RSE

La planta de reciclaje 'Clean' de StoraEnso y Alucha permite recuperar el aluminio y el plástico de los envases briks

Un innovador proyecto pone fin al problema del reciclaje de envases briks


07/06/2011 10:00:00 El proyecto 'Clean' de StoraEnso Barcelona y Alucha, desarrollado en Catalunya, permitirá el reciclaje de las láminas de plástico-aluminio de los briks, que hasta ahora se desechaban, recuperando el aluminio y el plástico por separado. Así el proyecto promete un importante ahorro de agua y de emisiones y eleva la eficiencia energética. La planta se inaugurará oficialmente en los próximos meses.

La Comisión Europea otorgó el premio “Best of the best“ a la solución tecnológica catalana de reciclaje de briks, en la que se han invertido 8 millones de euros para hacer realidad la planta barcelonesa, única en el mundo, que puede reciclar 30.000 toneladas anuales de briks cuyo destino sería la basura.

Clean es un proyecto de PALWaste Recycling, sociedad creada por StoraEnso Barcelona –filial del papelero Stora Enso- y por Alucha, empresa catalana de soluciones tecnológicas de reciclaje y valorización de residuos complejos. La iniciativa surge para dar respuesta al grave problema medioambiental del reciclaje de las láminas de plástico-aluminio de los briks, que hasta ahora se desechaban, permitiendo recuperar el aluminio y el plástico por separado, consiguiendo un ahorro de agua para las fábricas de papel y ahorrando emisiones de CO2 a la atmósfera.

Clean, inversión productiva y responsable
El proyecto Clean se materializa en una inversión productiva generadora de riqueza y empleo para el tejido industrial catalán. Con la construcción de esta planta se culmina el ciclo de vida de los envases brik, se genera empleo y se fomentan nuevas iniciativas en el reciclaje.

El proyecto ya habían sido respaldado por el CDTI, la Comisión Europea y el Ministerio de Industria de España. Clean recibió el reconocimiento del programa Life de la CE como finalista 2010 al mejor proyecto europeo medioambiental, después de haber sido seleccionado en el 2006 para recibir ayuda del programa Life Environment de la CE.

El secreto del reciclaje
El proceso de reciclaje Clean está basado en la pirolisis. Comienza con la recogida del residuo de las láminas de plástico-aluminio que son introducidas en una cámara de calor donde el plástico se transforma en gas caliente, mientras que el aluminio queda limpio y listo para su reutilización. El gas caliente se extrae y se procesa. Por su parte, el cambio de temperatura provoca que parte del gas se mantenga como tal y que el resto pase a ser aceite líquido; gas y aceite son combustibles ricos en energía que pasarán a utilizarse en otros procesos.

El proceso Clean es energéticamente auto-sostenible, ya que la cámara de pirolisis se calienta con parte del aceite y del gas obtenido y el resto se utiliza para producir el vapor necesario en la fábrica de papel asociada a la planta de reciclaje, lo que supone un incremento de la eficiencia energética y un notable ahorro de combustibles y de agua.

El aluminio que queda en la cámara se transforma en copos, que son enfriados y comprimidos en briquetas para ser vendidas a la industria del aluminio y convertirse nuevamente en materia prima, cerrando así su ciclo de vida sostenible y ahorrando un considerable gasto energético a la industria, ya que la producción de aluminio es intensiva en consumo de energía.

Medio Ambiente: Ahorro energético

  Deja tu comentario




  Enviar noticia