ENTREVISTA

La salud y el deporte forman parte del ADN de Grupo Cofares


Pedro Cerezo,

responsable de RSE de Grupo Cofares

Pedro Cerezo 08/07/2019

En sus 75 años de historia, el Grupo Cofares siempre ha tenido en cuenta la Responsabilidad Social y la creación de valor compartido en todas sus actividades, pero ahora da un paso más allá y está elaborando una estrategia estructurada que le permita dar respuesta a su compromiso ético, social y medioambiental, más allá de lo que establece la legislación. Muestra de este compromiso es que la compañía cuenta con un Comité de Responsabilidad Social, con representación de las distintas áreas de la compañía, así como un Comité de Compliance.

 

Ser una empresa saludable es una de las apuestas más importantes del Grupo Cofares. ¿Cómo se materializa?

Hace aproximadamente dos años, dimos un salto importante que consistió en salir del planteamiento de la prevención de riesgos laborales, para hablar de seguridad, salud y bienestar organizacional, desde una perspectiva más proactiva. Entonces, desde el punto de vista estratégico, empezamos a hablar de salud en los términos que establece la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es decir, desde el punto de vista del bienestar físico, mental y social, y no solamente desde la ausencia de daño o enfermedad.

 

¿Cómo lo aterrizan al día a día de los empleados?

A raíz de este cambio de concepto, estructuramos todas las iniciativas que ya veníamos realizando y creamos Be Cofares, que ahora hemos rebautizado como Be Active. Se trata de una plataforma a través de la cual todos los empleados del Grupo pueden acceder a descuentos en productos y servicios, además de colaborar y participar en diferentes acciones relacionadas con el deporte y la salud. Así pues, les ofrecemos una amplia oferta cultural, con descuentos muy interesantes; pueden participar en actividades deportivas como carreras populares, torneos de pádel o clases de pilates y yoga; y les retamos con diferentes iniciativas como, por ejemplo, un trivial para ver quién sabe más de empresa saludable, quién hace más pasos o sube más fotos y videos de las carreras en las que participa. Al final, todas estas acciones generan una competitividad sana en torno al bienestar que provoca que la actividad física y el deporte esté inoculada en el día a día de toda la organización.

 

También han puesto en marcha, recientemente, el voluntariado corporativo internacional…

Llevamos muchos años realizando acciones de voluntariado corporativo con diferentes ONG en España y el año pasado pusimos en marcha el voluntariado corporativo internacional, a través del cual un grupo de voluntarios de la cooperativa realizó un viaje humanitario a Bignona, en Senegal. Este año, otro equipo de cinco voluntarios regresará a la zona. Se trata de acciones de voluntariado enmarcadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y, más concretamente en el ODS 3, Salud y Bienestar, que es el que nos afecta de forma incuestionable. Somos una empresa que distribuye salud y queremos dar ese salto importante de pasar de la distribución del medicamento a convertirnos en una empresa orientada a la salud.

 

¿En qué consistió la iniciativa?

El equipo de Cofares realizó diferentes funciones sociosanitarias en el Centro Sanitario de Bignona, donde la cooperativa hizo entrega de un cargamento de productos sanitarios. Los voluntarios ayudaron a reorganizar el almacén de productos farmacéuticos del centro y proporcionaron un plan de trabajo y otras herramientas para mejorar el acondicionamiento y la gestión de este almacén, además de dar soporte en la atención de los pacientes del centro sanitario. También colaboraron en la rehabilitación de la escuela de Bignona e impartieron clases de francés a los alumnos.

 

Además de su clara orientación a la salud, gran parte del negocio de Cofares es logístico. ¿Cómo abordan el ámbito medioambiental para reducir el impacto de su actividad?

Cofares tiene un planteamiento universal de acceso al medicamento y, por este motivo, accede a todas las farmacias de España con independencia de su ubicación. Por ello, trabajamos en la optimización de todas nuestras rutas, llevamos una trazabilidad de los consumos y de las emisiones de CO2.

Poco a poco, estamos renovando la flota corporativa y comercial de la compañía, incorporando vehículos de bajas emisiones con el objetivo de contribuir a una movilidad más eficiente y ecológica. También trabajamos en nuestras propias instalaciones para disminuir las emisiones de CO2 que producen, así como nuestros consumos de energía, de agua y de papel, y nos hemos propuesto eliminar el plástico de las oficinas. Es un cambio importante. No solo se trata de un cambio de ejecución, sino que también es un cambio cultural en el que estamos trabajando.

 

¿Qué otros retos se han fijado en el ámbito medioambiental?

Queremos abordar la economía circular y dar la máxima eficiencia a los recursos. Es algo en lo que toda la empresa debería estar comprometida porque los recursos son finitos y, para continuar creciendo, tenemos que optimizar los recursos sin comprometer a las generaciones futuras. Este es el planteamiento de la sostenibilidad y algo que también vamos a abordar en 2020.

 

Cofares también tiene una marca farmacéutica propia, Farline. ¿Qué acciones están llevando a cabo en materia de Responsabilidad Social?

Trabajamos en la optimización del packaging y los envases de nuestros productos, reduciendo el grosor del plástico y minimizando el uso del cartón. Al final, cuando formas parte de la cadena de valor y del proceso productivo, la búsqueda de la mejora continua es constante. Para nosotros es clave la generación de valor compartido en toda la cadena de suministro. Tanto el laboratorio, la distribución como la farmacia son actores importantes y tienen mucho que decir y es clave buscar un punto de encuentro. En este sentido, lo  más potente es compartir sinergias y alcanzar acuerdos y alianzas en la cadena de valor porque no hablamos solo de encontrar un producto en las mejoras condiciones económicas, sino que estamos hablando de que compremos algo con criterio social, económico y medioambiental. Es un enfoque mucho más integral.

 

En cuanto a la cadena de valor, ¿cómo implican s sus clientes que, a su vez, son los propietarios de la cooperativa?

En Cofares tenemos dos grupos de interés críticos y muy importantes: por una parte el farmacéutico, el socio cooperativista, y por otra, el paciente. En este ámbito tenemos mucho trabajo por hacer y el nuevo plan estratégico contempla medidas dirigidas a trabajar con ese grupo de interés tan potente como es el farmacéutico. A día de hoy, a través de la Fundación Cofares, organizamos diferentes actividades y eventos en las que involucramos a la farmacia. Además, desde el Instituto de Formación de Cofares impartimos formaciones al farmacéutico, pero es algo en lo que tenemos que profundizar porque los  grupos de interés se sofistican y, cada vez más, los pacientes valoran aquellas empresas que tienen en cuenta criterios medioambientales. Los estudios  apuntan que, en el 2030, la Generación Z representará el 40% de la capacidad de compra de los clientes, con lo cual hay que mirar hacia allí y son perfiles que van a excluirte no tanto por el producto, sino por la implementación de medidas  que impacten lo mínimo posible en el medio ambiente y cuiden el entorno social.

  Enviar entrevista






CAPTCHA Image