OPINIÓN

“El comportamiento ético como garantía de futuro de las compañías”

Jaime Gaspar,

Director de Compliance de Lilly en España de Lilly

Jaime Gaspar

La Responsabilidad Social Corporativa ha tenido un importante auge en la última década. De ser un concepto desconocido en muchos casos, ha pasado a ocupar un puesto importante, tanto en la gestión de las empresas como en la comunicación de las mismas.

Por eso puede que sorprenda que hace ya 135 años, el Coronel Eli Lilly, fundador de Lilly, asegurara que "Para valer realmente la pena, una empresa tiene que estar basada en lo mejor." Dentro de esta búsqueda de la excelencia que demuestra la frase, se incluía desde un primer momento la responsabilidad social y la relación con la sociedad.

Para concretar ese compromiso, a los pocos años de existencia, la compañía empezó a crear el Libro Rojo, el código de Conducta Profesional para los empleados de Lilly, donde se indican las normas relativas al modo en que se deben llevar a cabo nuestras actividades profesionales y que son reflejo de las obligaciones legales, normativas generales y valores esenciales de la compañía.

Este libro sigue vigente hoy día, es de obligado cumplimiento y conocimiento por parte de todos los empleados de Lilly y ha ido evolucionando a lo largo de todos estos años, así como durante el crecimiento y expansión de la compañía por 146 países de todo el mundo.

Una vez establecido este “ADN ético” para sus empleados, Lilly ha querido ir un paso más allá y también establecer unas normas éticas y de transparencia para su relación con terceros, especialmente con profesionales sanitarios y proveedores, pero también con otros públicos de interés como asociaciones de pacientes o la Administración. El objetivo era lograr la trazabilidad y claridad de todos los procesos, pagos y relaciones que establece la compañía.

Este nuevo objetivo se concretó en el programa “Lilly Ética en los Negocios” (Programa LEN), donde se establecen una serie de normas y prácticas para que las relaciones de Lilly con cualquiera de sus públicos objetivo se mantengan en el ámbito puramente profesional y se alejen de cualquier posible conflicto de intereses.

Estás pautas se han adoptado a nivel internacional en todas las oficinas de Lilly, con lo que se consigue que las mismas normas rijan en cualquier centro de la compañía en el mundo (aunque siempre supeditados a no entrar en conflicto con leyes o normas locales, en cuyo caso la norma local tiene preferencia).

El programa LEN se comenzó a implantar en España en 2008 y en el año 2009 se presentó a Farmaindustria para compartir con todo el sector la metodología y que pueda ser adoptado por otros actores de la industria.

El programa no sólo es interno, sino que busca ser conocido y reconocido por los principales públicos a los que Lilly se dirige. Por ello se está llevando a cabo una labor de comunicación de la iniciativa, para ofrecer a la sociedad el impacto que está teniendo y sus pautas. De esta manera, Lilly quiere ir más allá de la transparencia, actuando como motor de cambio para que este tipo de prácticas sean adoptadas por otros actores de la industria e incluso de la sociedad.

Como se puede apreciar, el programa LEN es una iniciativa “viva”, que evoluciona según se detectan necesidades y que no es tan sólo un puñado de normas y reglas a cumplir. Junto con el Libro Rojo, hace que la ética se impregne en la propia filosofía de la empresa, marcando el comportamiento de todos los empleados de la compañía, integrándose en su cultura, y que tiene vocación de ir más allá, influyendo positivamente en la sociedad.

Ser fieles a este tipo de normas éticas es lo que puede garantizar el futuro de la compañía como ya expresó hace más de 100 años J.K. Lilly, Sr., hijo del fundador de Lilly: “En cuanto al futuro de esta empresa, recordemos que fue fundada y construida sobre los principios de la calidad y la integridad. Nunca hagan nada en detrimento de esta integridad. Si continuamos trabajando y observamos estos mismos principios, no existen límites con respecto a dónde podemos llegar”.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL