22/12/2009 08:30:53

Lilly, ganador del premio Codespa a la Empresa Solidaria

El Príncipe de Asturias fue el encargado de entregar el galardón

El Príncipe de Asturias entregó ayer al presidente y director general de Lilly España, Eric Patrouillard, el premio “Empresa Solidaria” con el que la Fundación Codespa reconoce públicamente el compromiso de las empresas con la acción social a favor de los países menos desarrollados.

El proyecto de Lilly “Transferencia de Esperanza” ha sido escogido entre diversas candidaturas como el mejor ejemplo del esfuerzo realizado este año por una compañía con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las poblaciones de estos países.

Durante el acto de entrega, el Príncipe de Asturias, presidente de Honor de Codespa, destacó la importancia de estos premios para reconocer e incentivar la labor del tejido empresarial como actor que da respuesta a los problemas de la sociedad, y su capacidad para dar ejemplo y demostrar que la cuenta de resultados de una compañía no está reñida con la Responsabilidad Social Corporativa.

Más de 56.000 beneficiarios
Desde el nacimiento en 2003 de esta alianza impulsada por Lilly e integrada por más de 20 instituciones internacionales públicas y privadas, y a la que se han destinado más de 135 millones de dólares, más de 56.000 pacientes en todo el mundo han accedido a tratamientos en condiciones que garantizan su continuidad.

Su objetivo es erradicar la tuberculosis multirresistente, su estigmatización y conseguir un mayor compromiso de los pacientes en el tratamiento. Para ello, trabaja desde un enfoque multidisciplinar con cinco frentes distintos pero fundamentales en la lucha contra la enfermedad en los que ya se están viendo resultados. Esos frentes son: tratamiento, formación y seguimiento; transferencia de tecnología; concienciación y prevención; ayuda a la comunidad y defensa del paciente; y apoyo a la investigación y el desarrollo de nuevos fármacos.

Los países en los que “Transferencia de Esperanza” tiene más actividad son Rusia, India, China y Sudáfrica, donde la incidencia de la tuberculosis multirresistente es mayor. Hasta el momento, y gracias a la cesión gratuita por parte de Lilly del conocimiento para fabricar sus dos antibióticos para tratar la enfermedad, se ha conseguido que en estos cuatro países se estén produciendo a precios bajos de la mano de fabricantes locales, garantizando así el acceso al tratamiento.

Por otro lado, el trabajo en el tratamiento, la formación y el seguimiento de pacientes y profesionales sanitarios, a través de iniciativas como el Center of Excellence for MDR-TB de Tomsk (Rusia), impulsado por la Universidad de Harvard y la organización Partners in Health (socios de la Alianza), ha permitido ya a cientos de profesionales sanitarios de estos países recibir formación específica en la enfermedad.

Compartir:
  • linkedin share button