Mónica Sánchez
26/07/2022

Boehringer Ingelheim pone el desarrollo sostenible en el centro del negocio

Mónica Sánchez, responsable de Environment, Health & Safety and Sustainability de Boehringer Ingelheim

En un contexto marcado por la lucha contra el cambio climático, la sede de Boehringer Ingelheim España, situada en Sant Cugat del Vallés, ha recibido el reconocimiento Carbon Neutrality. Esta certificación se enmarca en la estrategia de sostenibilidad Sustainable Development For Generations y evidencia la apuesta de la compañía por la transparencia y la sostenibilidad, fomentando una transformación con bajas emisiones de alcance.

¿Cómo definiría la estrategia de sostenibilidad Sustainable Development For Generations de Boehringer Ingelheim?

Sustainable Development For Generations es la estrategia de Boehringer Ingelheim para poner el desarrollo sostenible en el centro del negocio: los recursos, el entorno, la gente con la que trabajamos y las sociedades donde actuamos. Además, la compañía trabaja para satisfacer las necesidades de la salud humana y animal. Esto hace que la posición de la empresa sea única a la hora de hacer frente a retos de desarrollo sostenible interrelacionados.
Esta estrategia cuenta con tres pilares: More Health, More Green y More Potential. A través de estos pilares, Boehringer Ingelheim implementa 20 iniciativas en todo el mundo para impulsar las contribuciones y el impacto de la empresa y más de 80 iniciativas a nivel local.

Este año, Boehringer Ingelheim España ha recibido la certificación Carbon Neutrality. ¿Qué valoración hace?

Para nosotros significa un reconocimiento a nuestro compromiso por la lucha contra el cambio climático y a las acciones que llevamos a cabo en nuestra sede, situada en Sant Cugat del Vallés, para lograrlo. Todas estas acciones están recogidas en nuestra estrategia de sostenibilidad, llamada Sustainable Development For Generations, entre las que podemos destacar el uso de energía eléctrica procedente de fuentes 100% renovables y certificadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) o los proyectos de reducción de consumo energético, entre otros.

Trabajamos para que todas nuestras prácticas, tanto internas como externas, se hagan desde los criterios de sostenibilidad. Como ejemplo de ello, tenemos la certificación Carbon Neutrality en nuestras operaciones (Alcance 1 y 2), que prueba nuestro firme compromiso con el crecimiento íntegro, trasparente y consciente del planeta.

En definitiva, esta certificación evidencia el compromiso de la entidad por la sostenibilidad, apostando por reducir al máximo el impacto de nuestras operaciones sobre el planeta. Este es un camino conjunto recorrido con muchos departamentos internos de la compañía, pero también con otros key stakeholders externos que nos han permito alcanzar el éxito. La sostenibilidad se debe entender como un trabajo de equipo en el que todos tenemos un objetivo común, que es asegurar el entorno de nuestras generaciones futuras.

¿Cuáles han sido las prácticas sostenibles más decisivas para alcanzar este hito?

Conocedora de la importancia de operar desde la sostenibilidad, nuestra ambición desde la Corporación de cara a 2030 en relación con la huella de carbono es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con base científica en un 50%, así como la neutralidad del carbono en las operaciones y la reducción de las emisiones en toda la cadena de valor. Y España es uno de los países que lidera esta transición y estos objetivos corporativos.

Esta es una iniciativa que llevamos muchos años trabajando. El primer punto de partida es conseguir reducir al máximo nuestra huella de carbono, mediante proyectos de reducción energética, la compra de energía 100% verde, instalación de placas fotovoltaicas y programas de movilidad sostenible, entre otras.

También se necesita tener un cálculo exhaustivo de la huella de carbono. En nuestro caso, el Alcance 1 y 2, además, se ha certificado por empresa externa TUV. Tras llevar a cabo estas numerosas iniciativas en los últimos años, en 2021 decidimos pasar a la siguiente fase que es la compensación de esta huella de carbono residual, que todavía no hemos podido eliminar.

¿Cómo han implicado a los empleados en la consecución de este logro?

Para Boehringer Ingelheim los empleados son el principal activo, así que trasladarles estos objetivos e iniciativas es fundamental. Para nosotros la formación es una prioridad máxima, apostamos por una constante información y actualización de todas aquellas informaciones de interés relevante para ellos.

En concreto, si hablamos de esta iniciativa, ha sido un proyecto multidisciplinar en el que han estado muchos departamentos implicados, desde las áreas técnicos como Ingeniería, Site Management, Compras a otros stakeholders internos como Supply, Comunicación y las áreas corporativas. La involucración activa del resto de los colaboradores ha venido en la elección de cuáles iban a ser los proyectos elegidos para hacer la compensación de nuestra huella de carbono. Finalmente, los más votados fueros un proyecto en el Congo y otro en Kenia, ofrecidos por nuestro partner Climateseed.

Asimismo, la empresa ha recibido recientemente el premio SIGRE a la Mejor Medida de Ecodiseño gracias a su iniciativa “Respimat reusable”. ¿En qué consiste?

Con este premio, SIGRE reconoce el compromiso de la compañía por el cuidado del medio ambiente a través del ecodiseño del dispositivo Respimat®. Este ofrece cuatro tipos de formato de inhaladores tradicionales que se transforman en dispositivos preparados para ser reutilizados hasta 10 veces, reduciendo el impacto ambiental en toda la cadena de valor. Además de la funcionalidad de recarga de Respimat, al no contener propelentes, las emisiones son 20 veces más bajas que las de los inhaladores de dosis medidas a presión comúnmente usados.

Además, en 2021, se ha realizado un Análisis de Ciclo de Vida que pone en evidencia que el formato reusable vendido es España supone una reducción del 47% de la huella de carbono respecto al formato no reusable.

Boehringer Ingelheim también ha recibido el Premio a la Gestora de Flotas y de Movilidad 2021. ¿Cuáles son las principales características de su política de movilidad sostenible?

Sí, estamos muy contentos de recibir este premio —el más destacado de los premios que concede AEGFA—, puesto que reconoce los esfuerzos de Boehringer Ingelheim en materia de movilidad sostenible, entendiendo ésta en el sentido más amplio de la palabra. El premio se entrega por la ejecución diferenciadora de nuestro plan de movilidad en España que recoge numerosas iniciativas que reducen nuestra huella de carbono y reduce la accidentabilidad. Dentro de este plan de movilidad hay iniciativas como electrificación de flotas, la movilidad del personal del Site y en los proveedores de servicios de transporte de productos fabricados, materias primas y materiales de soporte.

Desde Boehringer, entendemos que nuestra misión como compañía incluye necesariamente el ser responsables con el medio ambiente, los recursos naturales y, por ende, con la comunidad. Fruto de esta visión, desarrollamos numerosas iniciativas para garantizar la sostenibilidad tanto en su vertiente medioambiental como las relativas a la salud y la seguridad.

More Green es uno de los ejes estratégicos que rige nuestras acciones y actividades dirigidas al cuidado del medio ambiente y que contemplan la reducción del uso de energía, de agua y de las emisiones de CO2. En cuanto a salud y seguridad incluye numerosas acciones relativas a la seguridad vial que nos han permitido reducir drásticamente los accidentes, tanto in itinere como en misión.

¿Qué retos se han marcado para continuar mejorando su huella medioambiental en los próximos años?

Destacaría tres líneas de trabajo o “3 retos” fundamentales. El primero sería continuar con el trabajo realizado respecto a la Neutralización en Carbono, añadiendo también el Alcance 3.

Esta iniciativa de Responsible Value Chain e integrar a toda la cadena de valor es sin duda el gran reto que vamos a trabajar este 2022 junto el departamento de Compras. Más del 80% de las emisiones totales son producidas por el impacto indirecto que genera nuestra actividad (compras de materiales, servicios, inversiones, gestión resiudos, etc.). Así pues, es fundamental conseguir un compromiso de nuestros proveedores (cadena de suministro) y trabajar juntamente con ellos para conseguir reducir sus emisiones al máximo posible.

La otra gran línea para seguir trabajando es reducir el impacto que tenemos en nuestra Huella Hídrica, no sólo en el concepto de la reducción de nuestro consumo, y favorecer cada vez más la reutilización, sino asegurando el concepto de aguas residuales limpias. Y, la tercera, sería seguir avanzando en los criterios de economía circular y reducir el impacto de nuestros productos desde un punto de vista de ciclo de vida.

Compartir:
  • linkedin share button