Reportaje

medioambiente

Reducción de emisiones y eficiencia energética centran las políticas medioambientales de 2014

13/01/2015 Reducción de emisiones, eficiencia en los consumos, construcción sostenible… son algunas de las principales preocupaciones de las empresas españolas. Es por ello que muchas de las compañías han optado por la puesta en marcha de políticas como el cálculo de la huella de carbono, el cambio a luminarias LED o la eficiencia en el uso de un bien escaso como el agua para lograr sus objetivos. En este reportaje hacemos un repaso a las buenas prácticas medioambientales que las empresas han puesto en marcha a lo largo del 2014.

Uno de los hechos más significativos que han marcado este ejercicio para Vodafone, y que está directamente relacionado con aspectos ambientales, ha sido su cambio de sede que, en palabras de José Manuel Sedes, manager de Sostenibilidad y Calidad de Vodafone España, “ha supuesto una oportunidad para implantar una serie de medidas específicas para mejorar la eficiencia energética y el cuidado del medioambiente”. Entre estas mejoras destaca la reducción de consumo eléctrico a través de iluminación con lámparas LED, la reducción en el consumo eléctrico en climatización o las mejoras de eficiencia en el uso del agua, empleando soluciones de bajo consumo, entre otras medidas. “El cambio a la nueva sede ha supuesto para Vodafone España una optimización de los consumos energéticos y de los recursos, así como una nueva forma de trabajar más flexible y abierta”, comenta José Manuel Sedes.

Precisamente, con el objetivo de alcanzar las mejores prácticas medioambientales y de sostenibilidad, actualmente, BBVA está desarrollando varios proyectos LEED Oro en el mundo. Todos estos proyectos están siendo cuidadosamente desarrollados y evaluados para minimiz ar el impacto ambiental de los mismos. “La certificación LEED aporta beneficios tales como una reducción y eficiencia en los consumos mediante sistemas de ahorro de agua potable, como instalación de sanitarios de bajo consumo o sistemas de reutilización de aguas grises para inodoros. Además mejoran la eficiencia y el ahorro energético, a través de la instalación de paneles solares, sistemas de climatización de alta eficiencia, geotermia, sistemas de iluminación de bajo consumo, aislamientos mejorados, recuperación de calor… que en su conjunto se espera consigan un ahorro aproximado del 25% en el uso de la energía en comparación con edificios convencionales”, explica el director del departamento de Facility Management, Critical Services & Sustainability de BBVA, Vicente Herguido.

Por su parte, el modelo de construcción sostenible desarrollado por Leroy Merlin “ha conseguido edificios eficientes, cuyo coste de explotación ha disminuido un 39,9% en cuanto a consumos energéticos, gracias a medidas incorporadas a sus proyectos constructivos como la mejora de aislamientos, el uso de materiales sostenibles, la instalación de plantas de producción de energía de origen solar fotovoltaico o el uso de tecnología LED para la iluminación en la totalidad de sus edificios y rótulos, entre otras medidas”, afirma Ignacio Carrasco, director del Departamento Técnico de Leroy Merlin España.

Por su parte, el Grupo El Corte Inglés ha avanzado en su política medioambiental poniendo especial atención en la reducción de consumos, el control de emisiones de gases efecto invernadero y la gestión de residuos. Esta estrategia en favor del medioambiente ha permitido a la compañía de distribución reducir las emisiones en un 32% en términos absolutos durante los últimos cinco años así como disminuir en más de un 25% su consumo energético.

Clientes y medioambiente
En otro ámbito, las compañías también han puesto en marcha políticas y acciones a favor del medioambiente que buscan involucrar al cliente final. En este sentido, Correos ha desarrollado en 2014 la calculadora de impacto ambiental de los productos. “Durante 2013 desarrollamos un análisis del ciclo de vida del marketing directo y de la paquetería que nos ha permitido crear una calculadora con la que podemos obtener el impacto ambiental de cualquier campaña de envíos. Una de las categorías de impacto que se evalúan es la huella de carbono que, una vez calculada, permite neutralizar las emisiones generadas por la campaña gracias a los créditos de carbono de los que dispone Correos”, comenta Santiago Muñoz, jefe de proyecto de Sostenibilidad de Correos.

En cambio, Nestlé España ha ideado un “sistema de reciclaje de cápsulas de café que supone el desarrollo de un modelo propio y da respuesta a las preocupaciones de los consumidores por el impacto de las cápsulas en el medioambiente. Los puntos limpios de la ciudad recogen las cápsulas monodosis de café para aprovechar las materias primas, tanto el material que compone la propia cápsula como el residuo orgánico, del que se obtiene compost de alta calidad. El resultado es el reciclado integral de la misma”, comenta Pedro Ruíz Rodríguez, ingeniero industrial especialista en Sostenibilidad Ambiental en Nestlé España. Este proyecto se ha llevado a cabo puesto que la problemática radicaba en que las cápsulas de café no responden al perfil de envase propiamente dicho, ya que contienen materia orgánica en su interior y por tanto no puedan depositarse en el contenedor amarillo de las ciudades.

Beneficios de alto impacto
Los beneficios que se derivan de la puesta en marcha de este tipo de medidas son notables. Un claro ejemplo se pone de manifiesto con la estrategia medioambiental de Mutua Madrileña, englobada en el llamado “Programa Azul”, y que ha supuesto un desembolso de 150 millones de euros. “En los últimos dos años, en la sede corporativa el consumo eléctrico global se ha reducido un 6% gracias, sobre todo, a la implantación de la tecnología de iluminación LED. En gas natural, la disminución del consumo también ha sido significativa. En la sede corporativa el consumo se redujo más de un 20% en 2013 respecto a 2008. Respecto al agua, en los últimos años, en Mutua hemos puesto en marcha políticas favorables a la reducción de su consumo y en los últimos cinco años hemos conseguido reducir su consumo un 25%. Sólo en los últimos dos ejercicios, la disminución del consumo de agua por empleado supera el 13%”, destaca Mario Cabezos, gerente de Prevención de Riesgos Laborales y Medio Ambiente de Mutua Madrileña.

Pero más allá de los beneficios en reducción de consumos, las empresas con una firme vocación medioambiental ven como sus esfuerzos son reconocidos en los índices internacionales puesto que cada vez son más las empresas de rating ambiental que dan más peso e incrementan el número de indicadores asociados al compromiso empresarial en materia de cambio climático, agua y biodiversidad. “Los mercados e inversores valoran cada vez más la gestión de estos tres vectores como indicador visible y fundamental de la sostenibilidad de las empresas. Esto permite obtener valoraciones altas en índices como el Dow Jones Sustainability Index (DJSI) que buscan, en última instancia, atraer fondos responsables”, afirma Ibán Chico de la Felicidad, responsable de Medio Ambiente y Aseguramiento de la Calidad de Gas Natural Fenosa. “Los clientes asocian la buena gestión ambiental a la gestión de estos tres vectores. En igualdad de condiciones, esta percepción puede suponer una ventaja competitiva, por lo que debe ser gestionada. Por su parte, las Administraciones e instituciones públicas valoran positivamente nuestras estrategias, planes, acciones, etc. mejorando nuestra reputación y siendo considerados en foros de opinión y regulación”, añade el responsable de Medio Ambiente de Gas Natural Fenosa.

En la misma línea valora los esfuerzos Telefónica, empresa que reconoce que la gestión de energía y cambio climático le ha permitido ser, por quinto año consecutivo, una de las empresas líderes en el índice Climate Disclosure Leadership Index Iberia 125 (CDLI) de CDP, siendo la única telco en la región distinguida en el citado índice. “Conseguimos una puntuación de 98 A y hemos entrado a formar parte de la “Lista A” del Climate CDP Performance Leadership 2014. Todo esto nos permite ser una de las empresas líderes de telecomunicaciones que mejor gestiona sus riesgos y oportunidades asociados al cambio climático”, explican fuentes corporativas de la compañía.

También forma parte del prestigioso índice global “The A List: CDP Climate Performance Leadership Index 2014” CaixaBank, gracias a su gestión de la reducción de emisiones de carbono y la aplicación de medidas para reducir el impacto medioambiental de la actividad de la entidad. La inclusión en la lista internacional de CDP se suma a otros reconocimientos mundiales de prestigio en materia de acción medioambiental. En 2014, los analistas del Dow Jones Sustainability Index (DJSI), el principal indicador mundial de las empresas en términos de responsabilidad corporativa, otorgaron a CaixaBank el mejor resultado posible (100 puntos) a su sistema de gestión ambiental.

Indudablemente, la implantación de políticas medioambientales también tiene una traducción directa en importantes ahorros económicos. La reducción de los consumos energéticos a lo largo de 2014 de Telefónica se ha traducido en un ahorro valorado en casi cinco millones de euros, mientras que a finales del pasado año la compañía alcanzó unos ingresos por gestión eficiente de residuos de 42 millones de euros. “A finales de 2013, gestionamos de manera eficiente 1.892 toneladas de residuos eléctricos y electrónicos procedentes de nuestros clientes. De ellas, 231 correspondieron a teléfonos móviles y accesorios y siguieron modelos de reciclaje y reúso”, explican fuentes corporativas.

Enviar reportaje