ENTREVISTA

Accenture y la Fundación Princesa de Girona mejoran la empleabilidad de los jóvenes talentos


Juan Pedro Moreno,

presidente de Accenture España, Portugal e Israel; y Mònica Margarit, directora general de Fundación Princesa de Girona

Juan Pedro Moreno 05/12/2018

A diferencia de hace 50 años, hoy en día no es necesario ser hijo de un abogado o de un notario para ir a la universidad, pero lo cierto es que los hijos de familias con estudios superiores lo tienen más fácil para incorporarse al mundo laboral puesto que cuentan con una ayuda y unas competencias que jóvenes de otros entornos sociales no tienen. Precisamente este es el colectivo al que se dirige Rescatadores de Talento, un programa impulsado por la Fundación Princesa de Girona y en el que Accenture participa con 40 managing directors que ejercen de mentores.

 

¿Cómo y por qué Accenture decide colaborar con la Fundación Princesa de Girona?

Juan Pedro Moreno. Accenture es una organización muy comprometida con la empleabilidad y la vocación social y, además, es uno de los grandes empleadores de primer empleo de jóvenes españoles, tanto licenciados como no licenciados. Por ello, estamos presentes en una serie de organizaciones que articulan este país.

La Fundación Princesa de Girona se acercó a nosotros contándonos que su materia prima son los jóvenes con talento que intentan insertarse en el mundo laboral y enseguida vimos que existía una importante sinergia, porque hasta entonces estábamos muy focalizados en conseguir que personas vulnerables, con independencia de su talento, se incorporaran al mercado laboral. El trabajo de la Fundación está muy alineado con nuestra misión, que no es otra que mejorar la forma en la que el mundo vive y trabaja.

Mònica Margarit. Coincidió en un momento en el que el patronato de la Fundación decidió abrirse y en ese proceso nos acercamos a empresas que no eran patronas, pero con las que coincidíamos en valores y compromiso en  nuestro trabajo con los jóvenes. Y Accenture, claramente, es una empresa que contrata a muchos jóvenes y que tiene un compromiso social importante.

Juan Pedro Moreno. Lo más bonito de nuestra participación con la Fundación Princesa de Girona es que no somos un mero patrocinador que aporta financiación económica, sino que trabajamos conjuntamente. Es decir, existe una sinergia en el trabajo que realizamos porque las dos partes tenemos el mismo objetivo que es conseguir talento joven, incorporarlo a las grandes empresas y ponerlo a producir.

 

Y en esta colaboración, trabajan conjuntamente en el programa Rescatadores de Talento. ¿En qué consiste?

Mònica Margarit. El programa Rescatadores de Talento se focaliza en jóvenes con formación superior, pero que son la primera generación en su familia en haber accedido a esa formación y este hecho provoca que tengan muchas dificultades en encontrar un trabajo acorde a su cualificación. En este país el ascensor social ha funcionado muy bien y, hoy en día, la universidad está al  alcance de todos los jóvenes españoles, pero lo cierto es que si en tu entorno social y familiar no hay nadie con formación superior el ascensor social se para. Por ello, con el programa Rescatadores de Talento unimos a empresas como Accenture con jóvenes para poder ayudarles en este camino hacia el mercado laboral.

Juan Pedro Moreno. Este ascensor social que describe Mònica iguala la formación técnica de los jóvenes que pasan por la universidad, pero hoy vivimos en una sociedad en la que esto no es suficiente. Es decir, hay una serie de elementos no técnicos como el comportamiento y las actitudes, lo que llamamos las soft skills, que cada vez se valoran más y que si los jóvenes no tienen referentes en su entorno social y familiar, es difícil que lo lleven de serie.

 

¿Cómo ayudan a los jóvenes que participan en el programa?

Mònica Margarit. Les ayudamos de muchas maneras, pero básicamente les ayudamos con mentores que son directivos de las empresas de nuestro patronato que participan en el programa y están con los chicos, de seis meses a un año, trabajando tanto su orientación profesional como también, muchas veces, temas personales.

Asimismo, tenemos lo que llamamos centros de desarrollo que son talleres de formación sobre temas que las empresas consideran relevantes y de este modo mejoramos su empleabilidad. Después de pasar por el mentoring y el centro de desarrollo, los jóvenes también pueden acceder a la formación online que las empresas ofrecen a sus empleados. El ciclo se cierra con ofertas de empleo que tienen la condición que el joven cambie de comunidad autónoma porque creemos que el hecho de hacer las maletas e ir a trabajar a otra ciudad proporciona un aprendizaje muy importante tanto a nivel profesional como personal. Pero esta movilidad también tiene el objetivo de que el joven encuentre el trabajo adecuado, en la mejor empresa posible, en la comunidad autónoma. donde este empleo esté. A menudo, los jóvenes rescatados pueden ser de territorios donde no hay muchas oportunidades de trabajo para ellos y la Fundación ofrece una ayuda económica para que puedan dar este paso.

Juan Pedro Moreno. Tenemos a casi 40 managing directors de Accenture que, de forma voluntaria, han accedido a realizar un acompañamiento y asesoramiento a estos jóvenes. Les orientamos desde cómo hacer un curriculum hasta cómo se tienen que comportar, les facilitamos nuestros contactos y les ayudamos a suplir ese gap que tienen. Y, en segundo lugar, ponemos a disposición de la Fundación lo más valioso que tenemos, la tecnología y el talento, y les ayudamos a organizar talleres y a dar formación en materias de transformación digital, unos contenidos que hoy en día son una necesidad para cualquier persona que se incorpora al mundo laboral. Finalmente, dentro de nuestra política de reclutamiento hemos abierto un espacio para que también se incorporen a la compañía los jóvenes que pasan por este programa y este año hemos incorporado a un total de 15 personas. Nuestra ambición es trabajar, cambiar las cosas y ayudar a que las cosas pasen.

