OPINIÓN

Ayuda humana en momentos complicados, verdadera sostenibilidad

Alberto Córdoba,

socio-director de DBM Spain

Alberto Córdoba

¿Para qué sirve la RSC si no se preocupa del momento más duro para las personas? Cada semana leo esta revista. Leo interesantísimos reportajes acerca de cómo hacer que las empresas sean socialmente más responsables. Descubro premios que me sorprenden, acciones que me impactan.

Tratan de diferentes políticas de RSC. De cómo hacer un mundo más ecológico. De principios éticos que bajan en cascada por la Organización. De integración de discapacitados. De retorno a la sociedad.

Y francamente, son noticias excelentes. Necesitamos que lo verde no sea una opción, que la toma de decisiones sea la que debe ser, que las personas con síndrome de Down sean personas, que la gente de la calle reciba bien de las empresas.

Y es maravilloso porque esas acciones acaban en el mundo. Pero el mundo de la empresa empieza en otro sitio. Empieza en su gente, en sus empleados. Y preocuparse de la RSC supone preocuparse por ellos. Tanto en los buenos como en los malos momentos, tanto en el crecimiento como en la desvinculación.

Hoy son muchas empresas las que siguen diciendo que su principal activo es el capital humano. Lo dicen y probablemente lo sienten. Pero luego, cuando vienen mal dadas, no actúan así.

Y es que, ante la crisis, son muchas las empresas que se han visto obligadas a sobrevivir. Y para ello, ha sido necesario reducirse, asumir las consecuencias. Esto ha lanzado a mucha gente a la calle. Sólo que en algunas empresas han mostrado compromiso real con ellas. Y en otras, que se dicen “socialmente responsables” no lo han hecho.

El compromiso no se muestra con dinero, se muestra colaborando en la resolución de la necesidad, dando una ayuda de largo plazo. Hoy no hay mejor forma de mostrar que la persona te importa que pagarle un programa de Outplacement, que multiplicar por 3 sus posibilidades de recolocación.

Muchas empresas socialmente responsables han resuelto de esta manera el problema de la salida de su gente. Y de este modo, han reducido su desgaste, han demostrado con actos lo que decían con palabras. Por eso 3 de cada 4 empresas Best Place to Work utiliza Outplacement. Porque saben que reduce la tensión, reduce a la mitad la conflictividad. Saben que mejora el clima, deja el entorno necesario para volver a ser rentables. Saben, en definitiva, que en los momentos complicados es cuando la gente más ayuda necesita. Y se la da de verdad. No les deja solos, pone a gente especializada a acompañarles para que lleguen a su destino.

Muchas empresas que se dicen “socialmente responsables” no lo hacen. Son verdes y éticas, integradoras y sociales. Pero no se preocupan de su gente cuando peor está. ¿Son realmente socialmente responsables?

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL