Reportaje

Objetivos de Desarrollo Sostenible

La gran empresa apuesta por los Objetivos de Desarrollo Sostenible

12/01/2021 El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible, la llamada Agenda 2030. Cinco años después de la aprobación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, y a una década para alcanzarlos, hacemos un balance de su nivel de cumplimiento.

Un lustro después de la aprobación de los ODS, el balance es positivo en cuanto a su grado de conocimiento. Así lo pone de manifiesto el informe “Contribución de las empresas españolas a la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030: una consulta integral”, de la Red Española del Pacto Mundial en colaboración con la Secretaría de Estado para la Agenda 2030, que apunta que el 81% de las empresas conocen los ODS. Pero aún queda camino por recorrer pues, según este mismo informe, sólo el 43% de ellas cree que pueden incorporarlos en la estrategia de su compañía, especialmente en lo que respecta a pymes y autónomos. Motivo por el que el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, reclamaba una mayor ambición y denominó esta década como “la Década de acción para los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Precisamente en esta línea se posiciona Borja Lafuente, head of Sustainability de Danone Iberia, al afirmar que “los ODS han impulsado a la comunidad internacional a tomar acción voluntaria para agrupar esfuerzos en la mitigación contra problemas que nosotros, como sociedad, hemos creado. La propuesta global y el compromiso de todo tipo de organizaciones es visible e incuestionable pero la naturaleza de este cambio es voluntaria y, desde nuestro punto de vista, los ODS implican solamente el primer paso hacia la transformación: una declaración de intenciones que indudablemente debe ir acompañada de acciones y proyectos reales. Es hora de pasar a la acción, cada organización carga con la responsabilidad de llevar a cabo estrategias para una transformación enfocada a alcanzar los objetivos marcados”.


Integración en la estrategia
Para CaixaBank, “como entidad concienciada fruto de nuestros orígenes, nuestra actuación responsable y nuestro compromiso social, los ODS son un camino imprescindible desde su creación para mejorar la sociedad y la calidad de vida de las personas. Tanto es así que el banco los ha integrado dentro del Plan Estratégico 2019-2021 y trabaja día a día para potenciarlos a través de nuestras acciones e inversiones. Además, en CaixaBank consideramos que el camino recorrido nos ayudará como sociedad a conseguir los objetivos marcados en la Agenda 2030. En la entidad estamos centrados en ser propulsores del cambio a través de compromisos concretos y tangibles, del desarrollo de buenas prácticas y de alianzas que permitan marcaros metas más allá de las del propio sector”, cuentan fuentes corporativas de CaixaBank.

Por su parte, en 2017 Coca-Cola puso en marcha su estrategia de sostenibilidad, “Avanzamos”, para Europa Occidental en la que se marcamos objetivos muy concretos. Tal y como explica Carmen Gómez-Acebo, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, “contribuimos a los ODS desde un compromiso sólido con el medio ambiente y las comunidades en las que estamos presentes. Así, tenemos incorporadas en nuestra estrategia de sostenibilidad más de 80 medidas con objetivos e indicadores de desempeño exigentes que nos permiten responder a cuestiones como la reciclabilidad de nuestros envases, la recuperación y protección hidrológica y de la biodiversidad, la agricultura sostenible, las medidas de reducción de nuestra huella hídrica y de emisiones, la implicación con las comunidades locales, el fomento de la diversidad e inclusión, etc.”.

En la misma línea se expresa el director de Personas, Calidad y Gestión Ética, Responsable y Excelente de Pascual, Joseba Arano, al afirmar que “en Pascual hemos adquirido un fuerte compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible desde su aprobación, integrándolos en nuestro modelo de gestión responsable ‘Pascual Aporta’ y contribuyendo así activamente a su cumplimiento en las fechas establecidas. Repartidos en los tres territorios de Pascual Aporta- Bienestar, Desarrollo y Medio Ambiente-, contribuimos de manera directa y real a 15 de los 17 ODS establecidos por Naciones Unidas, incidiendo directamente en 24 de sus metas”.

Por su parte, Cofares ha incorporado en su estrategia de RSE el compromiso con el ODS 3, el 13 y el 17. Tal y como comenta la responsable de Comunicación Interna y RSE de Cofares, Luz Álvarez Espiga, “consideramos que por nuestra actividad debemos ser rigurosos y coherentes, por ello debemos centrar nuestros esfuerzos para trabajar en objetivos alcanzables y teniendo muy presente nuestro ámbito de negocio y operaciones. Para ello reformulamos acciones internas, planteamos mejoras y cambios y reforzamos todos aquellos aspectos que contribuyan a colaborar y actuar bajo el marco responsable de esos Objetivos.

Buenas prácticas en el primer lustro

Desde 2015, los diez Principios del Pacto Mundial y los ODS recogidos en la Agenda 2030 forman parte de las políticas y motivaciones Leroy Merlin, encaminados a hacer del mundo un lugar mejor para las generaciones presentes y futuras. Su contribución más significativa se localiza en el área de producción y consumo responsable, donde destaca el impulso de las soluciones sostenibles. “En Leroy Merlin ofrecemos a nuestros clientes una gama de productos sostenibles que les permiten ahorrar agua y energía, tener un hogar más saludable, aprovechar las energías renovables y conservar los bosques. Toda la gama de Eco Opciones ha sido validada por ECODES (Fundación Ecología y Desarrollo) y dispone de certificaciones ambientales como FSC, PEFC o Madera Justa para los productos de madera, así como Ecolabel y Made In Green para otro tipo de productos”, explica Rodrigo de Salas, director de Comunicación, Identidad Corporativa y Negocio Responsable de Leroy Merlin.

En la misma línea trabaja El Corte Inglés, puesto que al ser una empresa del sector retail, su ODS central es el 12, de Producción y Consumo Responsables. “El trabajo, tanto aguas arriba con los proveedores y socios comerciales, como aguas abajo con los clientes supone el foco de nuestra estrategia de sostenibilidad. No obstante, el ODS12 se relaciona de forma sinérgica con muchos otros ODS y sus metas, como el 13, de Acción Climática; el 5, de Igualdad de Género; el 8, de Trabajo Decente y Crecimiento Económico; el 14, de Vida Submarina o el 15, de Vida de Ecosistemas Terrestres”, explica Delia García, head of Sustainability El Corte Inglés.” Así, y con estos objetivos en mente, hemos trabajado juntamente con nuestros stakeholders en el “Movimiento por la Sostenibilidad” para un modelo de negocio y un estilo de vida cada vez más sostenible”. Además, Delia García destaca que “la estrategia de sostenibilidad se ha posicionado en el centro del negocio, y prueba de ello es la elaboración de nuestra guía de producto sostenible para compradores y proveedores, la puesta en el mercado de más de 100.000 referencias de productos sostenibles, además de nuestra pertenencia al Pacto de la Moda, la Carta de la Industria de la Moda para la Acción Climática de las Naciones Unidas o Better Cotton Initiative, entre otras muchas iniciativas sectoriales y transversales y grandes alianzas”.

Por su parte, la directora de RSC de Lidl España, Michaela Reischl, destaca que bajo la premisa de ofrecer al cliente “la mejor calidad al mejor precio”,” entendemos que nuestra responsabilidad como cadena de supermercados abarca toda la cadena de valor relacionada con el producto, desde que se fabrica hasta que se pone a la venta. Por ello, velamos porque a lo largo de la misma se cumplan determinados estándares que respeten las condiciones sociales y medioambientales. Esta ambición queda plasmada en el Código de Conducta de Lidl, que forma parte de todos los contratos, de modo que se garantiza que todos los proveedores cumplan con dichos estándares de nuestras exigencias. En nuestra apuesta por la sostenibilidad, en Lidl colaboramos con varias certificadoras para ofrecer a los consumidores la certeza de que las materias primas de nuestros productos provienen de una producción sostenible y certificada, en la que se realiza un uso responsable de los recursos agrícolas, pesqueros y ganaderos. De hecho, el 31% de nuestro surtido cuenta con certificaciones de sostenibilidad”.

En el sector financiero, Banco Santander lleva varios años trabajando para contribuir al logro de varios de los ODS y apoyar el Acuerdo de París para combatir el cambio climático. “Nuestra actividad de Banca Responsable va especialmente dirigida a fomentar el fin de la pobreza y una educación de calidad (ODS 1 y 4), promover la igualdad de género (ODS 5), favorecer la energía asequible y no contaminante (ODS 7), potenciar el trabajo decente, el crecimiento económico y la reducción de las desigualdades (ODS 8 y 10), impulsar las ciudades y comunidades sostenibles, así como la producción y consumo responsables (ODS 11 y 12), apoyar la acción por el clima (ODS 13)”, explica Federico Gómez, director de Sostenibilidad de Banco Santander. “Desde 2019 hemos ayudado a más de 2,6 millones de personas a través de nuestros programas de inversión en la comunidad, hemos concedido más de 68.000 becas y ayudas a universitarios a través de Santander Universidades, y hemos empoderado financieramente a más de 2,8 millones de personas.

También hemos movilizado más de 22 billones de euros en financiación verde y en 2019 fuimos líderes en financiación de energías renovables para combatir el cambio climático, por citar sólo algunos de nuestros principales logros”,Por su parte, Vodafone contribuye a los ODS mediante las iniciativas puestas en marcha dentro del “Marco Estratégico de Empresa Sostenible”. En este sentido, “trabajamos sobre tres pilares: Diversidad e Igualdad, Innovación y Energía y Empleabilidad de los Jóvenes”, explica Isabel García Urue, Team Leader de Sostenibilidad y Calidad de Vodafone España. “Como proyectos destacados me gustaría mencionar el programa DigiCraft de la Fundación Vodafone España, un programa educativo en competencias digitales que quiere contribuir al cambio del modelo educativo en lo referente a la tecnología y las competencias digitales. Dirigido a niños y niñas de entre 6 y 12 años, DigiCraft combina el uso de tecnologías exponenciales con actividades manuales, ‘crafty’, mediante el juego y la experimentación para que, de forma divertida, estos niños adquieran conocimientos imprescindibles para su futuro. Este programa ha contribuido en el último ejercicio a la contribución de los ODS 4 y 10 gracias a la formación de 5.200 niños y niñas en competencias digitales dentro de los cuales casi 1.200 proceden de colectivos en riesgo de exclusión social”.

Henkel también ha apostado, entre otros por realizar actividades que contribuyen especialmente a “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. Por ejemplo, el programa Shaping Futures ofrece más posibilidades de futuro a chicos y chicas en situaciones desfavorecidas al enseñarles la profesión de la peluquería. Lo que empezó en 2008 como un proyecto local japonés con niños camboyanos que viven en la calle, se transformó en una iniciativa global en 2010 cuando Schwarzkopf Professional se asoció con SOS Aldeas Infantiles para lanzar Shaping Futures”, cuenta Elisenda Ballester, directora de Comunicación Corporativa de Henkel Ibérica. Paralelamente, también destaca como importante preocupación de la agenda de Henkel la a lucha contra el cambio climático. “De hecho, el objetivo a largo plazo de la estrategia de sostenibilidad de Henkel es alcanzar más con menos. En este sentido, la compañía se ha planteado como objetivo triplicar su eficiencia para el año 2030 reduciendo el consumo de energía, la emisión de CO2, la generación de residuos y el consumo de agua, entre otros”, añade Ballester.

Por la naturaleza de su actividad -la alimentación, con un alto impacto en el uso de recursos naturales- y por su tamaño -con su presencia global todo el mundo-, Nestlé actúa sobre casi todos los ODS, aunque el foco se sitúa en aquellos relacionados con la salud y el bienestar, el desarrollo económico y social y el medio ambiente. Tal y como cuenta el responsable de Comunicación Corporativa de Nestlé, Carlos Moyano, “a nivel mundial, cabe destacar el lanzamiento de productos que abordan necesidades y carencias nutricionales específicas, y que en solo 2019 han ascendido a más de 1.300 productos. En el ámbito social, a través de nuestra iniciativa Alliance for YOUth, ya hemos ofrecido junto con nuestros socios empresariales más de 450.000 puestos de trabajo y oportunidades de formación a jóvenes menores de 30 años. Finalmente, en la preservación del medio ambiente, ya más de 330 fábricas de Nestlé en los cinco continentes son cero residuos a vertedero, y hemos logrado reducir un 34% las emisiones de gases de efecto invernadero por tonelada de producto desde 2010, en nuestra la lucha contra el cambio climático”.

Por el mismo motivo, Mondelez también desarrolla diversos proyectos que le permiten, de una manera u otra, trabajar en varios de los ODS establecidos por la ONU. La manager de Asuntos Corporativos y Comunicación de Mondelez International Iberia, Esther Patino, comenta que, por la propia naturaleza de su actividad, la compañía se enfoca especialmente en el ODS 2 (Hambre cero), el 3 (Salud y Bienestar), el 12 (Producción y Consumo Responsables), el 13 (Acción por el Clima) y el 15 (Vida y Ecosistemas Terrestres). Para ello, “tenemos programas como “Coca Life” o “Compromiso Harmony”, que fomentan el cultivo sostenible de cacao y trigo, así como ambiciosos objetivos de reducción de residuos y de disminución del impacto ambiental de nuestra actividad. Según nuestro último informe ‘Snacking Made Right’, hemos reducido un 15% las emisiones de CO2 generadas a través de nuestros procesos de producción, y hemos eliminado 64.850 toneladas de packaging”.

Como empresa biofarmacéutica comprometida con la mejora de la salud y el bienestar en todo el mundo, el ODS 3 es el núcleo del negocio de MSD y está alineado con su misión como Compañía. En este sentido, y siguiendo algunas de las metas concretas que propugnan los propios ODS, la directora ejecutiva de Policy de MSD en España, Cristina Nadal, afirma que “desde MSD facilitamos el acceso a medicamentos y vacunas esenciales, a través de nuestros programas de largo alcance como MSD para las Madres o el programa de Donación de MECTIZAN, y a través de otros planes de donaciones de productos y asistencia al paciente, llegando así a ayudar en 2019 a aproximadamente 404 millones de personas a nivel mundial”.

En el caso de Naturgy, como empresa energética, los objetivos donde ha puesto mayor foco son el 7, el 11 y el 13. Nuria Rodríguez, directora de medio ambiente y responsabilidad social de Naturgy, asegura que “creemos que reflejan muy bien los esfuerzos que debemos realizar en la transición energética para conseguir la descarbonización de la economía. En este sentido, en los últimos dos años desde que lanzamos nuestro Plan Estratégico en 2018, hemos reducido nuestras emisiones de CO2 en un 26% y aumentado la generación renovable hasta el 27% siendo las inversiones en este apartado las más elevadas de todo nuestro plan”.

Por su parte, Enagás está poniendo el foco en aquellos ODS más relacionados con el proceso de transición energética. “Por un lado, promoviendo el desarrollo de gases renovables y adaptando nuestras infraestructuras para su transporte (ODS7 y ODS9), estableciendo una senda hacia la neutralidad en carbono en 2050 en la que la eficiencia energética es clave (ODS13), y todo ello, atrayendo y reteniendo el mejor talento y promoviendo el crecimiento económico, el empleo y la igualdad de oportunidades (ODS8 y ODS5)”, explica la gerente de Sostenibilidad y Medio Ambiente de Enagás, Elena Blanco.

Como compañía aseguradora, “en Mutua Madrileña contribuimos de forma directa a la consecución de los ODS, tanto a través de nuestra actividad como compañía, como a través de nuestro compromiso social e inversión en la comunidad, que llevamos a cabo principalmente con la Fundación Mutua Madrileña”, explica Lorenzo Cooklin, director de Comunicación, RSC e Identidad Corporativa de Mutua Madrileña y director general de la Fundación Mutua Madrileña. Aunque la empresa trabaja muchos ODS, Lorenzo Cooklin asegura sentirse especialmente orgulloso “de la contribución de Mutua Madrileña con el ODS 5 (Igualdad de género), puesto que la igualdad y la diversidad son una seña de identidad de nuestra compañía, que concretamos en nuestros planes de Igualdad, de Diversidad de Género, la inexistencia de brecha salarial o el Programa Liderazgo Femenino, entre otros muchos programas, más sociales, que se llevan a cabo desde nuestra fundación para acabar con la desigualdad y la violencia de género”.

En una línea similar se encuentra MAPFRE que, después de un análisis exhaustivo de su actividad en relación con los ODS. ha definido un mapa corporativo de los Objetivos prioritarios: fin de la pobreza (ODS 1), salud y bienestar (ODS 3), educación de calidad (ODS 4), igualdad de género (ODS 5), trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8), industria, innovación e infraestructuras (ODS 9), ciudades y comunidades sostenibles (ODS 12), acción por el clima (ODS 13) y alianzas para lograr los objetivos (ODS17). “Desde entonces -explica Clara Bazán, directora corporativa de Sostenibilidad de MAPFRE-, hemos contado con líneas de trabajo dedicadas a los ODS y, además, hemos podido fijar varios compromisos en materia de sostenibilidad que cuentan con objetivos concretos que contribuyen directa y positivamente a distintas metas de estos ODS. Algunos ejemplos su compromiso con la igualdad de género, ODS 5, con el objetivo de lograr que un 45% de las vacantes en puestos de responsabilidad sean desempeñados por mujeres; así como su compromiso con la inclusión ligada al ODS 8, que nos compromete a que, al menos, un 3% de la plantilla esté formada con personas con discapacidad”.

También se ha centrado en el compromiso con las personas Correos. Tal y como cuenta su subdirectora de Relaciones y Sostenibilidad, Elena Fernández, destaca “el “Plan de Diversidad e Inclusión” que vertebra todas las iniciativas que se realizan en esta materia. “Este Plan, además de ser transversal, global, social y comprometido con aquellas iniciativas internas o externas que apoyen la diversidad e inclusión, actúa sobre cuatro dimensiones: género, personas con capacidades diferentes, generacional y cultural; que, a su vez, se basan en siete ejes de trabajo (promoción, formación, talento, cultura, RSC, empresa saludable y comunicación). El Plan de diversidad se enmarca en el ODS 10 y en la meta 10.2 De aquí a 2030, potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición”.

En el ámbito de las personas y vinculado a su estrategia corporativa, la directora de Auditoría Interna, Cumplimiento y RSC de ENUSA, Rosario Arévalo, destaca los avances logrados en sus ODS prioritarios: “Uno de los más importantes ha sido la firma, tras cinco años de falta de acuerdo, de los convenios colectivos de los centros de trabajo de Juzbado y Saelices el Chico que vienen a modernizar y actualizar distintos aspectos concernientes a las relaciones laborales, así como en materia de conciliación de la vida laboral, personal y familiar e igualdad”.


Mirando al futuro

No obstante, todavía queda un largo camino por recorrer. Tal y como afirma la directora de Sostenibilidad para la región Sur de Europa de Canon, Gema Escudero, “la Agenda 2030 debe convertirse en un elemento proactivo de toma de decisiones. Las Administraciones Públicas y las organizaciones debemos mirar a la Agenda 2030 como un elemento influyente en la toma de decisiones más que una taxonomía o clasificación de las iniciativas que se ponen en marcha”.

También queda por ver cómo afectará la COVID-19 y la nueva normalidad a la consecución de los ODS. Según datos de Forética, el 29% de los ODS se habrían visto impactados muy negativamente por la crisis de la COVID-19, entre ellos el ODS 1 -fin de la pobreza-, el ODS 2 hambre cero y el ODS 10 reducción de desigualdades, y hay otros que también podrían seguir esta misma tendencia, como el ODS 4 educación de calidad o el ODS 5 igualdad de género. “Ello implica que, si la Agenda 2030 era crítica, ahora se haya convertido en crucial no sólo para salvaguardar los logros alcanzados hoy en día, sino también para liderar una recuperación más sostenible”, comenta Rosario Arévalo, de ENUSA.

Por su parte, Luz Álvarez Espiga, de Cofares, considera que este año 2020, debido a la pandemia, “se va a evidenciar un punto de inflexión en los ODS. Algunos de ellos van a sufrir un estancamiento debido a graves problemas globales. ODS como el 1, 2, 4.. pobreza, hambre, educación quedarán muy tocados con la pandemia, dando grandes pasos hacia atrás, y en los que será difícil ver una próxima recuperación. Si bien es cierto que en paralelo se están llevando a cabo esfuerzos titánicos en empresas, organizaciones y gobiernos en materia de salud para combatir esta situación que parece que potencian el ODS “2.

No obstante, Elena Fernandez, de Correos, apunta que las pérdidas económicas provocadas por la pandemia acentuarán el aumento de la pobreza y de las desigualdades en todos los estados, ”a nivel europeo, el Pacto Verde adoptado por la Comisión, unido a los fondos puestos a disposición de los países de la Unión para asegurar una recuperación verde e inclusiva (Next Generation UE), serán un instrumento clave para avanzar en la consecución de los ODS, pero queda mucho por hacer y los avances, para que sean significativos, deben ser globales”.En este sentido, Elena Blanco, de Enagás, destaca que “es necesario que las empresas integren la sostenibilidad en su estrategia y establezcan retos ambiciosos para continuar generando valor en el futuro, para ser más resilientes y para contribuir a una recuperación sostenible. Para ello apunta, palancas como la incorporación de variables de sostenibilidad en los sistemas retributivos son clave.


Descargar archivo »

Enviar reportaje