Reportaje

alta dirección

La RSE en el Comité de Administración, una garantía para su trascendencia

03/12/2019 El pasado febrero de 2015, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publicó “El código de buen gobierno de las sociedades cotizadas” en el que, entre otras recomendaciones, introducía novedades en referencia al papel que los Consejos de Administración deben tener en materia de Responsabilidad Social Corporativa. Concretamente, el nuevo Código desarrolla, por primera vez, recomendaciones relacionadas con la Responsabilidad Social Corporativa y establece que las sociedades deben contar con una política que incluya los principales compromisos asumidos: objetivos, estrategia, prácticas, métodos, mecanismos de supervisión, canales de comunicación y prácticas de comunicación responsable. Además, recomienda difundir la información relacionada con la RSC de manera separada o en el informe de gestión. Esto significa que la Responsabilidad Social Empresarial pasa a formar parte de la agenda de la alta dirección. En este reportaje de CompromisoRSE, hacemos balance sobre cómo, años después de su aprobación, las principales empresas que operan en España se han adaptado este nuevo escenario y qué repercusiones ha tenido en la función.

Gran parte de las empresas consultadas, por no decir todas, disponen en el propio Consejo de Administración de una comisión delegada per-manente, que incluye al propio consejero dele-gado de la compañía. Así pues, la responsabilidad de la Responsabilidad Social Corporativa recae en la creación de una comisión propia de Res-ponsabilidad Social Corporativa, la Comisión de Nombramientos o la Comisión de Riesgos, que analizan el riesgo reputacional y medioambiental de la compañía. En el caso de que las compañías no cuen-te con un Consejo de Administración, el Comi-té de Dirección es el órgano responsable del cumplimiento de los compromisos en materia de sostenibilidad de la compañía. En estos casos es el máximo órgano ejecutivo responsable de la aprobación de la Política Corporativa de RSC; la supervisión de la ejecución de la estrategia de RSC y sus compromisos con todos nuestros gru-pos de interés: clientes, empleados, proveedores, la sociedad y el medio ambiente; la definición del propósito de marca corporativa, así como el análisis de riesgos tanto reputacionales como ambientales, sociales y de gobierno; así como la supervisión del Informe No Financiero, el Informe de Progreso con respecto al Pacto Mundial de Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Precisamente, la integración de la sostenibilidad en el día a día de la más alta dirección no solo garantiza la coherencia integridad y transparencia de la compañía, sino que tiene un impacto directo en la toma de decisiones de los inversores. En este sentido, el Clúster de Transparencia, Buen Gobierno e Integridad, liderado por Forética, pone en valor “la importancia de contar con una comisión específica de sostenibilidad dentro del Consejo de Administración, evidenciando cómo las empresas del IBEX 35 que lo estructuran siguiendo esta política, obtienen una mejor calificación en gobierno corporativo, por parte de los analistas de las agencias de rating”. En este punto, el director de este Clúster, Jaime Silos, destaca que “el análisis de situación elaborado por Forética, pone de manifiesto cómo el 30% de las empresas del IBEX 35 que integran la RSE a través de una comisión específica dentro de su Consejo de Administración se encuentran también entre las que obtienen mejor valoración en aspectos de sostenibilidad y buen gobierno, por parte de los analistas”. Además, la consultora Deloitte asegura en su último informe que “en el actual entorno empresarial, las compañías que no presenten a la sociedad resultados sociales positivos tendrán una desventaja competitiva cada vez mayor. Es necesario iniciar o impulsar políticas, objetivos y estrategias que permitan a la empresa atender adecuadamente las demandas de sus grupos de interés, en el marco de un entorno sostenible, y para ello tiene un papel fundamental el consejo de administración como facilitador y guía en el establecimiento de buenas prácticas”.


El papel de la alta dirección

En palabras de Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable de BBVA, “la implicación de alta dirección es fundamental para asegurar una plena integración en los procesos de toma de decisiones a nivel estratégico y trasladar un relato alineado con el propósito de la compañía que dote de credibilidad a los compromisos asumidos con todos los grupos de interés”. En la misma línea se pronuncia la gerente de RSC y Proyectos Sociales de Mutua Madrileña, Conchita Navarro, que puntualiza: “Una compañía no tiene verdaderamente asimilada en su estrategia la gestión responsable, si no está impulsada por la alta dirección. Cualquier otra forma de gestión no es válida. Si no hay implicación de la alta dirección, la gestión responsable no es sólida ni sostenible. Su implicación es la única forma de trasladar el mensaje de que la RSC afecta a todas las áreas y a todos los niveles”. A lo que María Luisa Martínez Gistau, directora ejecutiva de Comunicación, Relaciones Institucionales, Marca y RSC de CaixaBank, añade: “La implicación de la alta dirección en aspectos vinculados a la RSC es fundamental para poder afrontar con éxito los retos que nuestra entidad se ha fijado en este ámbito. La RSC es transversal en toda nuestra organización y está tan intrínsecamente ligada a nuestro día a día que la propia misión de CaixaBank engloba el siguiente principio: ‘Contribuir al bienestar financiero de nuestros clientes y al progreso de toda la sociedad’”. Así pues, para la vicepresidenta de Public Affairs, Communications and Sustainability (PACS) de Coca-Cola European Partners Iberia, Ana Callol, es imprescindible que “la sostenibilidad implique, de forma transversal, a toda la organización, desde el Consejo de Administración hacia el resto del equipo y también implica, en cierta manera, a sus stakeholders, quienes pueden ver los resultados de las acciones que Coca-Cola European Partners realiza en este sentido, e incluso participar en algunas de ellas. Si ven que los miembros de la dirección están implicados en este tipo de asuntos, es mucho más fácil que cada uno de los empleados de la plantilla pueda conocer la estrategia, las medidas. Además, al hacerles partícipes de ellas, resulta mucho más sencilla su implicación y participación”. Del mismo modo, Catherine Cummings, directora de RSC y Relaciones Institucionales de Sanitas, opina que “la visión y dirección de aquellos en los máximos órganos de gobierno de una organización es crítica para impulsar cualquier estrategia o iniciativa dentro de una organización, esto incluye RSC. El compromiso del consejo es muy visible para el resto de la organización, gracias a su participación en muchos de nuestros proyectos de RSC”.


Los departamentos se transforman

La implicación de las más altas esferas de decisión de la compañía en la elaboración y ejecución de la RSE y la Sostenibilidad provoca un cambio en los departamentos de RSE que pasan a tener un papel activo más transversal. En este sentido, el director de Gestión Ética, Responsable y Excelente de Calidad Pascual, Joseba Arano, añade que “hoy ya no hablamos de un departamento de sostenibilidad estanco como el encargado de ejecutar la estrategia de RSC. Nosotros nos convertimos en un área de soporte y un facilitador para apoyar a las unidades a poner en valor los planes de las áreas y asegurar el cumplimiento de los criterios generales. Pretendemos, por tanto, implantar un modelo ‘maceta’ en el que nosotros únicamente cultivamos el terreno apropiado para que la gestión ética, responsable y excelente se extienda por toda la compañía. Ese es el gran reto que tenemos”. Tampoco cuenta con un único departamento responsable de la sostenibilidad la compañía de alimentación Nestlé. El responsable de Comunicación Corporativa de Nestlé España, Carlos Moyano, explica que “nuestra visión de la RSE se basa en que todas las áreas de la empresa deben enfocar su trabajo generando valor tanto para la empresa como para la sociedad y el medio ambiente. Así, los temas ambientales son responsabilidad del área técnica, pero también de los equipos de marketing, servicios jurídicos, recursos humanos, logística o comunicación”. Precisamente esta transversalidad y función de facilitador, es muy útil en organizaciones que operan de forma descentralizada y tienen puntos de trabajo en todo el territorio nacional como es el caso de Leroy Merlin. Tal y como comenta el director de Comunicación, Identidad Corporativa y Negocio Responsable de la compañía en España, Rodrigo de Salas, “contamos con el marco de RSE ‘Demos vida a un hábitat mejor’, el cual establece acciones para conseguir un lugar mejor para vivir. Dado que en Leroy Merlin hemos desarrollado una filosofía de recursos humanos diferencial, que pone a la persona en el centro de las decisiones y basado en el empoderamiento, la autonomía, el respeto por las personas y la ética, el desarrollo de nuestro marco de RSE sería imposible sin la implicación de todos nuestros colaboradores”. Y añade: “Al ser una organización descentralizada y autónoma, su participación es totalmente necesaria para el impulso de las iniciativas que el departamento de Negocio Responsable plantea. Todos los colaboradores de manera voluntaria participan en estas acciones y ayudan a mejorarlas con sus aportaciones. Por tanto, puedo decir que el verdadero potencial de la RSE Leroy Merlin es la implicación de todos nuestros colaboradores. Sin ella no sería posible”. Así pues, la directora de Inversores ESG de Telefónica, Gema Esteban Garrido, destaca que la implicación del Consejo de Administración en los temas relativos a la RSE tiene consecuencias en la labor que desempeña el área de Sostenibilidad y Ética Corporativa. “Por un lado, garantiza la integración de los asuntos relacionados con RSE en la gestión de la empresa, de forma que la RSE no es vista como un elemento añadido o externo a la empresa, sino directamente imbricada en la actividad de la misma. Además, facilita su labor, al permitir un entorno de intercambio y colaboración, al máximo nivel, en el que todos los temas relacionados con RSE son debidamente tratados y en el que se ayuda a su ejecución y desarrollo de forma efectiva”. Por todo ello, la directora de Asuntos Corporativos y RSE de Lilly, Teresa Millán, asegura que “la labor del departamento responsable de la RSE de la empresa no tendría ningún éxito si no fuera apoyado por el comité de dirección. El comité escucha todas las propuestas del comité de RSE y se encarga de que cada una de sus direcciones lleve a cabo los acuerdos alcanzados. Del mismo modo, el comité de RSE escucha todos los requerimientos y observaciones del comité de RSE”

La implicación de alta dirección es fundamental

Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable de BBVA

La política de Banca Responsable de BBVA es aprobada por el Consejo de Administración. El seguimiento de su implantación corresponde al propio Consejo y a la Comisión Delegada Per-manente que incluye tanto al presidente como al consejero delegado. Para bajarlo al negocio, la entidad financiera cuenta con una área de Negocio Res-ponsable que reporta directamente al Consejo y a la Comisión Delegada Permanente y que es la encar-gada de coordinar la ejecución de los planes para implantar la Política de Banca Responsable con las áreas implicadas, tanto a nivel matriz como en las diferentes geografías en las que opera el Grupo BBVA. Tal y como comenta Antoni Ballabriga, “la implicación de alta dirección es fundamental para asegurar una plena integración en los procesos de toma de decisiones a nivel estratégico y trasladar un relato alineado con el propósito de la compañía que dote de credibilidad a los compromisos asumidos con todos los grupos de interés”.

La sostenibilidad es un pilar de la gestión en Vodafone

Jaime de Andrés, director de Comunicación Corporativa y Sostenibilidad de Vodafone

“La sostenibilidad es un pilar de la gestión de cualquier compañía como Vodafone y, como no puede ser de otro modo, se tra-ta de forma natural en todas las decisiones que abordan los órganos de decisión de la compañía, pues una gran parte de ellas tienen implicaciones en estos aspectos”, comenta Jaime de Andrés. En todo caso, tanto Vodafone Grupo como Vodafone España disponen dentro de sus órganos de gobierno de comités específicamente dedicados a revisar estas cuestiones, y ase-gurar que las decisiones de mayor impac-to sean expresamente analizadas por los máximos niveles de dirección. En estos co-mités están representadas las áreas de ma-yor relevancia y responsabilidad de estas cuestiones, y con la periodicidad necesaria, analizan tanto los principales KPI como las principales nuevas iniciativas con impacto potencial en estas cuestiones, y toma deci-siones respecto a ellas o las elevan a órga-nos superiores si lo consideran oportuno. Por su parte, “el departamento de Sostenibilidad es una pieza central en el funcionamiento de estos comités dedica-dos a tratar específicamente los asuntos que afecten a la responsabilidad, la repu-tación y la sostenibilidad de la compañía, y su papel se centra en hacerles conscientes de los temas clave en los que la compañía puede ser mas relevante, para entender el camino a seguir”.


Más de 50.000 profesionales reciben formación sobre el compromiso ético

Elena Fernández Rodríguez, directora de Relaciones Internacionales y Sostenibilidad de Correos

El Consejo de Administración de Correos dispone de un Reglamento, cuya aplicación conlleva un compromiso adicional en lo que respecta a la integración de buenas prácticas y normas de buen gobierno en el funcionamiento de este Consejo. Adicionalmente, la compañía cuenta con un Programa de Prevención de Riesgos Penales, en el que está incluido el Código General de Conducta de la compañía. Tal y como cuenta Elena Fernández, “en este Código se reflejan los valores de referencia que rigen la actuación de todos los empleados. Este documento contiene, entre otras, medidas para prevenir y erradicar la corrupción y el soborno, además de pautas para la igualdad de trato y oportunidades, competencia leal, prevención del conflicto de intereses o, por ejemplo, el uso de información privilegiada”. En 2018, más de 50.000 profesionales han recibido formación sobre el compromiso ético recogido en el Código de Conducta y sobre el nuevo reglamento europeo sobre protección de datos. Y, en materia de Sostenibilidad, semestralmente se reporta al Consejo sobre los avances y resultados de los proyectos .


El Consejo de Administración es la máxima autoridad en RSC

María Luisa Martínez Gistau, directora ejecutiva de Comunicación, Relaciones Institucionales, Marca y RSC de CaixaBank

En el caso de CaixaBank, el Consejo de Administración de la entidad, máxima autoridad en RSC, ha delegado la supervisión de este ámbito en la Comisión de Nombramientos y en la Comisión de Riesgos, que analizan el riesgo reputacional y medioambiental de la entidad. A su vez, el Comité de Responsabilidad Corporativa y Reputación tiene el objetivo de definir, implementar y supervisar las políticas de RC. “Este Comité, presidido por un miembro del Comité de Dirección, propone al Comité de Dirección y a los órganos de gobierno correspondientes la política y las líneas estratégicas de gestión de la reputación, establece medidas de gestión y control en materia de responsabilidad corporativa, selecciona y revisa los indicadores clave de desempeño y aprueba los programas de responsabilidad corporativa”, comenta María Luisa Martínez Gistau. Por su parte, el Comité de Gestión del Riesgo Medioambiental coordina la implantación de la estrategia medioambiental del banco y está copresidido por dos miembros del Comité de Dirección.


El Consejo aprueba los indicadores y objetivos de sostenibilidad

Catherine Cummings, directora de RSC y Relaciones Institucionales de Sanitas

En el caso de Sanitas, la RSC está plenamente integrada en el Consejo, al estar incluida dentro de su marco estratégico. Otra muestra de su integración, comenta Catherine Cummings, “es el hecho de que el Consejo aprueba tanto los indicadores como los objetivos que nos marcamos en cuanto a sostenibilidad. Sanitas reporta cuatrimestralmente los KPI, que incluyen datos relativos a nuestra inversión en comunidad, nuestra eficiencia energética así como el desempeño en reducción de emisiones y generación y consumo de renovables”. Adicionalmente, estos indicadores se presentan al Consejo de Bupa -matriz de Sanitas- para su supervisión y aprobación junto con el resto de indicadores financieros. Otra forma de incorporar la RSC en el Consejo de Administración es a través de los diversos comités. En el caso de Sanitas, el Comité de Riesgos realiza un seguimiento de los potenciales riesgos emergentes entre ellos los relacionados con el cambio climático y el impacto del mismo en la salud de nuestros clientes. Además, a raíz de la nueva ley de Información no financiera, aprobada a finales de 2018, el Consejo de Administración de Sanitas Seguros es responsable de supervisar el proceso de elaboración del informe de gestión que incluye indicadores como diversidad, desempeño medioambiental y social así como de buen gobierno y de su posterior aprobación.


La Comisión de RSC es clave para toda la actividad de la compañía

Ana Callol, vicepresidenta de Public Affairs, Communications and Sustainability de Coca-Cola European Partners Iberia

El Consejo de Administración de Coca- Cola European Partners se ocupa del liderazgo general de la compañía, supervisa la independencia del negocio y es responsable ante los accionistas del éxito del grupo a largo plazo. Existen cinco comisiones entre las que se encuentra una comisión de Responsabilidad Social Corporativa, “que resulta clave para toda la actividad que la compañía lleva a cabo”, afirma Ana Callol. Paralelamente, entre las responsabilidades de la Comisión de RSC se encuentran la aprobación de los compromisos y objetivos de sostenibilidad; la supervisión del desempeño en relación con la estrategia y los objetivos de Coca-Cola European Partners en materia de RC; el análisis de los riesgos y de las prácticas mediante las cuales se gestionan y mitigan estos riesgos; la supervisión y revisión las cuestiones de asuntos públicos que pueden afectar a Coca-Cola European Partners; además de asegurar que las opiniones de los grupos de interés sean tomadas en consideración.


En 1972, el CEO de Danone estableció el doble proyecto económico y social

Borja Lafuente Sanz, head of Sustainability Iberia de Danone

“La sostenibilidad forma parte de nuestro ADN. Desde que, en 1972, Antoine Riboud, nuestro CEO entonces, estableciera el doble proyecto económico y social, en Danone, hemos defendido que para que haya crecimiento económico debe haber un progreso a nivel social. De otro modo, el crecimiento nunca podrá ser sostenible”, asegura Borja Lafuente. Esta es una convicción que el actual CEO de Danone, Emmanuel Faber, sigue manteniendo, convencido de que es necesario implementar una “Revolución de la Alimentación” que “tenemos que abanderar desde Danone, buscando un cambio en el actual modelo de alimentación, apostando por uno más saludable y sostenible; y hacerlo siendo parte de la solución y uniéndonos a consumidores, clientes y resto de partes interesadas”. Esta convicción está presente en todo el Consejo de Administración y todos los que forman Danone, en todo el mundo. De ello, el mayor ejemplo es el reto global que la compañía se ha marcado para 2025: que todos los negocios y países de Danone formen parte del movimiento internacional B Corp -una comunidad de más de 2.500 compañías socialmente activas, que buscan promover un cambio en el paradigma empresarial usando su influencia para generar un impacto positivo global en el entorno-.


El Comité de Dirección es el foro de debate perfecto para la sostenibilidad

Rodrigo de Salas, director de Comunicación, Identidad Corporativa y Negocio Responsable de Leroy Merlin España

En Leroy Merlin, la responsabilidad social es transversal a todas las áreas de la organización, incluyendo por supuesto al Comité de Dirección. “Los grandes compromisos de sostenibilidad de cualquier compañía deben involucrar a múltiples y diferentes actores internos. Así, el Comité de Dirección es el foro de debate perfecto donde lograr que los proyectos de sostenibilidad sean realmente eficientes y eficaces”, asegura Rodrigo de Salas”. “Aun así, la RSE y la sostenibilidad debe ser un convencimiento que parta de todos los empleados. La dirección debe ser facilitadora, pero el motor de cambio lo ponemos cada uno de nosotros con nuestro compromiso y voluntad”. Para ello la RSE debe estar integrada en el plan de comunicación interna, no como un silo aislado, sino presente en todos los canales y tácticas a desarrollar. Debemos lograr que todos los empleados de la compañía entiendan el significado y la misión de la RSE, que refleja el dialogo y la colaboración con nuestros grupos de interés, evitando acciones aisladas. Cada empleado debe conocer el porqué de cada acción y cómo se enmarca en una estrategia.

Especial foco en la sostenibilidad medioambiental

Carlos Moyano, responsable de Comunicación Corporativa de Nestlé España

El Comité de Dirección, máximo órgano ejecutivo de la compañía en España, se reúne mensualmente para fijar y hacer seguimiento de los objetivos y estrategias de la empresa. Entre estos temas se encuentra la RSE, con especial foco en la sostenibilidad medioambiental. Tal y como cuenta Carlos Moyano, “es un punto fijo a tratar en este tipo de reuniones, en los que se impulsan planes de acción tanto a nivel corporativo como a nivel de cada negocio y marca. Tal es la implicación de la alta dirección, que el propio Jacques Reber, director general de Nestlé España, es el promotor de grupos de trabajo multidepartamentales que abordan retos ambientales, como es el creado para minimizar los residuos plásticos”. En Nestlé España no hay un único departamento responsable de la sostenibilidad. “Nuestra visión de la RSE se basa en que todas las áreas de la empresa deben enfocar su trabajo generando valor tanto para la empresa como para la sociedad y el medio ambiente. Así, los temas ambientales son responsabilidad del área técnica, pero también de los equipos de marketing, servicios jurídicos, recursos humanos, logística o comunicación”.


La RSC, integrada en la estrategia de negocio

Conchita Navarro, gerente de RSC y Proyectos Sociales de Mutua Madrileña

En Mutua Madrileña, la RSC está plenamente integrada en su estrategia de negocio. Por tanto, “por definición, está presente de forma natural en el Consejo de Administración y toda la alta dirección de la compañía está implicada en el impulso y la toma de decisiones al respecto”, asegura Conchita Navarro. Esta implicación se traduce en que el departamento responsable de la RSC depende directamente del primer directivo de la compañía y en que “la Sostenibilidad es un hito fundamental y constante en la agenda de la nuestra empresa”.


El Modelo de Gestión Sostenible establece las responsabilidades en el gobierno de la sostenibilidad

Javier Perera, director general de Personas y Recursos de Enagás

El Modelo de Gestión Sostenible de Enagás establece las responsabilidades en el gobierno de la sostenibilidad en el que la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y RSC (CNRRSC) es el máximo órgano con responsabilidad en materia de sostenibilidad. El Comité de Sostenibilidad, formado por miembros del Comité de Dirección, reporta a esta Comisión y es responsable de aprobar las actuaciones en la materia (por delegación de la CNRRSC). Por otro lado, el marco normativo en base al cual se estructuran las políticas y directrices que definen los compromisos corporativos en materia de sostenibilidad, es aprobado por el Consejo de Administración. Asimismo, el Consejo de Administración es el responsable de aprobar los objetivos anuales y plurianuales vinculados a la retribución de los profesionales. “Estos objetivos se basan en las prioridades estratégicas de la compañía, entre las que se encuentra la sostenibilidad, y por tanto, uno de los cuatro objetivos de compañía incluye aspectos ambientales, sociales y de gobierno”, afirma Javier


Hemos desarrollado y ejecutado un plan de formación para todos los gerentes

Dulcinea Meijide, directora de Desarrollo Sostenible y Equidad de SUEZ España

Actualmente, “estamos trabajando en la integración del desarrollo sostenible en los Consejos de Administración de las empresas del grupo SUEZ en España. Desde la Dirección del Grupo, y con nuestra participación (Dirección de Desarrollo Sostenible de SUEZ), hemos desarrollado y ejecutado un plan de formación para todas y todos los gerentes de las empresas del grupo con el fin de que los Consejos de Administración se estructuren y vehiculen, a partir de ahora, a través de los ODS y de los compromisos del plan estratégico de desarrollo sostenible, el REwater Global Plan, un plan en el que todas las áreas de la organización están comprometidas”, explica Dulcinea Meijide.
La integración del desarrollo sostenible en los Consejos de Administración de SUEZ en España refrenda el apoyo constante y la implicación de la alta dirección en materia de sostenibilidad. “Nuestro departamento ha colaborado activamente en las tareas de formación, sensibilización y capacitación de la alta dirección, del proyecto de reestructuración de los consejos de administración en base a los ODS”.


Calidad Pascual, primera compañía en integrar la RSE en el Consejo

Joseba Arano, director de Gestión Ética, Responsable y Excelente de Calidad Pascual

“La RSE está presente en todos los niveles de nuestra empresa. Uno de nuestros objetivos es convertirnos en un referente social y convertirnos en líderes en alimentación de calidad a través de una gestión responsable. Así llevamos actuando 50 años, y así reza nuestra visión y misión con el apoyo y el compromiso de la familia propietaria la alta dirección, por lo que su integración en el Consejo de Administración fue una tarea fácil”, afirma Joseba Arano. El modelo de empresa de Calidad Pascual contempla cinco grandes políticas que “son como nuestras propias leyes orgánicas. Una de estas cinco normas es la Política de Responsabilidad Social Corporativa que establece los requisitos para aplicarla a todos los niveles y las directrices a seguir por los órganos de gobierno y gestión”. Como órgano encargado de velar por la aplicación de esta política, el Consejo de Administración cuenta con una comisión específica de Responsabilidad Social Corporativa. Esta se creó en 2007 y Calidad Pascual fue la primera compañía en integrarla en el Consejo.


La RSE no tendría éxito si no estuviera apoyada por el Comité de Dirección

Teresa Millán, directora de Asuntos Corporativos y RSE de Lilly España

El órgano responsable de desarrollar la estrategia de RSE en Lilly España es el comité de RSE, órgano de carácter consultivo y ejecutivo. Fue creado hace más de diez años y reporta directamente al Comité de Dirección. Actualmente, está compuesto por diez miembros procedentes de distintas áreas de la empresa, que representan a todos los empleados y funciones y que presenta sus resultados al Comité de Dirección como mínimo tres veces al año. Así pues, en palabras de Teresa Millán, “la labor del departamento responsable de la RSE de la empresa no tendría ningún éxito si no fuera apoyado por el comité de dirección. El comité escucha todas las propuestas del comité de RSE y se encarga de que cada una de sus direcciones lleve a cabo los acuerdos alcanzados. Del mismo modo, el comité de RSE escucha todos los requerimientos y observaciones del comité de RSE”.


La Responsabilidad Social está presente en el Extended Management Meeting

Juan Manuel Rodríguez, responsable de Sostenibilidad de Canon España

Canon España celebra trimestralmente el Extended Management Meeting, una reunión en la que diversos departamentos exponen su plan de acción para que sea aprobado por el Consejo. “En ella se dan a conocer las distintas iniciativas que se están llevando a cabo, de forma que todas las áreas tengan conocimiento sobre las mismas. El departamento de sostenibilidad de Canon España asiste a esta reunión, y en ella comparte todas las acciones de RSC y sostenibilidad que están en curso y aquellas que prevé realizar”, comenta Juan Manuel Rodríguez. Paralelamente, las acciones de RSE que se realizan en Canon se comparten con el resto de departamentos. “Esta interlocución nos permite difundir la conciencia en materia de sostenibilidad en todas las áreas de la empresa. Es importante que todos los integrantes de una compañía estén alineados en lo que respecta a la sostenibilidad, y para ello la implicación de este departamento en el consejo es necesaria”.

La RSC es responsabilidad de todos

Fuentes corporativas de El Corte Inglés

La RSC se integra en El Corte Inglés a través de la Comisión de Responsabilidad Social Corporativa (CRSC), que es un órgano permanente, sin funciones ejecutivas y con facultades de información, asesoramiento y propuesta dentro de su ámbito de actividad. Está formada por un consejero independiente, que ejerce de presidente, y tres consejeras. Sus competencias fundamentales son la aprobación de la Política Corporativa de RSC; la supervisión de la ejecución del Plan Director de RSC y sus compromisos con todos nuestros grupos de interés: clientes, empleados, proveedores, la sociedad y el medio ambiente; la definición del propósito de marca corporativa, así como el análisis de riesgos tanto reputacionales como ambientales, sociales y de gobierno; y la supervisión del Informe No Financiero, el Informe de Progreso con respecto al Pacto Mundial de Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por su parte, la Comisión de RSC se encarga de acercar la sostenibilidad a sus clientes y ha determinado que las empresas de El Corte Inglés desarrollen la estrategia de RSC del Grupo, determinando sus propios planes directores y definiendo sus programas de actuación prioritaria, de forma sinérgica y coordinada entre todas ellas. Así, el modelo empresarial de El Corte Inglés se basa en principios éticos y responsables, que son la base de nuestra política de Responsabilidad Social Corporativa. De esta manera la compañía desarrolla su RSC de forma transversal, pues afecta a todas las áreas de la empresa y por eso considera que es “responsabilidad de todos”.

La RSE está imbricada en la actividad de la empresa

Gema Esteban Garrido, directora de Inversores ESG de Telefónica

La RSE se integra de manera directa en el Consejo de Administración de Telefónica, a través de la Comisión de Regulación y Asuntos Institucionales. Esta comisión se encarga de la aprobación e implementación del Plan de Negocio Responsable, que recoge toda la actividad de la compañía en este aspecto, incluidos los proyectos de Ética Corporativa, Confianza Digital, Derechos Humanos, Gestión de Talento y Diversidad, Cambio Climático y Gestión Sostenible de la Cadena de Suministro. Tal y como afirma Gema Esteban, “esta implicación tiene varias consecuencias en la labor que desempeña el área de Sostenibilidad y Ética Corporativa. Por un lado, garantiza la integración de los asuntos relacionados con RSE en la gestión de la empresa, de forma que la RSE no es vista como un elemento añadido o externo a la empresa, sino directamente imbricada en la actividad de la misma. Además, facilita su labor, al permitir un entorno de intercambio y colaboración, al máximo nivel, en el que todos los temas relacionados con RSE son debidamente tratados y en el que se ayuda a su ejecución y desarrollo de forma efectiva”.


Descargar archivo »

Enviar reportaje