OPINIÓN

Retos y desafíos ambientales en el sector del gran consumo

Juan Francisco Ciriza,

director del área de Medio Ambiente de Mahou San Miguel

Juan Francisco Ciriza

Hoy, 5 de junio, celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente, una fecha universal que no deja indiferente a nadie, porque asegurar el bienestar de nuestro entorno y el futuro de nuestro planeta es cosa de todos.

Por fortuna, vivimos en una sociedad cada vez más comprometida y concienciada, tal y como se desprende del último barómetro del CIS, que posiciona los problemas ambientales entre las principales preocupaciones de los españoles. A nivel mundial, esta inquietud ha alcanzado una nueva dimensión gracias figuras como la de Greta Thunberg, una adolescente sueca que reivindicó ante al parlamento de su país un plan de acción para acabar con el calentamiento global, un gesto que ha evolucionado hasta desembocar en un movimiento estudiantil global.

Pero y ¿el resto de los agentes sociales? ¿Su implicación alcanza el mismo compromiso? ¿Las administraciones públicas y el sector privado han integrado en sus estrategias medidas efectivas para contribuir a minimizar la contaminación, afrontar el cambio climático o disminuir la generación de residuos, entre otros asuntos?

El hecho de que nos hagamos estas preguntas, es señal de que todavía queda mucho por hacer. Todos los actores implicados, entre los que nos incluimos las empresas, deberíamos pararnos a reflexionar y hacer un ejercicio de autocrítica para identificar nuevas soluciones y maneras de hacer las cosas que nos permitan seguir avanzando en materia ambiental. Porque la amenaza a la que se enfrenta el planeta es real y demanda soluciones efectivas e inmediatas.

En Mahou San Miguel somos conscientes de la necesidad de que las empresas nos impliquemos activamente y seamos parte de la solución. En nuestro caso, contamos con un área propia de Medio Ambiente, algo que sin duda refleja la importancia que esta materia ocupa en la estrategia global de nuestra compañía.

Sabemos que todavía quedan pasos por dar y que el camino hacia la excelencia ambiental es exigente, pero contamos con el compromiso y el equipo humano para hacerlo posible. Por eso en jornadas como la de hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, nos sentimos orgullosos de haber despedido el 2018 como una de las empresas más eficientes de Europa a nivel ambiental. Concretamente, nuestros indicadores ambientales del pasado ejercicio nos sitúan dentro del 25% de las compañías de Alimentación y Bebidas con mejor desempeño en este ámbito según el BREF Europeo, el documento de referencia que recoge las mejores técnicas disponibles en la materia para los distintos sectores industriales.

Esto es posible porque nuestra compañía, año tras año, invierte recursos para contar con un modelo industrial más verde y respetuosos con el medio ambiente y con los entornos en los que operamos. Concretamente, en los últimos cinco años, hemos invertido más de 15 millones de euros en nuestro sistema de gestión ambiental, contribuyendo a poner en valor nuestra posición como agente impulsor y referente del sector en esta materia.

El espíritu colaborativo e innovador que rige el día a día de Mahou San Miguel nos lleva a plantearnos permanentemente cómo hacer mejor las cosas en materia de eficiencia y sostenibilidad e ir un paso más allá. Hoy contamos con unos indicadores ambientales que nos sitúan como un referente en Europa, pero nuestro sueño como empresa es convertirnos en un referente activo en materia de sostenibilidad en el sector de Gran Consumo. Para lograrlo, contamos con un Marco Estratégico de Sostenibilidad que, bajo el nombre de “Somos 2020”, define los 20 compromisos de futuro que nos ayudarán a lograrlo.

Concretamente, en el aspecto ambiental y de aquí a 2020, la compañía se compromete a reducir un 10% su huella de carbono y a impulsar proyectos de autogeneración energética, a reducir su consumo de agua otro 10% para 2025 y a desarrollar programas de protección de las fuentes hídricas en sus entornos. Además, todos nuestros embalajes y materiales promocionales serán diseñados a partir de criterios ambientalmente responsables, primando los componentes reciclados, reciclables y de menor gramaje, y se fomentará la reutilización hasta lograr que sus envases contengan, al menos, un 50% de PET reciclado, un 70% de vidrio reciclado y un 100% de cartón sostenible.

Para lograr cumplir nuestra ambición, hemos extendido nuestro compromiso a todos y cada uno de nuestros profesionales gracias a iniciativas como el “Plan Semilla”, cuyo propósito es “sembrar” la sostenibilidad y la conciencia ambiental de manera transversal mediante la implicación de las personas, que son el principal agente del cambio. Para lograrlo, activamos pequeños retos planteados y desarrollados por los profesionales, que presentan soluciones sostenibles para los retos del día a día en áreas como el reciclaje, la movilidad o el ahorro de recursos naturales. Por ejemplo, se ha conseguido, junto a nuestros proveedores, la reducción de envases de plástico de un solo uso en nuestra sede y su sustitución por otros de tipo compostable o reciclable.

Además, externamente, colaboramos con diversas organizaciones e iniciativas para contribuir a la protección del medio ambiente como The CEO Water Mandate de Naciones Unidas, el Pacto Mundial de Naciones Unidas o WWF.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL