Reportaje

medio ambiente

CaixaBank, comprometida con la conservación del medio ambiente

26/07/2018 Con la firme convicción de dejar un mejor legado medioambiental a las futuras generaciones, CaixaBank está comprometida con el respeto al entorno natural en todas las acciones que desempeña. Un compromiso que va más allá de sus obligaciones legales y se concreta en un sistema de gestión medioambiental integrado en su actividad de negocio y que engloba todos sus proyectos, servicios y productos. Además, la entidad financiera extiende este compromiso a empleados, filiales y empresas colaboradoras, y fomenta la implicación de los clientes y la sociedad en general.

La estrategia climática de CaixaBank se centra en distintos ejes. Por una parte, la entidad gestiona el riesgo climático en el financiamiento e inversión, dando soporte e impulso a aquellas iniciativas dirigidas a prevenir, mitigar y responder al cambio climático; además de integrar de forma progresiva los criterios ambientales en su cartera de productos y servicios. Muestra de ello son los 929 millones de euros que la entidad financiera ha concedido en proyectos de financiación de energías renovables que contribuyen a la sostenibilidad del planeta. Y es que a través de Agrobank, la línea de negocio de CaixaBank para el sector agrario, la entidad dota de financiación a proyectos sostenibles en el campo, además de contar con líneas de bonos y préstamos verdes.

Otro de los ejes de actuación de la entidad es su constante empeño y trabajo para minimizar su huella ambiental. Por ello, el Plan Ambiental Trianual (2016-2018) contempla entre sus objetivos más destacados para 2018 que el 100% del consumo eléctrico provenga de energías renovables y que la entidad sea neutral en emisiones de carbono. En la actualidad, el 99,31% del total de la energía eléctrica que consume CaixaBank proviene de fuentes de energía renovables. Un dato acreditado por Gas Natural Fenosa mediante el certificado de la Comisión Nacional de Energía (CNE).

En cuanto al cálculo de la huella de carbono y la reducción de sus emisiones, CaixaBank calcula anualmente la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) que se generan a consecuencia de la actividad corporativa con el objetivo de reducir su huella de forma progresiva. Este cálculo tiene en cuenta tanto las emisiones producidas por el consumo de combustible y gases refrigerados, como las emisiones indirectas generadas para el consumo de bienes y servicios, el tratamiento de residuos y los viajes de trabajadores. Por otra parte, entre las acciones dirigidas a reducir tanto el consumo de energía como la utilización de papel, destaca el hecho que la empresa a dotado a los empleados de dispositivos móviles –tablets– para el trabajo.

Finalmente, dentro de la estrategia global respecto a la conservación medioambiental que una entidad como CaixaBank lleva a cabo, se encuentran diferentes acciones sobre el terreno. En esta línea destaca que el banco ha compensado quince toneladas de CO2 a través del apoyo a un proyecto de reforestación de terreno improductivo en Santa María del Campo (Burgos). Se trata de una parcela de más de siete hectáreas que comprende los valles y páramos de los ríos Pisuerga, Duero, Esgueva, Jaramiel, Arlanza y Durantón, entre las provincias de Valladolid, Palencia, Burgos y Segovia. La reforestación de este terreno contribuye a mitigar el riesgo de desertificación y provoca un aumento de la biodiversidad en la zona. Más color verde no solo en el papel, sino en las imágenes de satélite. Una prueba palpable de que el compromiso no se queda dentro de las empresas.


Principales iniciativas mundiales de sostenibilidad

CaixaBank es una de las entidades financieras líderes en la lucha contra el cambio climático a nivel global. Este compromiso llevó a la entidad a formar parte, desde 2007, del grupo de entidades financieras adheridas a los Principios de Ecuador para garantizar que los proyectos a los que presta financiación y asesoramiento se lleven a cabo de forma socialmente responsable.

Asimismo, desde 2016 es miembro del Grupo Español de Crecimiento Verde, que potencia el crecimiento económico ligado a una economía baja en carbono. El banco trabaja para potenciar su modelo de banca socialmente responsable, el cual se basa en el firme compromiso con todos sus grupos de interés y en la adopción de las mejores prácticas. “Solo así se contribuye a la solución de los retos en materia económica, social y ambiental”, afirman desde el área de Responsabilidad Corporativa de CaixaBank.

Paralelamente, la organización medioambiental Carbon Disclosure Project ha incluido a la entidad, por cuarto año consecutivo, en el índice Climate A List, una selección de las empresas que han obtenido las mejores valoraciones en todo el mundo.

Descargar archivo »

Enviar reportaje