OPINIÓN

Responsabilidad Corporativa en tiempos de crisis

Pau Hortal,

especialista en psicología social y RRHH de Alius Modus

Pau Hortal

He leído recientemente que ya hace más de 30 años Richard T De George planteaba en un famoso manual el debate sobre la amoralidad de los negocios. Durante mucho tiempo se estimó que el principio de "business is business" era inamovible. Estoy pensando sobre el tiempo que hace que el debate se planteó realmente en España (10-12 años, o probablemente menos). Por fin se han en empezado a proponer todos los principios sobre responsabilidad corporativa y las diferentes actuaciones y planes en este área, empezando por un marco legislativo apropiado.

Dicho esto la cuestión que me planteo es si es posible seguir con las políticas de Responsabilidad Corporativa en tiempos como los actuales. La respuesta no puede ser diferente a un sí, y sin embargo será siempre un sí condicional pues como todos comprendemos, crisis significa atención a los costes, y los costes tienen que ver directamente con factor humano. Hoy día este factor puede llegar a suponer inclusive un 70% del total de los costes operativos. Es por ello que poner en cuestión los temas de responsabilidad corporativa en general, es poner en cuestión los temas que afectan a las personas en particular.

Son muchos los directivos que a falta de incentivos reales, (de carácter legal y/o contractual) poco van a hacer o nada van a impulsar. Y en este sentido creo que hay que avanzar todavía mucho para que los interlocutores sociales construyan un discurso real y coherente en materia de responsabilidad relativa a las personas. En muchos casos se parte del planteamiento de que con el hecho de mantener los puestos de trabajo - que por cierto no es poco- ya se esta haciendo suficiente.

Creo que no hay mayor aportación de valor tanto en tiempos de crisis como en tiempos de bonanza que la gestión responsable de sus propios recursos por parte de la organización, especialmente la gestión responsable de personas. Este aspecto debiera de ser aplicable y demandable con independencia del contexto social y económico que estemos viviendo.

Sin embargo, si como consumidores no le prestamos atención al lugar donde se fabrican las zapatillas, los bolsos, o en que condiciones se presta el servicio que recibimos, poco impacto se va a notar y poca motivación van a tener las organizaciones para mantener o incrementar sus dosis (que muchas veces no son necesariamente costes) de responsabilidad. En este punto se ha avanzado mucho en los últimos 30 años pero queda todavía, un largo camino por recorrer.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL