RSE

Spainsif organiza una jornada histórica sobre la ISR en la que refuerza el poder de Europa en materia de inversión social

Toni Ballabriga: Una economía sin inversión social no es sostenible


04/11/2010 08:14:00 Este martes se celebró en el Consejo Económico y Social de Madrid el Primer Evento Anual Spainsif 2010. Antoni Ballabriga, presidente de Spainsif, fue el encargado de la sesión inaugural en la que no dudó en afirmar que “una economía sin inversión social no es sostenible”. Para Ballabriga “es necesario enmarcar la ISR dentro de la economía del siglo XXI” y apostar, cada vez más, por la transparencia y la visión a largo plazo. Uno de los temas más tratados en esta jornada fue la Ley de Economía Sostenible y la propuesta de CiU de que los fondos de pensiones informen sobre los criterios no financieros de inversión.

El presidente de Spainsif estuvo acompañado por Juan Enrique Gradolph, director general de Política Económica del Ministerio de Economía y Hacienda. Gradolph destacó las ventajas de una economía sostenible: mejora de la competitividad, desarrollo de la innovación, etc. Tal y como destacó “existe un lenguaje común sobre la RSE y es en este camino en el que se deben seguir dando pasos”.

Matt Christensen, director general de Eurosif, y David Dal Maso, director del departamento de ISR de Vigeo Italia y vicepresidente de Eurosif, fueron los encargados que relatar a los asistentes cuál es la situación de Europa en temas de ISR. Presentaron varios estudios, llevados a cabo por Eurosif, que reforzaron la idea que Europa está ganando terreno a Estados Unidos en temas de inversión social. Así, en 2006 el mercado de la ISR estaba claramente dominado por Norteamérica, con un 64%, frente al 35% de Europa. Hoy en día, a principios de este 2010 las cifras habían dado un vuelco: el 72% pertenecía a Europa y el 28% a Estados Unidos. Matt Christensen apuntó, además, que “para trabajar bien la ISR hay que buscar disciplinas de finanzas y tener una mentalidad claramente enfocada a la gestión”. La legislación debe seguir su camino y, para Christensen, “el futuro de la inversión socialmente responsable pasa por los PRI, las presiones externas, etc.”.

La situación de la ISR en España, más concretamente, fue abordada por Francisco Javier Garayoa, director de Spainsif. En su ponencia presentó los resultados del Estudio de Inversión Socialmente Responsable en España. Según dicho informe, la cuota de penetración de la ISR se ha visto duplicada en pocos años, aunque recordó que las políticas en inversiones sociales siguen siendo marginales. Según Garayoa, “los fondos de pensiones de empleo son el motor de la ISR en España”, aunque se mostró crítico con la falta de medidas legales que potencien su valor.

La regulación de la ISR en nuestro país
El estado actual de la regulación de la inversión socialmente responsable en España fue el tema abordado por varios expertos en una mesa redonda moderada por David Murillo, profesor asociado de ESADE. Murillo destacó que, cuando ESADE realizó en 2003 su primer estudio aproximativo a la ISR, encontró seis iniciativas de regulación. Este año, han estudiado 55, de las cuáles 23 están presentes en Europa. La clave para Murillo es la unión de las diversas regulaciones que planean actualmente por el sector. Según él, deberían unir fuerzas “la regulación de cumplimiento obligatorio, aquella otra que proviene de los mismos mercados y, por último, las buenas prácticas en fondos e instrumentos”.

Aize Azqueta acudió como representante de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera y apostó por la necesidad y deber de la Administración como agente básico en la regulación de la ISR. Además, abogó por la “fundación de un marco favorable para la creación de productos ISR”. Tras su intervención, le tocó el turno a Francisca Gómez, de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, quien afirmo que “es necesaria y adecuada la introducción de principios ISR, pero no sólo en fondos de pensiones”.

Como representante de la Comisión Nacional de Mercados de Valores acudió Elías López quien recordó a los asistentes que la ISR ha dejado de ser mera filantropía y que “amplía las posibilidades de los inversores”. Tras él, fue el turno del diputado parlamentario de CiU, Carles Campuzano quien se mostró optimista y confía que ahora “es el momento de las oportunidades que deben servir para avanzar en un marco legal con políticas que aprueben la ISR”. Recuerda, además, que los expertos deben estar atentos al Pacto de Toledo, ya que será una discusión importante y vital para el futuro de la inversión socialmente responsable.

Uno de los temas que más se abordaron, dentro y fuera de la sala, fue la oportunidad que significa para la ISR la propia Ley de Economía Sostenible. Campuzano, encargado de lanzar la enmienda presentada por su partido y que actualmente se está tramitando en el Congreso de los Diputados, propone que los fondos de pensiones informen sobre los criterios no financieros de inversión.

En el informe de gestión anual de los fondos de pensiones deberá dejar constancia de la política de la comisión de control con relación al ejercicio de los derechos políticos del fondo. En este documento también deberá recoger la política ejercida en relación con los criterios de inversión socialmente responsable, así como del procedimiento seguido para su implantación, gestión y seguimiento.

CiU justifica esta propuesta en que la inversión socialmente responsable es un factor de estímulo al comportamiento sostenible y responsable de las empresas, según se pone de relieve en la enmienda a la Ley de Economía Sostenible.

Principios para la inversión responsable
En el seno del Primer Evento Anual de Spainsif se organizaron talleres de trabajo paralelos en los que los asistentes pudieron participar más de cerca en temas tan actuales como los PRI o el engagement. Una de las ideas más recorridas en estos seminarios fue la necesidad, por parte de las empresas, de actuar y comunicarse de la manera más transparente posible.

Así, también destacó la idea de que Europa está dominando el mundo de la ISR, pero según los estudios presentados, España se sitúa en una posición intermedia, aunque “es un mercado muy receptivo”.

  Deja tu comentario




  Enviar noticia