OPINIÓN

Por qué los pequeños detalles pueden cambiar el mundo

Andy Tomkins,

EMEA Sustainability Engagement Manager de Canon Europa

Andy Tomkins

La adaptación a las nuevas prácticas de trabajo representa una increíble oportunidad para evaluar y adaptar nuestro enfoque acerca de la sostenibilidad. No es necesario que los cambios sean extremos, pueden incluir varias acciones pequeñas pero efectivas, como la adopción del reciclaje y los materiales reutilizables, cambiar el modo de fabricar por uno más ecológico, e incorporar mejores prácticas de transporte y embalaje. Los cambios pequeños pueden tener un gran impacto.

Reducir, reutilizar, reciclar

Desde la separación del papel, plástico y cartón que se usa en la oficina hasta reducir el uso de cubiertos de un solo uso, las iniciativas de sostenibilidad con frecuencia empiezan por los pequeños detalles. Uno de esos detalles debe estar relacionado con las decisiones sobre equipos y tecnologías. La razón es obvia: la tecnología, como los PC, portátiles y móviles, generaba el 1% de la huella de carbono en 2007. En la actualidad, En la actualidad, ya se ha triplicado y se prevé que superará el 14% en 2040. A pesar de que la tecnología es imprescindible en los negocios actuales, se pueden adoptar pequeños cambios muy beneficiosos para paliar uno de los problemas más serios para el medio ambiente.

Por ejemplo, mantener un teléfono de empresa durante tres años en lugar de dos, o un portátil durante seis años en lugar de cinco, puede tener un impacto muy relevante. Si las empresas hicieran esto a escala mundial, habría menos demanda para crear tantos dispositivos nuevos cada año y se reduciría la cantidad total de materias primas necesarias para satisfacer esta demanda. Además, cuando las empresas tuvieran la necesidad de incorporar productos nuevos podrían optar por equipos refabricados o reacondicionados No solo sería mejor para el medio ambiente, sino que además las empresas ahorrarían entre un 30% y un 50% del precio de compra en comparación con el del mismo equipo si fuera completamente nuevo. Además, gracias a los programas de calificaciones y al esquema de premios, los clientes obtienen una mayor visibilidad de las marcas y productos que son menos dañinos para el medio ambiente.

Reducir la movilidad

Las formas más verdes de ir a trabajar cada día también pueden ser beneficiosas para el medio ambiente. Los espacios de coworking pueden ayudar a reducir las emisiones de carbono en 118 toneladas métricas por año entre el 2021 y el 2029. Antes de la pandemia, un reducido número de empresas habían implantado fórmulas de trabajo más flexibles, permitiendo a sus empleados trabajar desde casa o compartir un espacio de coworking en un entorno ágil. Ahora, muchas empresas apoyan una combinación de trabajo remoto y en la oficina, lo que permite reducir las emisiones de carbono al mismo tiempo que mejora el bienestar de sus empleados.

La tecnología lo está haciendo posible. Con las soluciones y capacidades de impresión adecuadas, los trabajadores pueden combinar sin problemas el trabajo en la oficina con el trabajo remoto. Por ejemplo, antes de 2020, las videoconferencias ya eran bastante comunes en las comunicaciones de negocios y permitían conectar a los colegas que se encontraban en diferentes partes del mundo. Pero con las restricciones durante la pandemia, su uso aumentó de forma exponencial para facilitar las reuniones diarias que ya no se podían hacer de forma presencial.

La sostenibilidad, un seguro de futuro

Con tantas oportunidades para conseguir los objetivos de sostenibilidad implantando medidas graduales, es importante recodar por qué serán tan valiosas durante la próxima década. Un informe publicado en 2020 reveló que el 80% de los sectores más importantes y las grandes empresas de Europa no estaban haciendo lo suficiente para proteger el medio ambiente, y sugería que las empresas que se esforzaran en marcar la diferencia en este aspecto podrían atraer a más clientes, mientras que las que no lo hicieran podrían perderlos.

Poner en marcha acciones para mejorar la sostenibilidad también puede aumentar las posibilidades de atraer y retener talento. Alrededor del 26% de los trabajadores del Reino Unido acepta un salario más bajo para trabajar en una empresa sostenible, mientras que la mitad de los encuestados afirma que podrían rechazar una oferta de trabajo de una empresa con prácticas dañinas para el medio ambiente. Un informe de 2020 sobre las opiniones de los millennials de 43 países reveló que la proporción de quienes pensaban que reducir su impacto en el medio ambiente es algo que su empleador estaba haciendo bien (61%) era un 22% más alta entre quienes pensaban continuar en ese trabajo durante los próximos cinco años o más en comparación con los que esperaban cambiar de trabajo en breve.

Actualmente, la sostenibilidad de los negocios va menos de "y si..." y más sobre "cómo...". La buena noticia es que trabajando en los detalles y haciendo pequeños cambios, las empresas pueden tener un gran impacto. Y lo único que se necesita es dar el primer paso.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL