ENTREVISTA

Boehringer Ingelheim, primera farmacéutica en España en certificarse en la ISO 50001


Mónica Sánchez,

responsable de EHS de Boehringer Ingelheim en España

Mónica Sánchez 14/07/2020

Con un marcado origen familiar, Boehringer Ingelheim lleva más de 130 años trabajando en el objetivo de mejorar y preservar la calidad de vida y la salud de los seres humanos y los animales. Con sede en Ingelheim am Rhein, Alemania, la empresa tiene presencia en España con oficinas y plantas de producción en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). A nivel de sostenibilidad y seguridad, la compañía trabaja en adaptar las estrategias corporativas Be Green y Be Safe a la realidad española. Entre sus hitos destaca haberse certificado, de forma pionera en el grupo, en la ISO 50001 o la OSHAS 18001, entre otras. Unos logros de los que la responsable de EHS de Boehringer Ingelheim en España, Mónica Sánchez, se siente especialmente orgullosa.

 

¿De qué forma Boehringer Ingelheim se está adaptando al cambio climático?

Boehringer Ingelheim es una empresa familiar especializada en la investigación y producción de principios farmacéuticos de salud humana y animal y desde hace muchos años, tanto a nivel corporativo como local, nos esforzamos para mejorar nuestros procesos y minimizar el uso de materias primas y la generación de residuos, así como potenciar la utilización de energías cada vez más sostenibles. Paralelamente, otra de mis responsabilidades fundamentales es mejorar la seguridad y la salud de nuestros empleados. Para nosotros, la estrategia de negocio debe ir acompañada de esta estrategia de sostenibilidad, que es fundamental a nivel industrial y para nuestro entorno.

 

En el marco de la iniciativa Be Green, la compañía trabaja en tres vectores ambientales: energía, agua y gestión de residuos. ¿Cuáles son los principales logros?

A nivel de energía, la iniciativa fundamental que hemos lanzado es que el 100% de la energía que se utiliza en Boehringer Ingelheim en España procede de fuentes renovables, pero, no contentos con quedarnos aquí, cada año nos marcamos nuevos retos. Por ejemplo, juntamente con el Departamento de Ingeniería, el objetivo de este año es reducir en 450.000 kW nuestro consumo energético, teniendo en cuenta que el consumo anual del año pasado alcanzó los 16 millones de kW. Para conseguirlo, hemos instalado placas fotovoltaicas, en la planta de Sant Cugat donde fabricamos Respimat®, y una de las iniciativas para este año es la instalación de más placas fotovoltaicas como slots en el aparcamiento. En el vector de aguas, disponemos de un sistema de recuperación de aguas pluviales, que nos ha ayudado, en los últimos cuatro años, a recuperar más de 19.000 m3 de agua, que utilizamos para procesos como el riego, la limpieza, etc., y minimizar así nuestro consumo del agua de red. Y en el ámbito de la gestión de residuos, desde hace dos años, estamos focalizados en la eliminación de los plásticos de un solo uso.

  

¿Qué hitos han logrado en la eliminación de plásticos?

Hemos eliminado más del 90% de los vasos de plástico que utilizábamos. Para ello hemos distribuido fuentes de agua por toda la empresa y facilitado a todos los empleados una botella de vidrio con el logo de Be Green, que es la iniciativa paraguas lanzada desde corporate. Además, en los catering y en las máquinas de vending también hemos eliminado todos los vasos de plástico y se han sustituido por materiales de origen compostable. Solo en 2019 redujimos 444.000 unidades de vasos de plástico.

 

¿La industria farmacéutica puede trabajar en el ámbito de los envases teniendo en cuenta que fabrica y comercializa medicamentos?

En nuestro flujo productivo siempre intentamos reducir los gramajes de cartón y utilizar envases que retornamos a la cadena de producción, pero es cierto que al tratarse de fabricación de medicamentos es difícil eliminar los plásticos de un solo uso en la cadena porque al final siempre hay envases y embalajes. No obstante, no desfallecemos y trabajamos con el Departamento de Supply Chain para que los materiales utilizados en los procesos entre Alemania y España tengan un ciclo de vida mayor.

 

¿Cuál es el resultado de esta estrategia medioambiental?

Entre estas iniciativas que comentaba de reducción del plástico de un solo uso y las medidas que hemos implementado en nuestras dos plantas de producción hemos conseguido ahorrar más de 2.500 kilos de plástico. También trabajamos en la generación del cartón, y el año pasado lo redujimos en casi un 19%.

 

Además de todos estos logros, la actuación de la compañía está avalada por certificaciones, tanto a nivel de sostenibilidad como de salud y seguridad. ¿Cuáles destacaría?

Efectivamente, desde 2017, estamos certificados en la ISO 50001, que se basa fundamentalmente en eficiencia energética, y una de las iniciativas que llevamos a cabo de la cual me siento especialmente orgullosa es que certificamos de manera unificada al site de Sant Cugat y a todo Boehringer España en OSHAS 18001, que se basa en prevención de riesgos laborales. Además, contamos con otras certificaciones como la 14001, que se basa en la gestión ambiental, la 39001 que se fundamenta en la gestión de seguridad vial, en la accidentabilidad de tráfico. También disponemos del certificado de Empresa Saludable. Boehringer Ingelheim fue la primera farmacéutica en España que consiguió la certificación ISO 50001, con TÜV Rheinland, y la primera Boehringer en el mundo, con lo cual somos una best practice en el grupo y me siento especialmente orgullosa de ello. La mejora continua forma parte de nuestro ADN y el hecho de estar certificados nos obliga a mejorar año tras año e implementar acciones que encaminadas a lograr esta reducción que te he comentado.

 

¿Cuál es el papel de los empleados en esta estrategia?

El papel del empleado es fundamental. Aunque pueda parecer un tópico decir que el empleado está en el centro, realmente creo que es así. Al final la responsabilidad de la mejora evidentemente es de la empresa, pero si todos nos ponemos las gafas de aportar valor para el medio ambiente, la seguridad y la salud, lo trabajamos y lo tenemos interiorizado en nuestros valores, será mucho más sencillo. Es decir, podemos lanzar una iniciativa de segregación de plásticos, pero si luego el empleado no lo hace es imposible obtener resultados. Se trata de un trabajo en equipo y por ello le damos mucha importancia tanto en las formaciones de onboarding como en las formaciones periódicas que impartimos a la plantilla.

 

¿Cómo participan de ella?

Tenemos grupos de trabajo donde son los propios colaboradores los que realizan propuestas y llevan a cabo iniciativas. A modo de ejemplo, el hecho de repartir una botella de cristal para el agua a todos los empleados fue una iniciativa de una trabajadora de Boehringer. En este punto es fundamental ofrecer feedback y explicar a la gente que piensa y explica nuevas iniciativas si se pueden realizar o no se pueden llevar a cabo en ese momento. Es muy importante que sientan que en realidad aportan y que realmente son muy importantes en esta cadena de valor.

 

De ahí, la importancia de la formación y la comunicación…

Correcto. No solo es importante la formación, sino también la sensibilización y la información. La formación reglada es necesaria, pero creo que todas las campañas de comunicación que realizamos, la señalización visual o las píldoras de sensibilización a los trabajadores son fundamentales. Creo que todo suma y ahora tenemos diferentes y múltiples maneras de llegar a los trabajadores y de que los trabajadores también compartan todas estas iniciativas para mejorar.

 

Hemos ahorrado más de 2.500 kilos de plástico y reducido la generación de cartón en casi un 19%, en 2019

 

Nos esforzamos para mejorar nuestros procesos y minimizar el uso de materias primas y la generación de residuos

  Enviar entrevista






CAPTCHA Image