Jesús Ponce y Alberto Andreu,
16/07/2021

La triple cuenta de resultados, clave en una empresa sostenible y rentable

Jesús Ponce y Alberto Andreu, presidente y presidente de Novartis y DIRSE

Hoy en día, las empresas no solo tienen que ser rentables a nivel económico, para tener éxito también tienen que ser sostenibles desde el punto de vista medioambiental, social y de gobierno corporativo. En esta entrevista el presidente de Novartis, Jesús Ponce, y el presidente de DIRSE, Alberto Andreu, abordan estos temas y los retos de futuro de la competitividad empresarial.

Hasta ahora, las compañías hablaban de su contribución a la economía y de creación de empleo. No obstante, Novartis apuesta por la Rentabilidad Sostenible. ¿Cómo la definiría?

Jesús Ponce. En Novartis, hemos empezado a divulgar desde 2020 qué impacto económico, medioambiental y social tenemos en España y lo hacemos a través de los resultados de nuestro estudio SEE, que corresponden a las siglas en inglés de Social, Environmental & Economics. Los resultados obtenidos de este ejercicio nos permiten destinar más recursos económicos y humanos a aquellas actividades que generan un impacto verdaderamente positivo y real en la sociedad. Esto es para mí la Rentabilidad Sostenible, creando así un nuevo paradigma respecto a los criterios a tener en cuenta en la toma de decisiones de las compañías.

Así pues, está claro que las empresas deben repensar cómo miden su éxito. ¿Cuáles son los ámbitos clave?

Alberto Andreu. Cada vez hay que poner el foco en dos grandes temas para medir el éxito de una empresa: los cuántos y los cómos. Es decir, hoy por hoy, la comunidad inversora, los accionistas, los clientes y la sociedad en general valoran que una compañía sea solvente desde el punto de vista económico, pero también valora que ponga una serie de líneas rojas a la hora de generar sus ingresos. Estos cómos son los límites a la hora de ganar dinero relacionados con cómo la compañía se comporta con el medio ambiente, cómo se comporta en el ámbito social y en cómo es su gobierno corporativo. Creo que esa diferenciación va a ser una medida de éxito y llegará el momento en el que el éxito va a ser el neto. Es decir, si lo que genero negativamente desde el punto vista ESG es superior a las ganancias, posiblemente el éxito de la empresa sea negativo. Las líneas rojas van a ser una de las claves fundamentales de la sostenibilidad.

Alberto Andreu: “La RSC ya no solo va de ADN ni cultura corporativa, va de cumplimiento legislativo”

Son elementos que forman parte de la estrategia, ¿De esta forma se asegura que la sostenibilidad está presente en los Consejos de Administración?

Alberto Andreu. Estamos en debates que dejan de ser estratégicos, ideológicos o culturales para empezar a ser legales. Desde el año 2015, la legislación española recoge en su Ley de Sociedades de Capital que la RSC es una responsabilidad indelegable del Consejo de Administración. Paralelamente, la Unión Europea está trabajando en una directiva de gobierno corporativo sostenible que se traducirá en que determinados aspectos de la sostenibilidad se incorporarán de manera natural en el Gobierno Corporativo de las compañías.

Además, tenemos la reforma de la Directiva de Información no Financiera y Diversidad que prevé que, en dos o tres años, las compañías tengan que incorporar sus informes de sostenibilidad (ya no se llamarán Estados de Información No Financiera, sino de sostenibilidad) en una plataforma tecnológica, ya sea a través de GRI o SABS, con lo cual tendremos una serie de indicadores homogéneos y comparables para toda la Unión. Y, finalmente, está todo lo relacionado con la Taxonomía Europea, una herramienta mediante la cual las empresas tendrán que manifestar qué porcentaje de su balance es sostenible. Es decir, la RSC ya no solo va de ADN, de cultura corporativa, ni de ideas, va de cumplimiento legislativo. Ese es el modelo de crecimiento por el que ha apostado Europa.

Como máximo responsable de Novartis, ¿su principal misión es el impulso de la sostenibilidad para que cale a todos los niveles de la organización?

Jesús Ponce. Yo no lo definiría así. Nuestro compromiso con la sostenibilidad va más allá de nuestro público interno, queremos que cale también entre todos aquellos agentes con los que interactuamos a diario a través de nuestra actividad: clientes, proveedores, profesionales sanitarios, asociaciones de pacientes, administraciones públicas, etc. Desde Novartis teníamos y seguimos teniendo claro que en nuestro camino hacia la sostenibilidad no podemos ir solos, sino que la cooperación y la colaboración son claves para cumplir nuestros objetivos en este sentido.

Jesús Ponce: “Tenemos claro que la cooperación y la colaboración son claves para cumplir nuestros objetivos”

Además, interpretamos la sostenibilidad con un triple enfoque. Por una parte, de menos a más, sostenibilidad interna, dentro de la organización, con una apuesta clara por un nuevo modelo laboral flexible, responsable y personalizado para nuestros colaboradores en el que incorporamos todo lo aprendido en estos meses de pandemia en términos de transición digital y trabajo a distancia. En segundo lugar, con nuestra aportación decidida a la sostenibilidad económica del Sistema Nacional de Salud. En Novartis trabajamos para ofrecer a la sanidad española medicamentos innovadores con nuevas fórmulas de contratación y acceso, así como genéricos y biosimilares para ampliar el abanico terapéutico disponible para los pacientes y controlar, así, el gasto público global. Por último, estamos firmemente comprometidos con la sostenibilidad ambiental en el contexto del impacto sobre el planeta de nuestra actividad empresarial. Por ello tenemos distintas iniciativas en marcha para reducir o incluso neutralizar nuestro consumo de energía eléctrica no renovable, plástico o papel, y nuestras emisiones de CO2.

Más allá de los beneficios económicos, ¿qué tipo de ventajas aporta la Rentabilidad Sostenible a los stakeholders?

Jesús Ponce. En la actualidad, a nuestros stakeholders no les basta con que Novartis sea una compañía rentable en términos económicos, sino que priorizan y valoran que nuestra actividad impacte de forma positiva en la sociedad y en el medio ambiente. Podríamos decir que, de esta manera, cuentan con un “sello de garantía sostenible” que les permite asegurarse de que están interactuando, trabajando o colaborando con una compañía comprometida con la salud del planeta, con contribuir a la sostenibilidad del sistema de salud y, sobre todo, que ubica al paciente en el centro de su actividad para responder a las necesidades y problemas de la vida real de las personas con el propósito de acelerar el acceso de estos a los mejores tratamientos y mejorar, tanto como sea posible, su calidad de vida y la de su entorno más cercano.

¿Cuáles son las principales tendencias en el ámbito de la sostenibilidad?

Alberto Andreu. El debate de la voluntariedad y la obligatoriedad de la RSC ya ha pasado. Excepto en la India, las donaciones a proyectos sociales o la filantropía serán siempre voluntarias, porque en el momento que se establezca una obligatoriedad va a repercutir en los clientes. Nos estamos encontrando ante un importante paquete legislativo y la mayor parte de las empresas tendrán que hacer un ajuste enorme para cumplirlo. Otra cosa es que haya compañías que ya estén en este suelo legislativo y den un pasito más allá, eso continuará siendo voluntario, pero ahora el esfuerzo por ponerte al nivel de la legislación es muy importante

Este catch up que van a tener que hacer las empresas va a ser importante, pero luego va a venir un esfuerzo posterior. En ese esfuerzo posterior me formulo unas preguntas que no se si van a pasar. ¿Podemos encontrarnos que las compañías de la misma forma que realizan un profit warning financiero hagan un carbon warning? Yo creo que pasará. Y, de la misma forma que hoy se suspenden las cotizaciones cuando una compañía dice que no va a alcanzar sus compromisos financieros, ¿puede haber una suspensión de la cotización de una compañía que no cumpla sus promesas de reducción de gases de efecto invernadero? Creo que lo veremos. Ese es el futuro que hay que imaginar, porque imaginando ese futuro puedes ir preparando tu presente.

¿Creen que los Fondos Next Generation EU, sumados a la reciente legislación, supondrán un impulso de la sostenibilidad en nuestro país?

Jesús Ponce. Estoy convencido de que las partidas destinadas a la transición ecológica acelerarán, sin duda, el poder dar una respuesta más inminente a los principales retos que tenemos por delante, especialmente en materia medioambiental. Estos fondos europeos permitirán la activación de proyectos, iniciativas y actuaciones relacionadas con hidrógeno verde, energías renovables, movilidad sostenible, entre otras, que son imprescindibles para seguir contribuyendo desde España a la sostenibilidad a nivel europeo. Con este planteamiento, en Novartis anunciamos, a finales de 2020, la firma de acuerdos de compraventa de energía virtual con tres proveedores energéticos –Acciona, Acciona, EDP Renewables y Enel Green Power– que aportarán al sistema eléctrico más de 275 megavatios de energía limpia generados en España en plantas solares y parques eólicos de nueva construcción. Esta iniciativa convierte a Novartis en la primera compañía farmacéutica que se dispone a alcanzar un 100% de energía renovable en sus operaciones europeas a través de acuerdos de energía virtual.

 

Este contenido ha sido posible gracias a la colaboración de Novartis

Compartir:
  • linkedin share button