ENTREVISTA

Nuestras pólizas incorporan elementos y garantías acordes a nuestra visión responsable, más allá de nuestras acciones


Miguel García,

responsable del departamento de Comunicación y Responsabilidad Empresarial de DKV Seguros

Miguel García 16/01/2010

DKV Seguros trabaja con la premisa de que la RSE es un tema transversal, con una fuerte implicación de los empleados y una política responsable enfocada a la salud, sin olvidar otras cuestiones como la inserción laboral, el medio ambiente o la igualdad laboral. Para Miguel García, responsable del departamento de Comunicación y RSE de DKV Seguros, las prácticas socialmente responsables han ocupado un espacio preeminente en su departamento en los últimos años, por delante incluso de la comunicación externa de la compañía.

DKV es una compañía que quiere diferenciarse de la competencia en cuanto a RC. ¿Por qué? ¿En qué se fundamenta esta política que otorga tanta importancia a la RC?

La Responsabilidad Empresarial es una función del departamento de Comunicación y Responsabilidad Empresarial. Es una sección de la compañía que gestiona básicamente intangibles, y aunque el término ‘Responsabilidad Empresarial’ esté en segundo lugar en el nombre, no significa que sea un asunto de menor importancia que la Comunicación, pues muchas veces dedicamos más tiempo a la gestión de la RSE que a comunicar, y aunque eso no siempre es beneficioso, suele suceder.

¿Cómo se gestiona y organiza la Responsabilidad Empresarial en DKV?

En el departamento trabajan a día de hoy 14 personas. Hay dos empleados dedicados exclusivamente a la RSE, aunque tal vez esta cifra resulte ‘incompleta’, pues no refleja exactamente la implicación en proyectos de Responsabilidad Empresarial de la compañía. Por ejemplo, no contamos la plantilla que trabaja para uno de nuestros principales proyectos, la Fundación Integralia, con su propio equipo. Tampoco incluimos el trabajo de directivos, departamento de Recursos Humanos, y en conjunto todas las áreas de la compañía, pues desde hace tiempo intentamos que la Responsabilidad Empresarial sea un elemento transversal de DKV Seguros.
Tanto el departamento de Comunicación y RSE como el departamento de Recursos Humanos son responsables de la comunicación interna, y además el de Recursos Humanos es el departamento encargado de las actividades de voluntariado con el empleado. Por tanto es necesaria una coordinación que se concreta en una colaboración diaria. Estamos muy compenetrados y trabajamos de la mano en un gran número de proyectos.
En resumen, hay dos personas dedicadas exclusivamente a la RSE pero prácticamente el resto de la compañía también pone de su parte.

¿Cómo ha evolucionado la RSE en DKV en los últimos años? Acciones, productos…

Ha habido una evolución rápida en los últimos años. Empezamos a desarrollar la RSE como un elemento interno y con dos componentes: Una alta dosis de filantropía en las acciones que realizáramos, sin buscar que estuvieran conectadas con las actividades de negocio y sin buscar interés más allá de la propia acción; y una actuación reactiva, sin identificar las oportunidades, proyectos, ejes de actuación ni empresas con las que íbamos a colaborar, sino que respondíamos a peticiones, proyectos que nos planteaban.

Hoy por hoy, sin embargo, somos mucho más activos, ya que por un lado identificamos el perfil de las acciones en las que queremos trabajar, con un programa muy amplio en proyectos que está enmarcado dentro de la estrategia de la compañía; y por otro lado uno de nuestros principios estratégicos de Responsabilidad Empresarial es el doble beneficio, buscamos proyectos que aporten un impacto positivo en la sociedad y a la vez en la empresa.

¿Cuáles son los principales focos sobre los que se trabaja en su responsabilidad corporativa?

Actualmente tenemos en el mercado un producto para personas con Síndrome de Down, en colaboración con la Fundació Catalana Síndrome de Down. También trabajamos con nuestra fundación, Integralia, y con otras entidades cono la Fundación Accenture, pero nuestra visión no se limita a productos concretos sino que se extiende a nuestra cartera de servicios habitual.

Nuestras pólizas incorporan elementos y garantías acordes a nuestra visión responsable, como la cláusula de Póliza Vitalicia, incorporada a todos nuestros seguros de salud, por el cuál DKV Seguros se compromete a no romper el contrato con ningún cliente cuando éste supere los tres años en la compañía. Nos limitamos en el derecho, establecido por ley, de que tanto cliente como entidad pueden rescindir el contrato entre ambos cada año. Otras características de nuestras pólizas son, por ejemplo, la ampliación de la ley de contratación, ya que permitimos que personas en edades más avanzadas que la media del mercado puedan adquirir nuestros productos, o el lenguaje claro, donde hemos trabajado duro para mejorar la claridad de nuestros contratos, de la documentación y de la comunicación externa. Para ello hemos trabajado con la Unión de Consumidores de España, con la Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona.

Además, todo nuestro programa de RSE tiene como eje central la salud. Como empresa especializada en sanidad entendemos que nuestra fortaleza está en esa materia e intentamos trasladar nuestros conocimientos a los proyectos. Creemos que podemos ayudar más en una iniciativa de este tipo que en cualquier otro tema en el que no tengamos tanta experiencia.

Además del eje de la salud, en los últimos años el Programa se ha estructurado en cinco grandes líneas: Empleados, clientes y productos, diálogo con grupos de interés, medio ambiente y acción social.

Algunas medidas con nuestros trabajadores son el programa de voluntariado y los beneficios sociales en conciliación, integración de la mujer al trabajo y a puestos directivos.

En cuanto al diálogo con grupos de interés, informamos a todos ellos de acuerdo con estándares internacionales de reporting, como el Global Reporting Initiative o el Pacto Mundial de Naciones Unidas. También hemos realizado un total de ocho ediciones de nuestro Informe de Sostenibilidad, auditado por terceros y verificado por comités de expertos.

En medio ambiente hemos creado el Observatorio de Salud y Medio Ambiente, con la Fundación Ecología y Desarrollo.

Por último, en acción social destacamos la Fundación Integralia, que es nuestro proyecto estrella, con 170 empleados, convirtiéndonos en la empresa española con un mayor porcentaje de trabajadores discapacitados. Otros temas de acción social en los que llevamos años trabajando y colaborando con otras entidades son la obesidad infantil, la alimentación saludable y las prácticas cardio-saludables. Esta parte de nuestro Programa tiene una dimensión importante a día de hoy y crecerá más en los próximos años.

En materia de prevención de Riesgos Laborales hacen mucho hincapié en temas de prevención de enfermedades. ¿Cuáles son los próximos objetivos en esta materia?

Como empresa especializada en seguros médicos lo que ofrecemos no se limita a Riesgos Laborales, porque garantizar cuidados médicos y la salud laboral nos limitaría a conductas concretas de hábitos en el trabajo, situaciones de riesgo y medidas de prevención de riesgos laborales, pero sin duda los Riesgos Laborales tienen coherencia con nuestra actividad principal, los seguros de salud.

¿Qué acciones están llevando a cabo en cuanto a voluntariado corporativo?

El voluntariado es una de las contribuciones importantes de Recursos Humanos en relación con el Programa de Responsabilidad Empresarial. En los primeros años, las iniciativas en este sentido estaban coordinadas desde nuestro área, hasta que llegó un momento en que como Comunicación y Responsabilidad Empresarial tampoco podíamos ir más allá en nuestras funciones. Y para que el voluntariado estuviera ligado a temas de formación y de desarrollo de capacidades de los empleados, era preciso que fuese Recursos Humanos el departamento responsable. Además, hasta ahora han aportado algunas iniciativas muy valiosas en ese sentido.

En materia de Igualdad, ¿cuáles son las grandes cifras de DKV?

El porcentaje de mujeres en la organización se sitúa alrededor del 51 por ciento, y en cuanto a mujeres en puestos directivos, fuimos una de las primeras empresas en España en facilitar este indicador, precisamente porque hace unos años no éramos un ejemplo de igualdad.
El programa Óptima y otras iniciativas han dado sus frutos, y actualmente hay aproximadamente entre un 20 y un 25 por ciento de mujeres en puestos directivos, y una mujer en el comité de dirección. Igualmente es un proceso largo y actualmente estamos en la buena dirección.

La inserción laboral de discapacitados es también otro de los retos. ¿Qué porcentaje de su plantilla lo es? Háblenos de la Fundación Integralia

La Fundación Integralia fue uno de los primeros proyectos en ponerse en marcha en la compañía, y surgió en el marco del primer Plan Estratégico que DKV desarrolló para España.
Este Plan establecía un objetivo: Mejorar la relación y el acceso del cliente a la compañía, y para cumplir dicha meta se pusieron en marcha un conjunto de medidas, de las cuáles la más importante era la creación de un Call center que unificase los distintos centros de contactos que el cliente tenía con la compañía y que no siempre eran eficientes.
Para desarrollar el Call center se creó la Fundación Integralia. Se decidió hacerla a través de un proyecto social de integración laboral de personas con discapacidad. En la puesta en marcha de este proyecto, a la vez negocio y acción social, intervinieron todas las áreas de la compañía, y confirmamos el gran compromiso de las personas de la organización implicadas directamente en la ininciativa. Empezamos con un grupo de nueve operadores en un pequeño Call center en el Prat de Llobregat (Barcelona), y hoy en día son ya 170 personas distribuidas en cuatro centros especiales de empleo: Prat de Llobregat, Madrid, Jerez de la Frontera y Denia.

En cuanto a la preservación del Medio Ambiente, ¿Cuáles son sus compromisos en reducción de emisiones y otros en la materia?

En el ámbito de Medio Ambiente, denominado ‘La salud del planeta’, además de iniciativas de divulgación y sensibilización de la opinión pública y de todos nuestros grupos de interés, informándoles de los riesgos existentes en la relación entre problemas medioambientales y salud, hay una línea de trabajo interna muy importante. Por ejemplo, contamos con el proyecto Ecoamigo, a través del cuál empleados voluntarios reciben formación y herramientas por parte de DKV para que ellos mismos estimulen comportamientos responsables desde el punto de vista medioambiental, como la eficiencia energética, el ahorro del consumo, entre otros. Estas personas se han convertido en referentes dentro de su centro de trabajo, sucursal u oficina en temas medioambientales.

Como compañía, con un trabajo importante desde el departamento de Servicios Generales, llevamos años trabajando en la gestión eficiente del impacto medioambiental, fundamentalmente en energía y consumo de papel, muy importante en nuestro sector. Por ejemplo hemos tomado medidas para reducir el consumo de papel e incentivar el papel reciclado, reducimos nuestro CO2 priorizando transportes más limpios para nuestros desplazamientos de empresa, como el tren o el coche eléctrico, y promocionando la videoconferencia, y por último también hemos mejorado el ahorro de agua, con nuestra sede de Zaragoza como ejemplo reconocido en esa materia.

Por último, hemos creado el Observatorio de Salud y Medio Ambiente, con la colaboración de la Fundación Ecología y Desarrollo.

¿Poseen un Código de Compras éticas? Si es así, ¿de cuándo data?¿Ha sufrido alguna evolución en su redactado?¿Han tenido que modificar su relación con algún proveedor a raíz de su implantación?

Hace años creamos el primer Código de conducta del sector, que establecía recomendaciones para los empleados acerca del comportamiento con los grupos de interés y algunas obligaciones para los directivos. Posteriormente, hace unos dos años, hemos puesto en marcha el proyecto Valores Compartidos, donde un gran número de empleados han participado en la revisión del Código de conducta, finalmente actualizado, y que se ha convertido en un sistema de gestión ética más complejo.

Este nuevo Código se divide en tres partes: Por un lado tenemos un código interno y de carácter obligatorio para los empleados, que establece pautas y principios éticos de actuación. También tenemos un estatuto de compromisos con nuestros grupos de interés, donde se recogen los compromisos de DKV Seguros con clientes, mediadores, médicos, sociedad, Administración o prensa, entre otros. Y por último contamos con complementos que completan nuestro sistema de gestión ética como una auditoría externa, bajo el certificado SGE21, una auditoría interna y un asesor ético.

En relación con los proveedores hemos establecido en los contratos algunas cláusulas relacionadas con el comportamiento socialmente responsable que les exigimos, para trasladar nuestros valores éticos a la cadena de valor de la compañía. El Código de Conducta, y en general todas las políticas de responsabilidad empresarial han tenido un impacto positivo en la relación con los grupos de interés, han sido reconocidas con diferentes premios y también influyen para bien en los empleados, hecho que comprobamos con las encuestas de clima. También percibimos la satisfacción de los clientes y profesionales a través del monitor de reputación y encuestas de satisfacción del cliente.

En general hemos notado que estas políticas mejoran nuestra relación con los clientes, aunque como complemento de nuestros servicios, pues si las pólizas no gustaran al cliente, la relación de éste con la compañía se enfriaría.


  Enviar entrevista






CAPTCHA Image