OPINIÓN

Ha llegado el momento de aplicar (más) la economía circular

José Ramón Iracheta,

Country Manager de Essity Iberia

José Ramón Iracheta

Esta pandemia ha tenido un altísimo coste social en todo el mundo, una situación sin precedentes que ha puesto a la población al límite. El bloqueo social y económico también ha despertado muchas conciencias sobre la importancia de mejorar el entorno en el que vivimos para garantizar el bienestar de las personas y un acceso igualitario a los productos básicos. Todos los agentes de la sociedad deben implicarse en este esfuerzo que tiene mucho que ver con adoptar una economía y formas de producción cada vez más sostenibles.

No en vano desde la Unión Europea y el gobierno de España se habla de impulsar la recuperación económica con un refuerzo importante de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente. La ministra de economía ha incluido la transición ecológica y la economía verde entre los seis pactos para la reconstrucción económica y social. 10 países, eurodiputados, empresas, ONG y sindicatos han firmado el Green Recovery para pedir a la Unión Europea que apueste por reconstruir mientras se avanza en la transición a una economía neutra para el clima, la protección de la biodiversidad y la transformación de los sistemas agroalimentarios. En resumen, una apuesta por la economía circular en la que las empresas tenemos mucho que aportar.

El desarrollo de la economía circular no sólo nos ayudará a disminuir el uso de recursos y la generación de residuos, sino que contribuirá a la reorientación productiva de muchos países (la crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto esta necesidad). Añadido a los beneficios para el medio ambiente, podemos crear riqueza y empleo en las comunidades donde se aplica, además de obtener una ventaja competitiva en el contexto de globalización actual. La duda muchas veces es, ¿cómo se aplica de manera práctica el modelo de economía circular más allá de discurso?

Uno de los fundamentos es la reutilización, es decir que lo que antes se consideraba como residuos o partes de los mismos se aprovechen para la elaboración de nuevos productos. Aquí toman importancia las Mejores Técnicas Disponibles que todos los sectores deben implementar en condiciones técnica y económicamente viables para mejorar el nivel de protección del medio ambiente. La visión a largo plazo y la inversión en tecnología e innovación son los secretos para aplicar estas técnicas. En Essity, por ejemplo, hemos conseguido que los descartes o mermas de los distintos productos durante las fases de fabricación de papel se recojan, se repulpen y se devuelvan al proceso productivo.

Esto está íntimamente ligado con otro concepto clave, el de la valorización. El objetivo principal aquí es que el residuo pueda sustituir a otros materiales para cumplir una función particular, es decir que no se compren o utilicen productos nuevos, sino que el residuo tenga una segunda vida generando un valor diferente. Gran parte de los residuos se están utilizando para generar energía renovable a través de la incineración controlada y en el caso de residuos no peligrosos se están dirigiendo a compostadoras.

Además de la ventaja económica derivada de la reducción de costes de compra de materia prima, la reutilización y la valorización tienen un alto impacto medioambiental y en las comunidades locales. Por un lado, se reducen en gran medida los residuos que llegan a los vertederos, disminuyendo la contaminación. Por otro, el compost de calidad, por ejemplo, puede ser utilizado por las comunidades agrarias del entorno a un precio asequible o incluso sin coste y se contribuye a la creación de empleo, ya sea en las operaciones de valorización o de manera indirecta con el fortalecimiento del tejido económico local.

El reciclaje es otro de los pilares de la economía circular, no sólo a nivel empresarial sino también como hábito de los consumidores. Los productos reciclados se convierten en materias primas, evitando la generación de nuevos residuos y fomentando la inversión en todos los procesos para reconvertirlos en materiales útiles de nuevo. El plástico es uno de los componentes clave en millones de embalajes de casi cualquier producto por eso es fundamental reducir su uso y apostar por su reciclaje. En Essity estamos trabajando de forma activa con todos nuestros proveedores para aumentar los niveles de plástico reciclado en los materiales que nos suministran al mismo tiempo que colaboramos con diversas entidades para promover la recogida y reciclaje del embalaje de nuestros productos. Así mismo, promovemos el reciclaje entre los consumidores finales a través de campañas de concienciación y la colaboración con entidades de todo el mundo.

La economía circular requiere la concepción ecológica de todo el proceso productivo, considerando los impactos ambientales a lo largo del ciclo de vida del producto para integrar maneras de paliarlos desde su concepción. El desarrollo de la economía circular nos permitirá a disminuir el uso de los recursos, a reducir la producción de residuos y a limitar el consumo de energía. Además, incentivará la innovación y la inversión en tecnología, en la mejora de técnicas de producción creando empleo y mejores sistemas a largo plazo. Es el momento adecuado para darle el (necesario) empujón final a su implementación.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL