OPINIÓN

El 17, un Objetivo con brecha

Vanesa Rodríguez,

directora de Comunicación y RRII de Red Española del Pacto Mundial

Vanesa Rodríguez

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) están adquiriendo cada vez más peso en nuestro país. Durante el último año se han dado condiciones nuevas y decisivas que enmarcan y potencian la acción del sector privado. Condiciones procedentes tanto del ámbito público, a nivel estatal, regional o local, como de la sociedad civil. En el primer caso figura sin duda la creación del Alto Comisionado para la Agenda 2030 o la publicación de diferentes estrategias regionales de desarrollo sostenible.

En la Red Española del Pacto Mundial hemos visto aumentar nuestro número de socios, así como de entidades que mejoran sus compromisos y acciones con los ODS. En el caso de las empresas del IBEX 35, un 80% de éstas ya se ha comprometido públicamente a contribuir a la Agenda 2030 y el 77% ha identificado sus ODS prioritarios.

El entorno es más favorable que nunca, lo que es positivo, pero no quita mérito a las decisiones empresariales. Haciendo balance de estos tres últimos años, tenemos que hacer hincapié en la importancia del sector privado en la consecución de los ODS. Es muy buena noticia que cada vez más entidades del sector privado acepten y protagonicen su papel para el desarrollo sostenible, porque será positivo para la profesionalización, la ejecución o la aplicación de medidas. Pero también porque las prepara para ser aliados estratégicos de otros actores y facilitar la creación de alianzas multiactor.

“Tenemos la oportunidad de proveer la paz, la prosperidad y la dignidad para todos en un planeta sano y no podemos fallar, la tarea es difícil, pero nada es imposible cuando trabajamos juntos en alianzas”. Son palabras recientes de Amina Mohammed, la vicesecretaria general de Naciones Unidas, de las que nos hacemos eco para inspirar e implicar a las empresas en proyectos en forma de partenariados que multipliquen esfuerzos. Se trata de un cambio de paradigma en el modo de trabajar, impulsado por la Agenda 2030 y el Acuerdo de París, que insta a personas, gobiernos y todo tipo de entidades a trabajar en alianzas que sean sólidas, inclusivas e integradoras. Éstas pueden ser sectoriales, transversales, multistakeholder o público-privadas.

Según los datos que manejamos, un 53% de las empresas que participaron este año en una encuesta que cursamos en nuestro país, afirma que para impulsar el apoyo empresarial a los ODS es clave la creación de espacios de diálogo y colaboración. Sin embargo, sólo el 35% está llevando a cabo ya este trabajo en alianzas. A nivel internacional, las conclusiones son similares. Según el informe de UN Global Compact de 2017 Progress Report, aunque prácticamente todas las empresas encuestadas afirman tener un impacto medio o alto en el ODS 17, sólo un 29% realiza acciones en este ámbito.

Aquí tenemos uno de los puntos a mejorar: la Agenda 2030 implica un cambio de paradigma sin precedentes que afecta, de lleno, a nuestra manera de trabajar. Y las alianzas se revelan como la única manera de afrontar retos de tal envergadura que no tienen solución afrontados en solitario. Será también tarea de todos solventar esta brecha entre el impacto que puede tener el ODS 17 y las acciones que se están llevando a cabo dirigidas a sus metas. Entre todos debemos trabajar de una forma más activa en el intercambio de conocimientos y tecnologías, la canalización de recursos y la promoción de alianzas en todas las esferas para contribuir de forma más eficiente al cumplimiento de los ODS.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL