Reportaje

Reporte

La legislación aporta mayor rigor y transparencia de la información no financiera

07/02/2020 Tras pasar por el Congreso de los Diputados y el Senado, 2018 terminaba con la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Ley de información no financiera y diversidad,que llegó para sustituir el Decreto Ley de 2017 y modificar la Ley de sociedades de capital y la Ley de auditoría de cuentas. La nueva Ley, más exigente, incluye los siguientes cambios respecto a la Directiva Europea: ampliación del ámbito de aplicación a todas las compañías de más de 250 empleados, sin excepción; obligatoriedad de verificación externa; información explícita en materia de contribución fiscal por países, y de salarios y contratos; así como mayores garantías en la divulgación. Un cambio legislativo que convierte a España en un referente a nivel europeo en materia de divulgación de información extrafinanciera, elevando los niveles de exigencia en cuanto a transparencia y fiabilidad en el reporting de estos datos. En este reportaje analizamos cómo las empresas han vivido su primer reporte bajo el amparo de la nueva legislación, así como los retos que han tenido que afrontar para cumplirla.

Antes de entrar en vigor la Ley, España ya era líder en reporting. Según datos de EY, durante el año 2017, solo en nuestro país, un total de 875 empresas -entre grandes empresas, pymes y tercer sector- presentaron sus respectivos informes de información no financiera, lo que supone un crecimiento del 6% en comparación con el ejercicio anterior y un 14% del total de los informes publicados a nivel mundial. Una realidad que también demuestra, año tras año, el informe que realiza la Red Española del Pacto Mundial a partir del análisis de los informes de progreso y memorias de sostenibilidad de sus empresas asociadas. En el acto de presentación de la última publicación, titulada “Comunicando el progreso 2018. Una visión integrada en sostenibilidad y reporting”, la subdirectora de la Red Española del Pacto Mundial, Cristina Sánchez, hizo referencia a los retos a los que se enfrenta el reporting, que definió la publicación como “un termómetro que nos ayuda a identificar las áreas de mejora y a poner en valor el esfuerzo que se está haciendo en favor de la sostenibilidad desde el mundo empresarial. El reporting es la consecuencia de las políticas de sostenibilidad de las empresas. La calidad y la verificación de la información es básica para cumplir con la redición de cuentas y la transparencia”.

Una mayor transparencia

La Ley de información no financiera y diversidad aumenta el nivel de exigencia al ampliar el ámbito de aplicación a todas las compañías de más de 250 empleados, sin excepción; establece la obligatoriedad de verificación externa; información explícita en materia de contribución fiscal por países, y de salarios y contratos; así como mayores garantías en la divulgación. Precisamente, Marta Martín, VP Corporate Responsability & Internal Communication de NH Hotel Group, afirma que “el punto diferencial y de evolución ha sido el hecho de equiparar la información no financiera con la financiera, en términos de formulación, aprobación y depósito en el Consejo de Administración y Junta de Accionistas. De esta forma, todos los consejeros tienen responsabilidad sobre la totalidad de la información que se publique, aportando fiabilidad y garantía de la misma. Por ello es tan importante que la información no financiera sea veraz y que esté verificada, aunque también supone un reto para la compañía en la gestión y control de toda esta información”.

“La publicación de la Ley ha supuesto una oportunidad para reforzar el papel de la sostenibilidad en España”, asegura el director de Sostenibilidad de Accenture España, José Manuel Rodríguez. “El hecho de ser una Ley que aplica a un mayor número de organizaciones ha generado una revolución en la forma en la que éstas van a reportar su desempeño económico, social y ambiental pudiendo mejorar la comparabilidad entre la información que ofrece cada una de ellas. Para aquellas empresas que hasta ahora no han hecho el ejercicio del reporte seguro que supone un gran esfuerzo de diagnóstico interno, recopilación de datos, medición de resultados etc., pero también les llevará a ir más allá en su gestión de la sostenibilidad en todos los ámbitos”, afirma José Manuel Rodríguez. Gerardo Echave, Sustainability manager de BBVA, se muestra partidario de un mayor nivel de reporte y transparencia. “Desde nuestro punto de vista, es deseable y necesario que las empresas divulguen información no financiera, que quizá́ deberíamos empezar a denominar ASG, pues trata sobre aspectos que sítienen impacto en el desempeño financiero de las compañías. Esta información es fundamental para entender cómo una empresa es gestionada, más allá de los datos financieros. La transparencia facilita la comparabilidad y ayuda a los inversores a tomar mejores decisiones. Publicar la información en un único informe ayuda a la comprensión del desempeño de la compañía en todos sus ámbitos”.

Precisamente, el director de Personas, Calidad y Gestión Ética, Responsable y Excelente, Joseba Arano, también destaca como ventaja la mayor transparencia de cara a los grupos de interés, desde clientes, empleados o proveedores, hasta los propios consumidores. “Hoy en día, la información financiera ya no es suficiente para evaluar a una empresa, porque no proporciona información sobre aspectos necesarios en ciertas decisiones. Por ejemplo, cuando un consumidor quiere saber si un producto es saludable o si su proceso de elaboración impacta lo menos posible en el medio ambiente. O cuando un cliente o un proveedor quiere saber si está haciendo negocio con empresas que están comprometidas con los derechos humanos y el desarrollo sostenible”, comenta Arano. Así pues, todos los directivos ven esta Ley como una oportunidad para generar confianza, fomentar la transparencia y ejercer un mayor control en aspectos que van más allá de los datos financieros, respondiendo así a las demandas de los inversores y de la sociedad en su conjunto.

“Integrar en un único informe la información financiera y la no financiera complementa la visión de la compañía y permite comprender mejor el comportamiento, la evolución y los resultados de una empresa y sus perspectivas de futuro. También facilita que las decisiones que toman con respecto a una compañía los distintos grupos de interés estén basadas en una información más completa y unificada que, además, está verificada por un prestador independiente. En este sentido, aporta más transparencia”, asegura la directora corporativa de Sostenibilidad de MAPFRE, Clara Bazán. En palabras del responsable de comunicación corporativa de Nestlé España, Carlos Moyano, “un informe integrado de la actividad de la empresa permite ofrecer una visión holística de la misma y demostrar el impacto real de la organización, no sólo en términos económicos sino también en la sociedad y el medio ambiente. La LINF redunda en la necesidad de aportar información cualitativa y cuantitativa que permita no solo propiciar una mayor transparencia, sino también dejar constancia de nuestra evolución como compañía, lo cual nos alienta a seguir mejorando. Además, la necesidad de verificación por parte de un experto independiente y de adjuntarlo a las cuentas anuales de la compañía ha reforzado aún más la transparencia en la que todo el Grupo Nestlé está trabajando desde hace muchos años”.

Por su parte, Isabel García Urue, Team Leader Sostenibilidad y Calidad de Vodafone, destaca la relevancia que la nueva legislación tiene como herramienta de mejora continua de la organización que impacta, a su vez, en la reputación. Y afirma: “Creo que el reporte integrado además de conllevar beneficios en reputación, también se ha convertido en una ventaja competitiva. Gracias a estos informes, tenemos gran cantidad de información recolectada y una trazabilidad que nos permite satisfacer las necesidades de información de muchos grupos de interés, lo que mejora su confianza y genera más transparencia”. Un aspecto que también comenta la responsable del Servicio de Estudios de la Subdirección de Relaciones Institucionales y Transparencia de Correos: “Los nuevos requerimientos legales han hecho enfrentarnos a algunas cuestiones sobre las que hasta ahora no nos habíamos preguntando internamente, al menos de manera formal. Cuestiones que no eran informadas y que al analizarlas para su reporte, hemos visto que eran mejorables.

Su reporte ha mejorado su gestión. Y a la inversa. Hemos reconocido el valor de algunas buenas prácticas que veníamos desarrollando y que no habíamos puesto en valor suficientemente. La nueva ley ha facilitado la comparabilidad entre empresas y eso nos ha permitido mostrar aquello en lo que sobresalimos”. Al hilo de la rendición de cuentas ante todos los stakeholders, la directora de Asuntos Corporativos de Lilly, Teresa Millán, opina que “las empresas tienen que rendir cuentas no sólo a sus inversores, sino a todos sus grupos de interés y ésta es una forma estandarizada de hacerlo. También puede ocurrir que algunas empresas lo vivan como un requisito legal que hay que cumplir y no tengan la convicción necesaria para hacer ese análisis de la gestión que se lleva a cabo en la empresa y su repercusión en la sociedad, más allá de los temas financieros. Sin embargo, creo que el análisis de la materialidad permite que se pueda comprobar si las empresas son consecuentes con lo que comunican”.

Pero más allá de ofrecer una mayor información y transparencia a los diferentes grupos de interés, la entrada en vigor de la Ley también tiene una repercusión positiva en el negocio. Tal y como destaca el director de Relaciones Institucionales, RSC y Regulación de El Corte Inglés, Carlos Cabanas, “la obligatoriedad de elaborar el Informe No Financiero ha supuesto un salto cualitativo en su integración en la gestión empresarial. En la actualidad, las prácticas dirigidas hacia una mayor transparencia, la creación de valor a largo plazo y la sostenibilidad social y medioambiental están marcando el camino en el mundo empresarial”. Y añade: “La información no financiera ayuda a identificar nuevas oportunidades para el negocio y también identifica posibles riesgos a largo plazo”. En este sentido, la responsable de Gobernanza de la Dirección de Desarrollo Sostenible de SUEZ, Cristina Pena, también destaca la aplicación a la estrategia empresarial puesto que “la Ley ha permitido ampliar la reflexión sobre los riesgos de la compañía y obtener más información relevante sobre nuestro impacto y contribución social, económica y ambiental. El aumento de la transparencia en nuestra compañía nos ayuda a potenciar el diálogo y la relación con nuestros grupos de interés y aumentar el compromiso y engagement de los trabajadores”. En definitiva, “disponer de mayor información nos permite conocernos mejor e incorporar nuevos retos y perspectivas en los planos estratégicos de la compañía”, asevera Cristina Pena.


El tiempo y los estándares, los principales retos

Pero la aprobación de la Ley también ha supuesto retos para las empresas afectadas. Y es que, entre otras circunstancias, las compañías han tenido un plazo de tres meses para incluir el estado de la información no financiera en el informe de gestión consolidado, desde que se publicóla Ley, en diciembre de 2018. En este sentido, la gerente de RSC y Proyectos Sociales de Mutua Madrileña, Conchita Navarro, destaca que “el principal efecto de esta Ley ha estado sobre todo en los plazos y la forma de reportar, pues todos los hitos que aborda esta norma ya eran parte de nuestra gestión de forma habitual. Dada la fecha de publicación de la Ley y que ya aplicaba al ejercicio que acababa, estos estrechos márgenes de actuación han sido el verdadero reto, tanto para nosotros como para el resto de las compañías en general. A partir de aquí, creemos que el efecto es positivo porque sin duda contribuye a fomentar la transparencia, y cuanta más haya, más motivación a la actuación encontraremos para seguir trabajando en este sentido”.

Otro de los retos de la actual legislación lo apunta Isabel García Urue, de Vodafone, al afirmar que “el reporte es una excelente herramienta para reflejar los esfuerzos y los resultados de los procesos de mejora continua de las organizaciones, pero también creo que deberían centrarse en los temas materiales y que las lagunas en la definición de algunos indicadores y criterios, junto a los diferentes estándares internacionales utilizados por las empresas, hacen que los reportes no sean fácilmente comparables, como sí son los reportes financieros. Por otro lado, también sería conveniente establecer una metodología o criterio homogéneo a la hora de verificar esa información”.

En definitiva, los directivos consultados coinciden en destacar el efecto positivo que ha tenido la entrada en vigor de la Ley de información no financiera y diversidad, pero reconocen que tiene recorrido de mejora. Tal y como recuerda Ángel Fraile, CSR Director - Head of Sustainability Planning and Stakeholder Engagement Iberia de Endesa, “la no existencia de mecanismos sancionadores y la falta de estándares claros, ha determinado que, en ocasiones, las empresas obligadas por la Ley se limiten a cubrir el expediente”. En este sentido, el informe de EY sobre el cumplimiento de la ley por parte de las empresas del Ibex 35 revela que en este segmento se ha producido un avance significativo aunque todavía hay retos para los próximos años como mejorar los sistemas de control interno de la información u homogeneizar los indicadores para permitir una mayor comparabilidad. Destaca que el 98% de los indicadores cuantitativos no financieros tienen más de una forma diferente de medición y algunos como la brecha salarial, de la que hay un 3% que no reporta, a pesar de ser obligatorio, tiene hasta 14 formas diferentes de cálculo, algunas obviando aspectos explícitamente incorporados en la ley como la consideración de todo tipo de retribuciones, incluyendo las variables. “Pero cuando vemos la evolución respecto al año anterior, hay muchos motivos para el optimismo. La evolución en cuanto al número de empresas reportando -muchas de ellas por primera vez-, la cantidad de indicadores reportados y la calidad de los mismos se ha incrementado exponencialmente”, matiza el directivo de Endesa.

Comprimir los plazos de reporting, el mayor reto

Ángel Fraile, CSR Director - Head of Sustainability Planning and Stakeholder Engagement Iberia de Endesa

Para Endesa, que venía haciendo informes de sostenibilidad desde hace décadas y que eran aprobados, antes de la aparición de la Ley, por el Consejo de Administración y se presentaban en la Junta General de Accionistas, el cambio más relevante ha sido el de comprimir los plazos de reporting, puesto que la práctica totalidad de la información ya la venía reportando. “La Ley también ha supuesto la necesidad de entrar en un proceso de reflexión sobre qué formatos de salida debe tener la información no financiera para intentar conjugar varias necesidades: evitar duplicidades, dar respuesta a los requerimientos legales y responder a los requerimientos de información del amplio conjunto de grupos de interés. Y por último, nos ha permitido profundizar en la ya estrecha relación entre el área de sostenibilidad y el área financiera. Nosotros teníamos claro desde hace años que la sostenibilidad debía estar integrada en el proceso de reflexión estratégica que configura el plan industrial, en la operativa y en la rendición de cuentas pero la Ley ha reforzado la necesidad de que los procesos de reporting financiero y no financiero estén totalmente coordinados”, comenta Ángel Fraile.


Un incremento de la información puesta a disposición de los stakeholders

Gerardo Echave, Sustainability manager de BBVA

Hace años que BBVA ya reportaba los aspectos extrafinancieros, pero Gerardo Echave considera que “la aprobación de la Ley ha supuesto un incremento de la información puesta a disposición de los grupos de interés”. Su publicación, además, ha impulsado un proyecto interno en BBVA para unificar los diferentes informes que se venían haciendo en uno solo que contenga, no solo la información requerida por la Ley, sino toda la información no financiera de la compañía. “La realización de este informe supone un reto organizativo en términos de tiempo, ya que, el hecho de involucrar por primera vez al Consejo de Administración en la aprobación de una nueva información y además tenerla verificada, implica reducir plazos para, por contra, publicar mucha más información de la que veníamos publicando hasta ahora”. Gerardo Echave apunta que requiere, además, un trabajo de coordinación entre distintas áreas que deben consensuar contenidos y empezar a hablar el mismo idioma. “El resultado es beneficioso para la compañía y para la interlocución con grupos de interés, que ahora cuentan con una información más transparente e integrada”.


Una visión completa y coherente de la gestión de la empresa

Sonia Gómez Iglesias, responsable del Servicio de Estudios de la Subdirección de Relaciones Institucionales y Transparencia de Correos

Correos tiene cierta trayectoria en la elaboración de un informe integrado. Desde 2013, la compañía reporta su actividad a través de este modelo, empleando tanto las directrices de IIRC como el modelo GRI, y más recientemente, incorporando los Principios del Pacto Mundial y los ODS. “Desde esa fecha decidimos hacer el ejercicio de reflejar en un único documento nuestro desempeño, retos e impactos financieros y no financieros. Mostrando, además, su vinculación con la estrategia, el modelo de negocio y las relaciones que mantenemos con nuestros grupos de interés. Estamos realmente convencidos de las virtudes del reporte integrado, porque ofrece una visión completa y coherente de la gestión de la empresa, sin compartimentos estancos ni contradicciones. Esto aporta mayor transparencia y mejor comprensión de nuestra aportación de valor”, comenta Sonia Gómez.

Hemos asumido la RSE y la sostenibilidad como algo que nos implica a todos

María del Carmen García de Paredes, Corporate Legal Associate director de Coca-Cola European Partners Iberia

Desde su creación, Coca-Cola European Partners (CCEP) ha elaborado al final de cada ejercicio un informe integrado que incluye información no financiera (principalmente de sostenibilidad) y de diversidad, tanto a nivel global como a nivel particular, en cada una de las unidades de negocio. Además, en el caso de Iberia, desde 2017 redacta estos informes de sostenibilidad junto con Coca-Cola España. “Este informe incluye una descripción del modelo de negocio, entorno empresarial y organización, presencia geográfica, etc., y facilita información significativa de la compañía a cerca de cuestiones medioambientales, sociales y relativas al personal, el respeto de los derechos humanos, la lucha contra la corrupción y el soborno, en el desarrollo de su actividad. También introduce las políticas que se han implementado para gestionar y mitigar los riesgos identificados.
Así pues, la entrada en vigor de la Ley no ha supuesto un gran cambio para la compañía. “Se han preparado informes para aquellas sociedades del grupo Coca-Cola European Partners Iberia que superan los parámetros que exige la Ley para fomentar la comprensión de nuestra actividad y la transparencia. Quienes formamos esta organización hemos asumido la RSE y la sostenibilidad como algo que nos implica a todos, empezando por el Consejo de Administración y continuando por cada uno de los miembros del equipo”

Incrementa el rigor de la información

Clara Bazán, directora corporativa de Sostenibilidad de MAPFRE

MAPFRE lleva 14 años reportando la información no financiera siguiendo la metodología internacional del Global Reporting Initiative (GRI) como referencia. Hasta 2017 en su Informe de Responsabilidad Social Corporativa y, desde esa fecha, a través del Informe Anual Integrado. En 2017 cumplió con los requisitos de Información no financiera y diversidad establecidos en el Real Decreto-ley 18/2017 de trasposición de la Directiva Europea, y un año más tarde, en cumplimiento de la Ley 11/2018, incorporó el estado de información no financiera y diversidad en el Informe Anual Integrado de MAPFRE 2018. Todos los informes han sido verificados y están publicados en la página web corporativa de MAPFRE. De este modo, MAPFRE ha integrado el estado de información no financiera en el Informe Anual Integrado, un proceso en el que Clara Bazán destaca dos cambios para dar cumplimiento a la Ley. “Por una parte, hemos tenido que identificar en el Índice de Indicadores GRI la información a la que hace referencia la Ley 11/2018, lo que nos ha permitido dar cumplimiento a sus requerimientos. El segundo cambio tiene que ver con el hecho de que el informe tenga que ser aprobado por el Consejo y tenga que someterse además a su aprobación por la Junta de Accionistas, lo que sin duda contribuye a incrementar el rigor de la información”.

El mayor esfuerzo ha sido el cumplimiento de los plazos

José Manuel Rodríguez, director de Sostenibilidad de Accenture España

En el caso de Accenture, la aplicación de la Ley de información no financiera y diversidad se materializa con la publicación de su memoria de sostenibilidad. “Afortunadamente, llevamos muchos años reportando y verificando con auditores externos toda la información que publicamos, siempre respaldada por el máximo nivel otorgado por distintos organismos internacionales. La adaptación a los requisitos de la nueva Ley es un paso más entre un contexto voluntario y otro más regulado”, comenta José Manuel Rodríguez. Por este motivo, para la compañía no ha supuesto un gran esfuerzo desde el punto de vista técnico, “salvo la publicación de información que hasta ahora no publicábamos como, por ejemplo, algunos datos financieros o relativos al personal. El mayor esfuerzo ha sido el cumplimiento de los plazos que exige la Ley para poner a disposición pública nuestro informe”.

Es importante que la información sea veraz y esté verificada

Marta Martín, VP Corporate Responsability & Internal Communication de NH Hotel Group
NH Hotel Group ya venía reportando desde 2006 su información no financiera a través de la Memoria Anual de Responsabilidad Social Corporativa, por lo que, “la mayor parte de la información requerida por la Ley, tanto a nivel de reporting como de transparencia, ya estaba contemplada en nuestros informes anteriores”, comenta Marta Martín. Concretamente, la compañía hotelera utiliza los estándares de GRI para la elaboración de su informe, así como su compromiso con los Diez Principios de Pacto Mundial y los ODS de Naciones Unidas. No obstante, “el punto diferencial y de evolución, ha sido el hecho de equiparar la información no financiera con la financiera, en términos de formulación, aprobación y depósito en el Consejo de Administración y Junta de Accionistas. De esta forma, todos los consejeros tienen responsabilidad sobre la totalidad de la información que se publique, aportando fiabilidad y garantía de la misma. Por ello es tan importante que la información no financiera sea veraz y que esté verificada, aunque también supone un reto para la compañía en la gestión y control de toda esta información”.


La Ley ha supuesto añadir algunos apartados y simplificar otros

Carlos Moyano, responsable de Comunicación Corporativa de Nestlé España

Nestlé España elabora anualmente, desde el año 2010, un informe sobre Creación de Valor Compartido, que refleja las actividades que la compañía lleva a cabo con el fin de crear valor para la empresa y para la sociedad. El documento proporciona una serie de indicadores que demuestran el progreso de la empresa en materia económica, social y ambiental, señalando los retos fijados para los próximos años. “Este año hemos elaborado dicho informe, correspondiente al ejercicio 2018, siguiendo las indicaciones recogidas en la Ley de información no financiera, lo que ha supuesto añadir algunos apartados y simplificar otros, aunque en general no ha supuesto un cambio sustancial respecto al informe que veníamos haciendo”, comenta Carlos Moyano. La novedad principal es que en la preparación del informe han intervenido muy activamente muchas áreas de la compañía, que han trabajado conjuntamente y se han coordinado para la obtención de la información que iba a ser objeto de verificación por parte de un experto independiente.


Abordamos este proyecto de forma totalmente transversal

Conchita Navarro, gerente de RSC y Proyectos Sociales de Mutua Madrileña

Mutua Madrileña ya llevaba muchos años reportando sobre la gestión de la compañía en aquellos ámbitos no vinculados directamente al negocio o no financieros. Por tanto, el nuevo estado de información no financiera ha supuesto, básicamente, cambiar el formato para adaptarse a unos determinados parámetros. “Para nosotros el principal cambio ha estado en la forma, no en el fondo”, afirma Conchita Navarro. La gestión de dicho informe está coordinada por la Dirección de Comunicación, Identidad Corporativa y RSC, pero a su vez implica también a la mayor parte de departamentos. “En Mutua este proyecto lo abordamos de forma totalmente transversal, pues la gestión de los aspectos relativos a la responsabilidad social corporativa afecta a todas las áreas y a todas las decisiones de la compañía, comenzando por la alta dirección y permeando al resto de la organización”.


El proceso de elaboración del informe integrado ha supuesto un desafío

Isabel García Urue, Team Leader Sostenibilidad y Calidad de Vodafone

Para Vodafone, la publicación del informe Integrado no ha supuesto un gran cambio, ya que la compañía elabora informes desde 2005. Tal y como comenta Isabel García, “en un primer momento, nuestros informes únicamente recogían los principales impactos de nuestra organización en la sociedad y lo que estábamos haciendo para mitigarlos, pero hemos ido siguiendo un proceso de evolución y mejora. Así, hemos incluido progresivamente otros aspectos como nuestra estrategia, el potencial de nuestros productos y servicios para mejorar la calidad de vida de las personas y del entorno, los indicadores GRI, nuestra contribución al desarrollo del país, a la digitalización, nuestros riesgos o nuestra contribución a los ODS, entre otros, hasta llegar al último informe, en el que se da cumplimiento a los requisitos de la Ley”. El proceso de elaboración del informe integrado ha supuesto un desafío, ya que “ha sido necesario involucrar a muchos equipos y hacerles entender la necesidad de integrar y reportar parte de la información que ellos manejan como elemento importante de los resultados del negocio.


El reporte ha adquirido un mayor protagonismo

Teresa Millán, directora de Asuntos Corporativos de Lilly

Lilly publica su memoria de RSE desde 2006, motivo por el cual la entrada en vigor de la nueva legislación no ha supuesto un gran cambio. “Si bien es cier to que las tres últimas memorias de Lilly tenían una periodicidad bianual y a partir de ahora nuestro reporte será anual. Otro tema es que, al tratarse de un requisito legal, ha despertado un mayor interés por todas las áreas de la compañía y hemos notado que este material ha adquirido un mayor protagonismo”, comenta Teresa Millán.
Además, la compañía dispone de un modelo de reporte integrado como tal. “Reportamos nuestras cuentas por un lado y comunicamos nuestro Estado de Información No Financiera en un documento que recoge una gran parte de los resultados económicos, pero no con un gran detalle. La elaboración este año ha supuesto un respaldo a un trabajo que se venía realizando desde hace años, pues contribuye a valorar la importancia de la Responsabilidad Social y de la transparencia en todos los temas de la empresa, más allá de los aspectos financieros. Además, ahora que es obligatorio, nuestros compañeros han valorado aún más que Lilly haya sido de las pioneras en nuestro sector a la hora de publicar su memoria de RSE”.

Hemos realizado un nuevo análisis de materialidad en profundidad

Carlos Cabanas, director de Relaciones Institucionales, RSC y Regulación de El Corte Inglés
Como empresa de interés público, El Corte Inglés ya presentó el Informe no Financiero en el ejercicio 2017 de acuerdo con el Real Decreto-ley 18/2017. Por este motivo, “cumplir la Ley de información no financiera y diversidad no nos supuso un esfuerzo adicional en la elaboración del INF2018, ya que veníamos reportando prácticamente la mayor parte de los contenidos que requería la nueva Ley. Además, el Grupo El Corte Inglés lleva publicando su Informe de RSC desde hace varios años”, comenta Carlos Cabanas. No obstante, a raíz de la necesidad de elaborar el Estado de Información No Financiera del ejercicio económico 2019, pero también por la renovación del actual Plan Director de RSC 2017-2020, El Corte Inglés ha realizado de nuevo “análisis de materialidad en profundidad en el que se ha involucrado a los principales grupos de interés y a todas las áreas operativas del Grupo. Sin duda, todo esto ha sido una palanca para impulsar iniciativas en el ámbito de la RSC y la sostenibilidad que irán cobrando cada vez más importancia”.


Ha permitido a la compañía avanzar en el reporte de KPI

Cristina Pena, responsable de Gobernanza de la Dirección de Desarrollo Sostenible de SUEZ
La aprobación de la Ley coincidió con la 15ª publicación del informe de desarrollo sostenible “2018 en un zoom”, a través del cual SUEZ reporta un elevado porcentaje de la información solicitada. Por ello, “nos concentramos en aquella información que nunca se había publicado, ampliando y reforzando la coordinación con otros departamentos como el financiero o el jurídico. Teniendo en cuenta que la Ley fue publicada a finales de diciembre de 2018, tuvimos que trabajar a contrarreloj para cumplir con los plazos de entrega, verificación, aprobación de la información por parte del Consejo de Administración y publicación de la misma”, comenta Cristina Pena. Estas novedades han permitido a la compañía avanzar en el reporte de KPI, con una mayor consistencia, y alinearse con el reporte de otras compañías. “Otro de los efectos positivos ha sido el fortalecimiento de la interrelación entre los equipos internos de SUEZ, lo que ha conllevado a fortalecer las redes y la gestión del conocimiento de la compañía. Y, por último, medir y reportar nuevos datos antes no contemplados nos permite avanzar hacia la mejora continua e incluir nuevos indicadores en nuestro plan estratégico”.


Ahora será más facil medir el progreso de la compañía

Esther Patino, manager de Asuntos Corporativos de Mondelez International

Mondelez International cuenta, desde 2002, con un informe corporativo global de características similares. Tal y como explica Esther Patino, “la Ley nos ha dado la oportunidad de recopilar, profundizar e informar sobre nuestras actuaciones e iniciativas locales, de forma que a partir de ahora nos será más fácil medir el progreso de nuestra compañía respecto a los compromisos adquiridos con nuestros empleados, clientes, consumidores, proveedores y con nuestro entorno en España”.
No obstante, para seguir con la transparencia y honestidad que inspira este tipo de informes, “su elaboración ha supuesto un importante esfuerzo por la necesidad de coordinar a muchos departamentos tanto de oficinas como de fábricas. Uno de los retos ha sido el tiempo muy limitado para la recopilación de la información y preparación formal del informe. Al ser el primer año que se elabora este informe, hemos tenido la dificultad añadida de no contar con una referencia de formato y presentación”.

El informe de 2018 tiene unas características especiales

Joseba Arano, director de Personas, Calidad y Gestión Ética, Responsable y Excelente de Calidad Pascual

La aprobación de la Ley no ha afectado significativamente a Calidad Pascual “ya que nuestro compromiso con la transparencia y con todos nuestros públicos de interés nos había impulsado a publicar diversos informes anuales donde se recogían nuestra actividad financiera y no financiera”, comenta Joseba Arano. No obstante, el informe referente a 2018 tiene unas características especiales. Para dar cumplimiento al nuevo mandato legal, “este año hemos incorporado a las cuentas anuales un estado de información no financiera que reporta aspectos vinculados sobre nuestro modelo de negocio, cuestiones medioambientales, cuestiones sociales y relativas a las personas, respeto de los derechos humanos y lucha contra la corrupción”. Así pues, la compañía ha creado un equipo de trabajo liderando y coordinando por la Dirección de Finanzas y Medios “para profundizar en la mejora de nuestro sistema de información de indicadores no económicos y financieros, lo que supone un reto transversal para toda la organización”.

Más de una década reportando indicadores de sostenibilidad

Fuentes corporativas de Repsol

Repsol lleva más de una década reportando la información correspondiente a los indicadores de sostenibilidad de acuerdo con el Global Reporting Initiative (GRI). Por ello, las obligaciones contenidas en la nueva Ley no han supuesto un reto mayor para la compañía. “La Guía del GRI sirve, además, para comparar nuestros parámetros de transparencia con el resto de compañías a nivel internacional. El GRI es solo un ejemplo, pero Repsol lleva años reportando públicamente otra información específica, por ejemplo la relativa a cambio climático, que desde 2006 se reporta anualmente al Carbon Disclosure Project (CDP). Asimismo, la información de Sostenibilidad es verificada externamente desde hace años por un auditor externo”., comentan fuentes corporativas,
Además del Informe de Gestión Integrado, que se registra en la CNMV, Repsol lleva años haciendo públicos su planes de sostenibilidad. De hecho, en su página web puede consultarse el actual Plan Global de Sostenibilidad y sus históricos. Este Plan contiene objetivos en materia de cambio climático, medio ambiente, operación segura, personas, ética y transparencia; e innovación y tecnología.

Descargar archivo »

Enviar reportaje