OPINIÓN

#SERESResponsables, hacia una empresa más humana

Ana Sainz,

directora general de Fundación SERES

Ana Sainz

Una emergencia sanitaria como la que estamos viviendo nos dejará seguramente un mundo diferente al que conocemos, que desnudará de lo accesorio (como hacen habitualmente las crisis) y que probablemente nos ofrecerá un entorno con nuevas oportunidades de innovar, mejorar y trabajar por impactar de una manera positiva en la sociedad. La incertidumbre reina, pero no me cabe la menor duda de que las empresas son los agentes mejor preparados para afrontar los cambios, asumir el liderazgo y aportar soluciones a los retos sociales, que no son ni serán pocos.

En SERES hemos visto cómo las empresas han dado un paso adelante en esta crisis global del COVID-19. Rápida, feroz y con impacto en toda la aldea global y en especial en nuestro país, una de las zonas rojas en Europa. Hemos comprobado cómo este movimiento de valor compartido entre sociedad y empresa, que llevamos defendiendo juntos durante algo más de una década, se hace siempre más necesario y crucial que nunca.

Los retos sociales sobre los que reflexionábamos hace unas semanas siguen ahí, quizás ahora más entremezclados y complejos: derechos humanos, desigualdad y pobreza, IA, diversidad e inclusión… Sin embargo, lograr el progreso económico y social conjunto depende en gran medida de líderes responsables. Aquellos que se comprometen, que buscan el bien común y que creen en la alianza, en la potencia del grupo.

En SERES hablamos a menudo de la construcción de empresas más humanas, en las que el peso de los intangibles determina más su sostenibilidad en el tiempo, su predilección por parte de los consumidores o inversores, pero sobre todo que en plena 4ª revolución industrial no dejan a nadie atrás. #SERESResponsables, iniciativa promovida por SERES tras la crisis del COVID-19, apoya a las empresas y ONG en su respuesta a la emergencia, mostrando proyectos que están en marcha y que suponen una contribución a resolver problemas concretos, así como detectar nuevas necesidades que pueden cubrirse. SERES, que es un movimiento transformador, un movimiento de empresas, entiende este momento como la oportunidad para la colaboración real, para implementar nuevos procesos de trabajo, mayor eficacia y sostenibilidad en los resultados. Aunque no es tarea fácil, muchas de ellas ya están trabajando para garantizar el desarrollo de la creatividad, la colaboración y la dinámica interpersonal, así como las habilidades relacionadas con los roles de ventas especializadas, recursos humanos, atención y educación. En definitiva, crear oportunidades de futuro para las personas.

Cuando apareció la Peste Negra en Europa en 1346, escribió Petrarca a un amigo suyo en una Florencia en la que se respiraba solo el pánico y el pesimismo: “¡Feliz posteridad, que no experimentará una tribulación tan abismal y contemplará nuestro testimonio como una fábula!”. En siete años, murieron casi 50 millones de personas en el Viejo Continente, el 30% de su población. Sin embargo, Petrarca se equivocaba. La irrupción de nuevas epidemias volvería en siglos posteriores con medidas de emergencia, hábitos sociales y cambios en el orden mundial. Gracias a la brújula de líderes responsables y una meta fija que es la agenda 2030, será posible responder al desafío de sentar en la misma mesa sociedad y empresa para crear y compartir valor, pensando siempre en las personas.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL