Reportaje

proyecto social

“Aristo Camina”, la marcha solidaria de los empleados de Aristo Pharma

31/01/2019 El pasado mes de octubre el director general de Aristo Pharma Iberia, Joachim Teubner, entregaba un cheque de 15.715 euros a Ángel Huélamo, director general de Farmacéuticos sin Fronteras. Era el resultado del esfuerzo de los 120 empleados de la compañía farmacéutica que han participado en la tercera edición del proyecto solidario “Aristo Camina”. Una iniciativa que les ha llevado a recorrer el Camino Real de Guadalupe para recaudar fondos para la construcción de un centro sanitario en Kenia.

¿Cómo nace el proyecto solidario “Aristo Camina”?

Joachim Teubner. La idea surgió hace tres años cuando nos planteamos la promoción de Diltix Spray, un medicamento que lanzábamos al mercado para las molestias del deporte. Junto con la idea de promocionar un producto, también queríamos dar a conocer la compañía y organizar un evento con un componente social en el que la plantilla se pudiera implicar. Bajo esta premisa, surgió la idea de realizar el Camino de Santiago en grupos visitando las farmacias que los empleados se encontraban por el camino. A cambio, por cada kilómetro recorrido y por cada farmacia visitada, la compañía dona una cantidad de dinero simbólica cuya totalidad, al término del trayecto, se entrega a Farmacéuticos sin Fronteras.


¿Cuál es el papel de Farmacéuticos sin Fronteras?

Ángel Huélamo. Gran parte de nuestra actividad se financia a través de las donaciones de empresas, pero buscábamos un proyecto empresarial de referencia en el que hubiera un componente más, una implicación de la plantilla. Fue entonces cuando Aristo Pharma nos planteó el proyecto solidario “Aristo Camina”.

La recaudación de la primera edición se destinó a la construcción de un laboratorio de análisis clínicos en Haití. Y, a partir de ahí, Farmacéuticos sin Fronteras hemos caminado junto al proyecto. En las dos siguientes ediciones el proyecto ha ido creciendo y se ha ido ajustando nuestra participación dentro del mismo hasta llegar a este año en el que empleados de Aristo Pharma han estado en terreno participando en el proyecto en Kenia.


La tercera edición del proyecto ha recorrido el Camino Real de Guadalupe y ha batido récords. ¿A qué se debe?

Joachim Teubner. El hecho de haber involucrado a voluntarios visitando el proyecto en el terreno se ha traducido en una mayor involucración y este año han participado cerca de 120 empleados, de una plantilla de 400 personas, lo que también se ha traducido en un incremento del número de farmacias visitadas hasta superar las 300. Ello se ha convertido en una donación de más de 15.700 euros que se ha destinado a la construcción de un centro sanitario en Kenia.

Ángel Huélamo. La cultura del proyecto ha ido calando entre los empleados de Aristo Pharma a medida que los proyectos se han hecho visibles. En la primera edición, el laboratorio clínico de Haití era un proyecto sobre papel y el empleado no lo conoció hasta que, posteriormente, una de nuestras cooperantes fue a la compañía a explicar lo que se había hecho. Ahora el empleado ha tomado mucha más conciencia, se implica más y se da cuenta de que cuántos más kilómetros camine y más farmacias visite mayor es la ayuda. En cada edición ha aumentado el grado de implicación y de conocimiento hasta el punto que este año cinco voluntarios han viajado a Kenia.

Joachim Teubner. Todos han sido voluntarios que han viajado en sus días de vacaciones y la compañía les ha financiado los vuelos. Pensamos que es importante que exista una identificación de los trabajadores con el proyecto, que no sea algo etéreo o una donación que no ves dónde termina, sino que se destina a un proyecto tangible que la gente puede conocer. Creo que es importante que la gente se sienta parte del proyecto porque, además, contribuye a su orgullo de pertenencia a la compañía y la identificación es mayor.


¿Cuál es la labor del voluntario en el terreno?

Ángel Huélamo. Los voluntarios están entre dos y tres semanas en el terreno y van con un protocolo de trabajo, aunque en algunas ocasiones este calendario de actividades puede variar en función de las demandas del socio local. Pero en ningún caso hablamos de turismo solidario donde únicamente se visita el proyecto, sino que llegan con unas tareas muy concretas y focalizadas.

Joachim Teubner. Al final se trata de ser parte del proyecto y ayudar, ya sea pintando una pared o bien organizando la farmacia del hospital. Se trata de echar una mano donde sea necesario.


A través de esta iniciativa, Aristo Pharma ha colaborado en proyectos en Haití, Camerún y Kenia. ¿Cómo se eligen?

Ángel Huélamo. Son proyectos propios de Farmacéuticos sin Fronteras en los que ya llevamos tiempo trabajando de la mano de un socio local en terreno y que pueden tener continuidad en el tiempo. En el caso de Kenia, pretendemos que sea un proyecto plurianual que vaya creciendo gracias a esa iniciativa.

A lo largo de nuestra historia hemos trabajado en más de 50 países y aunque no tenemos continuidad en todos, existen determinados proyectos como el que hacemos con Aristo Pharma en el que sí mantenemos contacto.


Ya están trabajando en la cuarta edición. ¿Cuál va a ser el próximo destino?

Joachim Teubner. Los elegimos por regiones porque queremos que sea una acción local que, a la vez, genere un impacto en una provincia. El año que viene vamos a ir a Fátima para implicar también a nuestros colegas de Portugal, por ello vamos a pasar por Extremadura y Portugal para llegar el próximo mes de octubre a Fátima.

Ángel Huélamo. En la próxima edición, además, los voluntarios pasarán por un curso de ocho meses de cooperación al desarrollo. En la pasada edición utilizamos otro tipo de formación, pero este año queremos dar un paso más y formar a las personas que vayan al terreno.

Joachim Teubner. Además, continuaremos con el proyecto de Kenia porque todavía hay mucho trabajo por hacer. El proyecto consiste en una clínica, pero en realidad la construcción es de un hospital y las dotaciones que tiene ahora mimo son mínimas: una doctora, un fisioterapeuta, un enfermero, un laboratorio para análisis básicos y el servicio de farmacia. Todavía faltan quirófanos, no tienen servicio nocturno, falta mucho por hacer allí.

Descargar archivo »

Enviar reportaje