión de Jorge de Miguel, Key Customer Healthcare Manager de DNV Business Assurance España

"La gestión responsable de una empresa pública o privada siempre debería estar presente en todas las decisiones estratégicas. Este aspecto cobra aún más valor si tenemos en cuenta la coyuntura económica actual, tanto nacional como internacional. Debido a las características garantistas de nuestro sistema sanitario, universal y gratuito, la palabra sostenibilidad necesita matizarse de manera concreta en este sector. Las organizaciones sanitarias se enfrentan a dos retos fundamentales:

• Prevención de salud y de patologías emergentes, mediante la aplicación de programas preventivos y comunitarios que inciden directamente en la esperanza de vida, la calidad de vida y el estado de bienestar, y, por qué no decirlo, en el futuro gasto sanitario por ciudadano
• Tratamiento, seguimiento y monitorización de patologías existentes, que en el caso de un país como España, con una esperanza de vida elevada y por encima de los 80 años, hace que la aparición de patologías crónicas incida de manera muy significativa en el coste sanitario por ciudadano, tanto en patologías con resolución médica como quirúrgica.

A su vez, estos dos tipos de atención sanitaria deben mantener unas características inalienables: los atributos de accesibilidad, equidad, seguridad del paciente y continuidad asistencial.

La pregunta más respondida en los cursos y conferencias que DNV imparte sobre “Sostenibilidad” se refiere a gasto frente a calidad asistencial y nuestro posicionamiento es absolutamente claro: EFICIENCIA, lo que supone garantizar los atributos asistenciales indicados mediante el mejor manejo posible de los recursos existentes.

Por este motivo, en DNV nos parece fundamental que una organización sanitaria se plantee políticas de Responsabilidad Empresarial, dado que aúna tres principios básicos de sostenibilidad: involucración en la sociedad, resultados sostenibles económicamente y prevención en la gestión del medioambiente.

En los múltiples artículos, guías y cursos que realizamos sobre la materia, siempre indicamos que no existe un tratamiento único y universal para poder garantizar un desarrollo sostenible del sistema sanitario, a pesar de que se incremente la demanda. Sin embargo, tenemos desarrollados una serie de tratamientos parciales que, en su conjunto pueden hacer que una organización sanitaria, incluso pública, alcance cotas elevadas de gestión sostenible y responsable. Éstos se basan en seis principios:

1 Claridad de resultado empresarial: no se puede poner en juego la seguridad, la equidad, la accesibilidad y la continuidad asistencial, y menos la eficacia de técnicas diagnósticas y tratamientos.
2 Adecuación del uso de recursos, con políticas claras referentes a: Actuación coordinada entre niveles asistenciales (primaria y especializada); Seguimiento de la adecuación de derivación, ingresos, prescripción farmacológica y pruebas diagnósticas; Campañas de educación al ciudadano sobre el uso racional del sistema; Amortización de equipos e instalaciones y adecuación de inmovilizados de stocks por criticidad de suministro; Seguimiento de la sustitución y definición de plantillas orgánicas de funcionamiento por nivel asistencial.
3 Integridad Corporativa, principio de gestión ética del recurso económico, en especial en lo que refiere a: Gestión de gasto farmacéutico; Gestión de uso de consumibles sanitarios y Gestión de recursos energéticos.
4 Promoción de la salud, como activo que incrementa la satisfacción y estado de bienestar de la población, pero a su vez, reduce el gasto sanitario por la reducción de patologías crónicas.
5 Gestión medioambiental responsable, en especial, en lo que refiere al uso de los recursos con criterios de eficiencia energética y a la gestión de residuos sanitarios.
6 Y quizá el pilar fundamental, gestión de las personas, impulsando de manera activa políticas que combine la cobertura y adaptación de las competencias profesionales a las necesidades sanitarias con la motivación, flexibilidad, conciliación y calidad en el empleo. El objetivo es mantener el gran activo de nuestro sistema: las personas y su implicación con la organización.

Algunas directrices para definir políticas en estos aspectos pueden ser encontradas en la Guía sobre Responsabilidad Empresarial en el Sector Sanitario.

¿Estas políticas son pura filosofía? Nuestra opinión es que constituyen una decidida apuesta empresarial, y de hecho, la conocemos aplicada con bastante éxito en organizaciones para las que hemos verificado su política y gestión “sostenible”, como la Comarca de Atención Primaria de Guipúzcoa – EKIALDE. En su Memoria de Sostenibilidad podemos ver ejemplos de todos estos principios y, lo más importante, la aplicación de éstos en sus relaciones con los grupos de interés con una misión: Contribuir a la mejora en los resultados de salud de los ciudadanos de la Comarca, a través de la prestación de servicios sanitarios seguros dirigidos a prevenir y tratar la enfermedad y a promocionar la salud de manera sostenible económica, social y medioambientalmente. Es grato contemplar cómo, en estos tiempos que corren, una organización de la Administración Pública da ejemplo.

¿Te interesa este tema y quieres compartir experiencias? En DNV estamos creando el club de Sostenibilidad en Healthcare, si tienes interés contacta con nosotros en: dnv.espana@dnv.com"

Compartir:
  • linkedin share button