Reportaje

ODS

Cómo una empresa debe encarar los ODS

03/12/2019 Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se han convertido en el principal desafío y hoja de ruta que tanto las empresas, la sociedad y los gobiernos deben tener en cuenta para estar alineados con la sostenibilidad, en frentes como el social y el medioambiental. Estos se han transformado en la Agenda Mundial de la Sostenibilidad desde que, en 2015, la Asamblea General de Naciones Unidas los fijó junto con las 169 metas en la Agenda 2030. Los ODS, junto con los indicadores de desempeño, se fundamentan como la guía principal que permite la trazabilidad del informe sobre la actividad no financiera que cada día es más demandada por los grupos de interés. Son objetivos inclusivos, es decir, cada empresa contribuye a su logro en los países en los que llevan a cabo sus actividades. Estos objetivos suponen la señal que se debe llevar a cabo a través de la adopción de acciones para proteger el planeta, erradicar la pobreza, garantizar la paz entre las personas, etc. Asimismo, para el tejido empresarial es la oportunidad para convertirse en agente del cambio y hacer posible que dichos objetivos beneficien a toda la sociedad. Dentro de sus beneficios, los ODS ayudan a medir el impacto social, medioambiental y económico de la organización, a fortalecer las relaciones con los grupos de interés, además de mejorar la imagen y la reputación de la empresa.


Un plan estratégico para analizar qué ODS deben aplicarse

Pero ¿cómo debe implementar la compañía un plan estratégico que incluya los ODS? Primeramente, se llevará a cabo un análisis de materialidad para conocer y observar dónde está situada la empresa y en qué ODS se fundamenta su sector y/o la organización. En función de ellos se propondrán de forma transparente unas acciones, unos indicadores y un plan estratégico. Y, como con cualquier plan, será necesario seguirlo y ver el alcance de los indicadores marcados o cuál es el impacto que se produce en cada uno de los objetivos que más afecta a la compañía. Cabe señalar que, todas las organizaciones deben tener influencia en los 17 ODS, pero se deben centrar en los que se posee mayor peso por el sector y por la organización. Por ello, la empresa decidirá, conforme a su actividad de actuación, cuáles serán los objetivos en los que se hará hincapié. Aún así, es importante conocer que, aunque la empresa se centre en unos objetivos directos, véase el número 3, el 7 o 17, podrá realizar impactos indirectos en el resto de ODS. Es este punto, donde se marca el plan estratégico, se mide y se realiza un seguimiento para confirmar que realmente se está llevando a cabo y se cumple con las metas establecidas en el pacto 2030. En caso de que no se esté alcanzando los objetivos propuestos, será necesario volver a analizar el porqué de esa desviación y volver a tomar medidas, de hecho, los ODS han de ayudar a alinearse con el plan estratégico de la organización y a la sostenibilidad de esta. La empresa debe identificar qué problemas son importantes para su organización en un futuro del negocio y con eso ver qué riesgo y qué oportunidad, usándolo para ver en qué ODS debe poner el foco. Por ejemplo, desde Grupo SIFU se contribuye de forma directa en el objetivo número 10 que tiene que ver con la reducción de las desigualdades. Básicamente, centra sus acciones en la contratación de personas con discapacidad, y es que más del 90% de su plantilla cuenta con alguna diversidad funcional y da servicio a entidades públicas y privadas. Y de forma indirecta impacta en el número 3, 11 y 17, entre otros. Un factor clave es que todas las organizaciones deben tener centrado en su plan de ODS las alianzas ya que, si no existen, cada uno se centrará en sus necesidades y no se producirá ese alineamiento perfecto. El número 17, alianzas para los objetivos, es la clave para que todas las empresas estén alineadas en el alcance de las metas establecidas. Aun así, realmente queda mucho camino por recorrer y es que algunos datos avalan que un 75% de las empresas mencionan su intención de incorporar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus informes, pero tan solo el 25% los incluye en su estrategia. Es muy importante resaltar que no es válido tenerlos identificados, sino que deben medirse y analizarse para que puedan llevarse a término y ser, así, eficaces en aspectos de sostenibilidad.


Descargar archivo »

Enviar reportaje