Reportaje

trabajo decente y crecimiento económico

La Fundación Microfinanzas BBVA ya ha atendido a cinco millones de emprendedores en América Latina

03/12/2019 En el marco de su Responsabilidad Social Corporativa, BBVA creó en 2007 la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) con un claro objetivo: aprovechar sus más de 150 años de experiencia para apoyar a personas vulnerables que cuentan con actividades productivas y mejorar, así, sus condiciones de vida. Desde entonces, la Fundación ha atendido a más de cinco millones de emprendedores con pocos recursos en cinco países de América Latina (Colombia, Perú, República Dominicana, Chile y Panamá) para promover su desarrollo económico y social. En total ha ofrecido ayuda de más de 12.000 millones de dólares.

A través de sus seis entidades microfinancieras, FMBBVA ofrece a emprendedores con pocos recursos, la mayoría mujeres, productos y servicios financieros adecuados a sus necesidades, además de educación financiera, capacitación y acompañamiento a lo largo del tiempo. En su día a día, la Fundación también impulsa otro foco estratégico: la transformación del sector de las microfinanzas. Un claro ejemplo de emprendedora es Yamile Salazar, una joven colombiana que, con la ayuda de Bancamía, la entidad de la Fundación en Colombia, logró convertir su pequeño taller de costura en Ángeles y Princesas, un negocio en el que lo más importante no es hacer dinero, sino dar empleo a 90 mujeres de su comunidad.


La historia de Yamile

Yamile Salazar es una emprendedora de 31 años que nació en San Carlos, un municipio de Antioquia, en el seno de un hogar humilde. Al ver la situación de su casa, Yamile empezó a trabajar desde muy niña y conoció el valor del dinero vendiendo puerta a puerta arroz y pasteles de pollo, organizando la ropa o la cocina de las vecinas y realizando peinados para eventos especiales. Aprendió que ahorrando se construyen los sueños: “Prefería que me pagaran con monedas porque así veía más plata, eran muchas más que los billetes”, cuenta Yamile. A los 18 años, inició sus estudios en costura en la Fundación Impacto Social, allí no sólo aprendió varios cortes y técnicas, sino que empezó a visualizar su futuro creando su propia marca de ropa y montando su propio taller de confección. Al ver que sus diseños tenían acogida, empezó a confeccionar faldas, de las cuales sus amigas vivían enamoradas, y creyó que su camino era la moda femenina. Y cuando nació su hija Ana Lucía, hace nueve años, decidió incursionar en la moda infantil. Los pedidos aumentaban, pero no tenía cómo ampliar su pequeño negocio. Cuenta Yamile que tocó las puertas de varios bancos, pero ninguno le prestaba, no tenía un historial crediticio ni grande ingresos que respaldaran una deuda, pero conoció a Bancamía y solicitó un préstamo de 3.000.000 millones de pesos (830 euros) y como ella expresa: “Fue mi puerta con camino al éxito”. Este primer crédito lo invirtió para comprar una máquina fileteadora, una plana y el resto del dinero, en retazos para coser. Inicialmente, Yamile confeccionaba sus prendas sola, pero los pedidos fueron creciendo y contrató a una persona para que la ayudara. En los recorridos que hacía repartiendo sus pedidos, Yamile se fue encontrando historias de madres cabeza de hogar que debían trabajar todo el día alejadas de sus hijos, por lo que decidió enseñarles el oficio, y poco a poco se fueron a trabajar con ella. En la actualidad, Ángeles y Princesas cuenta con 27 satélites y la empresa está dotada con zona de corte, de estampación, bodega de almacenamiento, ensamble, y está generando trabajo a 90 personas. “Cada día pienso que es un nuevo día para ayudar a más mamás. Lo que me motiva es que una mamá pueda ser feliz desde su casa, cuidando de sus hijos, brindándoles una sopa caliente y un alimento hecho con sus propias manos, y que esos valores de la familia no se pierdan. Lo que me llena de felicidad y de satisfacción es poder servir a la sociedad de una manera desinteresada”, comenta la microempresaria. Hoy, su sueño es “tener mi propia boutique donde pueda brindar a todo tipo de personas prendas de diseño y de excelente calidad a precios económicos. La Fundación Microfinanzas me ha traído hasta aquí y me acerca a ese sueño”. La historia de Yamile Salazar no es una excepción en América Latina. Tal y como explica un gerente regional de la entidad de la FMBBVA en Perú, Lizandro Ramón, “Yamile me recuerda a muchos otros emprendedores de Financiera Confianza”. Y añade: “Para nosotros es un orgullo acompañar a clientes que tienen valentía y coraje para sacar adelante sus negocios y conseguir sus sueños. Esto nos motiva y nos pone un reto cada vez más grande: cumplir nuestra misión día a día para que más familias vulnerables puedan alcanzar un desarrollo sostenible a favor de nuestra sociedad y a favor de nuestro país”

Descargar archivo »

Enviar reportaje