Reportaje > 14/12/2023

La banca, una actividad empresarial con un importante rol social

La banca es esencial para el funcionamiento de la economía, pues dirige el ahorro hacia la inversión, gracias a su actividad principal: capta depósitos y destina ese dinero a conceder préstamos a familias, empresas y el sector público, fomentando el progreso de toda la sociedad y la creación de riqueza. Las entidades financieras desempeñan un papel neurálgico en la economía, esencial para garantizar el funcionamiento del resto del sistema. Sin la actividad bancaria, el conjunto de la sociedad colapsaría. Aquí radica el origen y la principal misión de los bancos: actúan como dinamizador de la actividad a través de la concesión de crédito a la economía real. Esta es la forma más importante en la que un banco contribuye a la sociedad.

BBVA Research -el servicio de estudios del banco- estima que, en los últimos 40 años, y a pesar de la gran crisis financiera de hace más de una década, el crédito concedido por la banca en España, como parte de su actividad principal de intermediación, es decir canalizar ahorro hacia el crédito, ha aumentado el PIB per cápita más de un 20%, con impactos también muy positivos en productividad por hora trabajada (+31%), inversión (+27%), y el consumo privado (+11%).


Además, los bancos proporcionan seguridad en los sistemas de pago, facilitando la transferencia de recursos entre los diferentes actores de la sociedad. Para cumplir esta función, la banca debe ser rentable y solvente. La estabilidad del sistema financiero depende de la salud de los bancos. También los bancos facilitan que las personas puedan ahorrar de forma segura para su futuro, siendo agentes confiables para depositar sus ahorros y gestionar sus inversiones.


Las entidades financieras contribuyen a la sociedad desde otros dos planos. Por un lado, son fuertes generadores de empleo de calidad. En el caso de BBVA, emplea a más de 26.000 personas en España y más de 119.000 en el conjunto de los países en los que opera. Además, los bancos contribuyen cada año a las arcas públicas con el pago de impuestos, que en el caso de BBVA superó, en 2022, los 11.000 millones de euros de contribución fiscal entre impuestos propios y de terceros en todo el mundo. En España, BBVA contribuyó con un total de 2.759 millones de euros.


Una vez pagados estos impuestos, las entidades suelen dedicar una parte relevante de sus beneficios a remunerar a sus accionistas, que incluyen a miles de personas en España, y otra parte se dedica a reinvertir en la entidad para tener mayor capacidad de dar crédito. Entre un 40% y un 50% del beneficio de BBVA, en concreto, se destina a remunerar a sus accionistas, que incluye a casi 800.000 personas además de inversores institucionales. El dividendo que paga BBVA es por tanto un apoyo de renta adicional para cientos de miles de personas, en su inmensa mayoría españoles. Estos accionistas conforman, junto a inversores institucionales que gestionan fondos con miles de partícipes, la base accionarial del banco.


 


Acompañar a la sociedad a conseguir sus metas


Los bancos acompañan a las personas en los momentos más relevantes de sus vidas. Para la mayor parte de los ciudadanos, no sería posible comprar una vivienda de no ser por el asesoramiento y la financiación que reciben por parte de su banco. Según Business Insider, el 80% de la población ve cada vez más difícil comprarse una casa. Sin embargo, las cerca de 2.000.000 de hipotecas firmadas en los últimos cinco años, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, demuestran que es posible. En el caso de BBVA, entre 1990 y 2022, el banco ha financiado a más de 2 millones de familias para que adquieran una vivienda. Solo en 2022, más de 45.000 familias compraron su vivienda con una hipoteca de BBVA, un segmento donde el banco concedió 5.700 millones de euros de nueva financiación.


Apoyo a los colectivos más desfavorecidos


En un contexto de desaceleración económica y subida de tipos de interés, las entidades también velan por los clientes en situación de vulnerabilidad y trabajan de la mano con ellos para encontrar soluciones adaptadas a sus necesidades en cada momento, por ejemplo, a la hora de hacer frente al pago de sus cuotas hipotecarias. Además, desde el inicio de la crisis financiera en el año 2008 y hasta 2022, BBVA puso a disposición de sus clientes con dificultad para hacer frente a sus préstamos hipotecarios, viviendas destinadas a alquiler social.


Asimismo, los bancos y sus fundaciones cuentan con décadas de experiencia en la gestión de ayuda a los colectivos más vulnerables, con profesionales y voluntarios repartidos por toda España. Su labor es fundamental para mantener la cohesión de muchas personas que, por distintas razones, no pueden acceder a las ayudas por los canales habituales. BBVA puso a disposición de sus clientes con dificultad para hacer frente a sus préstamos hipotecarios, viviendas destinadas a alquiler social.
Desde 2022, y como respuesta a una preocupación social creciente, las entidades han puesto el foco en atender a los clientes vulnerables o que requieran de un servicio diferenciado, con el objetivo de fomentar la inclusión financiera.


En concreto, este año el sector bancario ha reforzado las medidas de mejora para los mayores de 65 años, ya que casi el 30% de este segmento de la población no usa internet de manera frecuente, según el Instituto Nacional de Estadística. BBVA ha ampliado el horario de caja para la atención presencial en determinados servicios, que ha beneficiado a más de 800.000 clientes de más de 65 años; ha implementado la atención preferencial en sucursales y vía teléfono; ha mantenido la libreta para aquellos clientes que así lo deseen; ha adaptado todos sus cajeros automáticos (4.732), aplicaciones y sitios web con un lenguaje y un diseño más sencillo. Además, ha lanzado una app adaptada para los mayores de 65 años: más sencilla, fácil de entender y accesible para este segmento de la población. Por último, ha contratado 341 agentes de ventas para atención presencial y soporte digital, que brindan apoyo a los clientes afectados por la brecha digital o aquellos que requieren un servicio más personalizado.


Inclusión financiera en las zonas rurales


La despoblación de las zonas rurales es un tema de plena actualidad, que también es un reto para el sector bancario español. Por este motivo, en 2022 las tres patronales bancarias se pusieron de acuerdo para firmar una hoja de ruta y reforzar la inclusión financiera de las personas que viven en las zonas rurales. De esta forma, ofrecen soluciones para asegurar el acceso al servicio financiero en la España rural. La hoja de ruta propone diferentes medidas en función del tamaño del municipio, incluyendo la instalación de 240 nuevos cajeros automáticos.


Gracias al esfuerzo y al compromiso del sector bancario se ha disminuido el porcentaje de población con dificultades de accesibilidad financiera. A nivel particular, además, algunas entidades como BBVA han firmado un acuerdo con Correos para ampliar los servicios financieros en la España rural. Con este acuerdo de colaboración, BBVA pone a disposición de la población 1.883 oficinas, 4.732 cajeros y una red de 363 agencias en áreas rurales. Además, Correos tiene 2.393 oficinas en estos municipios, donde presta un servicio de forma personal, para retirar dinero en efectivo con el menor desplazamiento posible.

 

Compartir:
  • linkedin share button