Reportaje

acción por el clima

BBVA se compromete con la lucha contra el cambio climático

09/07/2019 BBVA quiere redefinir el nuevo modo de hacer banca que las sociedades actuales demandan. Hoy más que nunca los bancos deben ser organizaciones guiadas por un propósito y unos fuertes valores. Un propósito que sea transformacional, a gran escala y orientado a crear un impacto positivo en el mundo, en la vida de las personas.

En palabras de Carlos Torres Vila, presidente de BBVA, “tenemos grandes retos ambientales como la lucha contra el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la sobreexplotación de los recursos, la perdida de agua dulce, la contaminación del aire y de nuestros océanos, que requieren un consumo y una producción más responsables. Es crucial tomar medidas urgentes ante el desastre medioambiental y su amenaza para la salud humana. Por ejemplo, según el World Economic Forum, en 2050, si no lo remediamos, podría haber en nuestros océanos más plástico que peces. La humanidad nunca ha tenido tanta responsabilidad como ahora. Una responsabilidad que nos exigen cada día más las nuevas generaciones, a actuar pensando de verdad en el futuro que dejaremos a nuestros hijos“.

Los bancos juegan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático y en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, gracias a su posición única para movilizar capital mediante inversiones, préstamos, emisiones y funciones de asesoramiento. Existen vías muy relevantes para contribuir a este desafío. Por un lado, proporcionando soluciones innovadoras a los clientes para ayudarles en la transición a una economía baja en carbono y promoviendo una financiación sostenible. Y, por otro, integrando los riesgos sociales y ambientales de manera sistemática en la toma de decisiones.

El 28 de febrero de 2018, BBVA anunció el Compromiso 2025, su gran apuesta contra el cambio climático con la que contribuye a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que está alineada con el Acuerdo de París sobre el Clima. Poco más de un año después, la importancia de este compromiso se ve respaldada por los clientes, quienes “valoran cada vez más este tipo de financiaciones y se dirigen a nosotros como referentes del mercado”, según señalaba Carlos Torres Vila en la Junta General de Accionistas, el pasado 15 de marzo.

“Retos para un futuro más sostenible, que son globales por su naturaleza y que requieren la implicación de todos, incluidos los bancos como actores relevantes de la sociedad. El futuro de la banca es financiar el futuro, un Futuro con mayúscula”, según el presidente de BBVA.

El Compromiso 2025, que ayudará a BBVA a alinear progresivamente su actividad con el Acuerdo de París y lograr un equilibrio entre la energía sostenible y las inversiones en combustibles fósiles, está basado en tres líneas de actuación. En primer lugar, BBVA se compromete a movilizar 100.000 millones de euros en financiación verde, infraestructuras sostenibles y agribusiness, emprendimiento e inclusión financiera. En segundo lugar, la entidad financiera gestionará los riesgos ambientales y sociales asociados a su actividad para minimizar sus potenciales impactos negativos directos e indirectos. Y, finalmente, involucrará a todos los grupos de interés para impulsar de forma colectiva la contribución del sector financiero al desarrollo sostenible.


Financiar

En lo que respecta al primer pilar del Compromiso 2025, BBVA ofrece a sus clientes sus capacidades, conocimientos y experiencia para facilitarles un asesoramiento superior de soluciones de financiación sostenible y se ha conformado uno de los bancos líderes a nivel mundial en préstamos sostenibles.

2018 ha demostrado ser el año de la consolidación de los bonos verdes, sociales y sostenibles. Como emisor, BBVA ha aprobado su marco para la emisión de bonos sostenibles vinculado a los ODS y ha concluido con éxito las emisiones verdes inaugurales de BBVA y BBVA en México y el primer bono de género de Garanti BBVA. Como estructurador y colocador, BBVA ha mantenido su liderazgo en este mercado, participando como bookrunner en 13 operaciones.

También el pasado año, la entidad dio un paso más en su objetivo de apoyar a sus clientes corporativos en sus estrategias de financiación sostenible, ofreciendo no solo productos de financiación a largo plazo, como son los bonos y los préstamos, sino dando la opción a las compañías de contar con soluciones de financiación sostenibles a corto y medio plazo. Para ello, la entidad ha desarrollado un marco de producto transaccional sostenible vinculado a los ODS, una iniciativa sin precedentes en la industria. Esta nueva metodología permite clasificar las operaciones de banca transaccional de sus clientes como verdes, sociales o sostenibles.

Recientemente, BBVA ha emitido su segundo bono verde, tras el emitido en mayo de 2018, por el mismo importe (1.000 millones de euros) y con el mismo instrumento y plazo. La operación ha tenido muy buena acogida por los inversores, cuyas órdenes han superado los 2.700 millones de euros, similar a la alcanzada un año atrás. Esta elevada demanda ha permitido rebajar el precio a midswap más 103 puntos básicos, desde un rango inicial fijado en 120-125 puntos básicos. Este precio supone una prima de nueva emisión nula, al igual que en su primer bono verde.

Por su parte, la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) continúa su labor para promover el desarrollo económico y social, sostenible e inclusivo de personas en vulnerabilidad a través de las finanzas productivas en América Latina. Durante 2018, atendió a más de dos millones de clientes, el 57% mujeres, lo que contribuye de manera directa a reducir la desigualdad de género. Asimismo, ha concedido microcréditos por un volumen total de 1.283 millones de euros en 2018, con un importe medio por microcrédito de 1.134 euros.

BBVA ha movilizado 11.815 millones de euros en finanzas sostenibles en 2018 en el primer año de su Compromiso 2025. Esta cifra incluye operaciones en financiación verde (69% del total), infraestructuras sostenibles y agribusiness (13%) y emprendimiento social e inclusión financiera (18%).

Gestionar

En lo relativo a gestionar riesgos ambientales y sociales, BBVA ha actualizado su política de financiación a sectores e industrias de alto impacto ambiental y social. Su principal novedad es un endurecimiento y limitaciones para los sectores de minería, energía, infraestructuras y agribusiness. La política proporciona orientación clara sobre los procedimientos en la gestión de clientes y transacciones en dichos sectores. El transporte de arenas bituminosas se añade explícitamente a las actividades prohibidas.

En cuanto a la gestión de riesgos climáticos, BBVA avanzó en el análisis de riesgos asociados al cambio climático dentro de las recomendaciones de la Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TCFD) y los trabajos desarrollados para aplicar la metodología PACTA que permita evaluar el grado de alineamiento con el Acuerdo de París de las carteras de crédito en los sectores más relevantes.

En su esfuerzo por reducir los impactos ambientales directos que tiene su actividad, BBVA se ha comprometido a que el 70% de la energía contratada por el Grupo sea renovable en 2025, hasta alcanzar el 100% en 2030, y a reducir sus emisiones de CO2 en un 68% respecto al 2015, en el marco de su Compromiso 2025. Con datos a diciembre de 2018 se ha alcanzado ya el 35% de consumo renovable y una reducción del 22% de CO2 con respecto al año base. En ese sentido, también recientemente se ha anunciado el acuerdo con Endesa de PPA (Power Purchase Agreement) para que BBVA pueda tener su propio parque eólico en España.


Involucrar

Y, respecto al tercer pilar, BBVA forma parte de las principales iniciativas internacionales de desarrollo sostenible como el Pacto Mundial de Naciones Unidas, los Principios de Ecuador, los Principios para la Inversión Responsable, la Iniciativa Financiera del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI, por sus siglas en inglés), CDP (Carbon Disclosure Project), el Thun Group (grupo informal de bancos que comparten experiencias sobre la aplicación de los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos a la actividad bancaria), entre otras.

Durante 2018, BBVA fue uno de los 28 bancos de todo el mundo que participaron en la elaboración de los Principios de Banca Responsable, presentados ese año en París. Además, fue uno de los bancos firmantes de una carta dirigida a los líderes mundiales y jefes de Estado que asistieron a la cumbre climática de las Naciones Unidas en Katowice (Polonia), con el compromiso de financiar y diseñar los servicios financieros necesarios para respaldar la transición de sus clientes a una economía baja en carbono.

Por otro lado, el banco es un activo difusor de las finanzas sostenibles en multitud de foros internacionales, a través de su posición como representante de la banca europea en el Comité Directivo Global del Foro de Finanzas Sostenibles de Naciones Unidas (UNEP FI), y presidencia del grupo de trabajo de finanzas sostenibles de la European Banking Federation.

Asimismo, en el 2018 celebró en su sede en Madrid la primera edición del BBVA Sustainable Finance Forum, un encuentro que reunió a inversores, empresarios, representantes de las instituciones públicas y privadas y expertos en finanzas sostenibles para impulsar el papel de la industria financiera en el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático.

Descargar archivo »

Enviar reportaje