OPINIÓN

Movilidad sostenible para mejorar la salud del planeta

Yolanda Erburu,

Chief Sustainability y Corporate Affairs en de Sanitas y Bupa Europe & Latinamerica

Yolanda Erburu

La actividad humana y su relación con el entorno afecta de manera directa a la calidad de vida de las personas, especialmente en las grandes urbes. Según datos de Naciones Unidas aproximadamente el 70 % de las emisiones de carbono mundiales corresponden a áreas urbanas, y el transporte es uno de los responsables de esta situación.

En España el 25% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero proceden de este sector según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Estos gases favorecen la contaminación del aire, que está ligada al aumento de enfermedades cardiacas y respiratorias. Según la OMS cada año se producen entre 7 y 8 millones de muertes prematuras por los efectos combinados de la contaminación ambiental exterior y la contaminación del aire en espacios interiores.

Este problema medioambiental y de salud pública se ha agravado en los últimos años a medida que aumenta la concentración de personas en las grandes ciudades. Hasta el punto de que la contaminación del aire es a día de hoy una de las mayores amenazas medioambientales para la salud de las personas, junto con el cambio climático. Al mismo tiempo, trabajar para mejorar la calidad del aire contribuye a la mitigación del cambio climático, y viceversa, reducir las emisiones mejorará también la calidad del aire. Esta situación evidencia la necesidad de impulsar medidas como la movilidad sostenible que contribuyen a mitigar la emisión de gases de efecto invernadero, y con ellos, la emergencia climática.

En el proceso de transformación de la movilidad en nuestras ciudades es clave, por tanto, reducir las emisiones de CO2 para proteger la salud. Y es que los índices de contaminación atmosférica seguirán creciendo si no actuamos inmediatamente y es responsabilidad de las grandes compañías formar parte del cambio.

En Sanitas hemos decidido dar un paso más y abordar esta cuestión con el objetivo de minimizar el impacto que supone el transporte diario de nuestros más de 11.000 empleados a los centros de trabajo mediante la puesta en marcha de distintas iniciativas. Estas están englobadas bajo el programa The Blue Way, que combina planes de movilidad sostenible y teletrabajo. Entre ellas, contamos con servicio de motosharing para empleados subvencionado por la compañía y disponible en varias ciudades españolas. También ofrecemos préstamo de bicicletas eléctricas y varias rutas de autobús que conectan distintos puntos de Madrid con las oficinas centrales. Iniciativas con las que hemos evitado la emisión de 87 toneladas de CO2 en el último año.

Además, esta decisión nos lleva también a otra acción a la que cada vez más compañías se están uniendo: descarbonizar nuestras operaciones en línea con el compromiso adquirido de convertirnos en una de las primeras compañías de salud que será Net Zero en 2040.

Si el futuro trae consigo un aumento de la ratio de personas que transitan por la ciudad es inevitable comenzar a actuar sobre el impacto que tendrá este crecimiento en los transportes y, por lo tanto, en la calidad del aire y en la salud del planeta y de las personas. La búsqueda de alternativas más saludables y sostenibles es un beneficio común, pues el cambio climático es consecuencia de la actividad humana, y a la vez responsabilidad, de todos los que habitamos el planeta.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL