RSE

Más del 50% de las grandes empresas ya ahorran costes gracias a prácticas sostenibles

PepsiCo detecta oportunidades de ahorro energético valoradas en más de 60 millones de dólares


27/01/2011 08:15:36 Más del 50% de las grandes empresas y del 60% de sus proveedores ya han comenzado a generar ahorros tras la implantación de prácticas sostenibles en sus cadenas de suministro y, de esta manera, han empezado a obtener retornos de la inversión realizada para su puesta en marcha. Ésta es una de las principales conclusiones a las que llega el informe The Carbon Disclosure Project 2011 Supply Chain Report, elaborado por la consultora estratégica A.T. Kearney, en el que se analizan las actividades relacionadas con el cambio climático llevadas a cabo por 57 de las principales empresas internacionales y por 1.000 compañías proveedoras pertenecientes a diversos sectores.

El 86% de las empresas encuestadas afirman haber obtenido beneficios comerciales tangibles al trabajar junto con sus proveedores en la mejora del rendimiento y en el retorno a la inversión, frente al 46% que lo alegaba en 2009. Este salto cuantitativo es prueba del interés creciente en las prácticas de compra sostenibles dado que para la mayoría de las empresas, los proveedores representan al menos el 50% de sus emisiones de CO2.

El ejemplo de PepsiCo
PepsiCo, por ejemplo, ha encontrado oportunidades de ahorro energético valoradas en más de 60 millones de dólares y ha logrado una reducción del 16% por cada unidad de energía empleada en todas sus plantas de bebidas, como resultado de su estrategia de gestión del uso de CO2 y de su herramienta de valoración energética. A raíz de estos resultados, PepsiCo se ha comprometido a educar a sus proveedores sobre las oportunidades potenciales en este campo, ofreciéndoles acceso a sus herramientas de valoración energética.

Más de un 79% de las empresas está implementando una estrategia formal para afrontar el cambio climático (frente al 63% de 2009), lo que ha supuesto, de forma paralela, modificaciones a la hora de tomar decisiones relacionadas con la cadena de suministro. Se ha producido un cambio en la manera en la que tanto las empresas como sus proveedores se relacionan e implantan procesos sostenibles.

Crece el interés por parte de las empresas
El interés creciente que se ha producido en 2010 en las estrategias de las empresas al respecto ha creado un efecto dominó en las operaciones y procesos de las cadenas de suministro, lo que ha permitido a las compañías aprovechar mejor las oportunidades para el crecimiento de su negocio, el ahorro de costes y la reducción de emisiones de CO2. Por ejemplo:

• Más del 50% de las grandes empresas y un 60% de sus proveedores han conseguido ahorrar costes como resultado de la implantación de actividades de gestión del CO2.

• Cada vez más empresas están formando a su plantilla del departamento de compras en este área (de un 26% en 2009, a un 41% en 2010) e incentivando al personal con premios y reconocimiento (de un 11% en 2009, a un 25% en 2010).

• La aplicación de estrategias sostenibles de suministro ha incrementado el nivel de motivación de los empleados en más de un 50% de las empresas encuestadas; además, la diferenciación de productos y del posicionamiento de la marca por el compromiso con la sostenibilidad se ha convertido en un objetivo de alta relevancia para las empresas (60% de los casos).

El seguimiento de la cadena de suministro, asignatura pendiente
La calidad y continuidad en el seguimiento del cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad a lo largo de la cadena de suministros aún sigue siendo una tarea pendiente. Sin embargo, están empezando a surgir desarrollos y usos estandarizados para el seguimiento, lo que permitirá una medición y evaluación más rigurosa del proveedor:

• El porcentaje de empresas que realizan un seguimiento y elaboran informes sobre las emisiones de las cadenas de distribución/producción aumentó a un 45% en 2010, más del doble que el año anterior.

• El 72% de las grandes compañías verifican su información mediante consultores externos. Sin embargo, solo el 39% de sus proveedores lo hacen, debido al gran coste que supone.

• La gestión del CO2 se está convirtiendo en un factor clave a la hora de elegir al proveedor. En 2010 tuvo una ponderación del 17% en las decisiones de selección de proveedores, frente al 11% de 2009 y se espera que llegue al 29% en cinco años.

"Estamos viendo un cambio en la forma en que las grandes empresas están llevando a la práctica políticas sostenibles para poder afrontar el cambio climático”, asegura Diana Guzmán, directora del CDP para Europa del Sur. "Considerando que ya el año pasado se incrementó el número de empresas que integraron políticas para afrontarlo en sus estrategias de negocio, es ahora cuando estas políticas se están poniendo en marcha a nivel operativo a través de la cadena de suministro. Lo que es alentador es que los proveedores y las grandes empresas se están dando cuenta de los beneficios comerciales que produce su colaboración en este ámbito", concluye.

“A pesar de que aún existe cierta distancia entre las grandes empresas y sus proveedores, estamos presenciando el comienzo de lo que podría convertirse en un importante y continuado compromiso para la reducción de emisiones de CO2. Si ambos agentes son capaces de establecer unos objetivos de mejora medibles con respecto a un punto de partida acordado, se podrá conseguir el nivel de reducciones necesarias para satisfacer las necesidades globales”, comenta Íñigo Aranzabal, socio de A.T. Kearney.

Medio Ambiente: Ahorro energético RSE. Buen Gobierno y Reputación: Buen Gobierno

  Deja tu comentario




  Enviar noticia