 

Usted es uno de los mentores del programa. ¿Qué destacaría de la experiencia?

Juan Pedro Moreno. Que es más importante querer que poder. Los mentorados a los que he conocido tienen una serie de prejuicios que se desmontan rápidamente cuando se encuentran con alguien con experiencia, maduro y que, entre comillas, ha llegado lejos. Son jóvenes con conocimientos técnicos muy buenos, pero que a la hora de hacer un curriculum, por ejemplo, no han tenido un padre que les haya orientado. Se trata de aspectos muy básicos pero que una persona que lleva 30 años en esto tarda muy poco en contar y les aporta mucho valor. Creo que lo importante es el hecho de inyectarles ilusión y orientarles en un mundo laboral con el que difícilmente están conectados, explicarles qué es lo importante o dónde tienen sus oportunidades y facilitarles el camino.

 

Además, la Fundación reconoce con unos premios la trayectoria personal y profesional de los jóvenes de 16 a 35 años…

Juan Pedro Moreno. Los premios que otorga la Fundación tienen el valor de señalar en la sociedad que se puede ser joven con talento, tener éxito en nuestro país, crecer profesionalmente y convertirte en un referente muy importante. Nuestros jóvenes están faltos de modelos. Creo que este esfuerzo de la Fundación por mostrar a la sociedad casos de jóvenes que han sido capaces de ponerse al frente de la innovación y del liderazgo tiene un valor impresionante de dar referentes a la sociedad.

Mònica Margarit. Ya tenemos a más de 40 jóvenes premiados en cuatro categorías distintas: en artes y letras, en investigación científica, en empresa y en ámbito social. Lo que perseguimos con nuestros premios no es tanto hacer visible a un chico extraordinario que hace algo extraordinario, sino convertirle en un referente para otros jóvenes. Por ello, le llevamos a centros educativos para que pueda contar su experiencia a estudiantes de los últimos años de la ESO y de Bachillerato y que se den cuenta de que este chico que ha tenido este premio tan importante también pasó por un momento en el que tuvo unas dudas terribles como las que ellos tienen ahora. También trabajamos para que estos jóvenes referentes estén en sitios donde se les escuchen y nuestros patronos nos ayudan para incorporarlos en consejos asesores, en jurados, invitarles a dar charlas a sus empleados, etc. Es una manera de aumentar la presencia social de estos jóvenes con talento.

Juan Pedro Moreno. Además, es importante remarcar que detrás de cada premio no solo hay una innovación y un talento brillante y excepcional, sino que sobre todo siempre he encontrado una historia humana que es relevante en sí misma. Es decir, la forma en la que ese joven ha conseguido llegar hasta allí tiene casi el mismo valor que lo que ha conseguido.

Mònica Margarit. Esto es lo que nos distingue de otros premios, nosotros premiamos trayectorias, no proyectos. Accenture también trabaja en la promoción de la Formación Profesional en España con acuerdos como, por ejemplo, con la Comunidad de Madrid. ¿En qué consisten?

Juan Pedro Moreno. Hemos empezado con la Comunidad de Madrid y continuaremos con otras como la Comunidad Valenciana, Andalucía, el País Vasco y Cataluña, para renovar el contenido de la formación en los institutos de Formación Profesional y, paralelamente, ofrecemos becas de Formación Dual para que los alumnos hagan las prácticas con nosotros. Al final del proceso ofrecemos a un importante porcentaje de los egresados un contrato en Accenture. Con esta fórmula queremos intentar cambiar la dinámica y que más jóvenes elijan estudiar Formación Profesional porque, entre otras cosas, en la actualidad, el contenido de la FP no está adaptado a las necesidades reales de las empresas. Intentamos romper este círculo vicioso creando algo que  realmente tenga una demanda que atraiga a estudiantes que, en otro caso, no estudiarían.

Mònica Margarit. Está claro que no vamos a mejorar en la empleabilidad de los jóvenes si no colaboramos con el sistema educativo y acabamos con el divorcio ancestral que existe entre el mundo de la empresa y la universidad. Y, por otra parte, deberíamos borrar de nuestro lenguaje el concepto de la sobrecualificación. No hay nadie que tenga un exceso de cualificación, en todo caso la gente está subempleada. Cuanta más formación y más adecuada a las necesidades de las empresas, mejor.

Juan Pedro Moreno. Estoy totalmente de acuerdo. No hay que decir que los que han ido a la universidad no deberían haberlo hecho porque están sobrecualificados. Nuestro foco es que los jóvenes que deciden no estudiar entiendan que no es necesario ir a la universidad para encontrar un trabajo digno y bien remunerado, sino que existen otras alternativas adaptadas a la realidad de lo que hoy en día se demanda. No queremos sustituir a ingenieros aeronáuticos por alumnos de Formación Profesional, sino incorporar al mercado laboral a jóvenes gracias a que han recibido una mejor formación en Formación Profesional.

 

Otro proyecto es Juntos por el Empleo de los más Vulnerables, liderado por la Fundación Accenture. ¿Cuál es su objetivo?

Juan Pedro Moreno. En Accenture creemos firmemente que la revolución digital que estamos viviendo es equiparable a la revolución industrial del siglo XIX, con sus aspectos positivos y negativos. Pero dentro de la euforia que a mí me produce ver la importante transformación que está sufriendo la sociedad y las grandes oportunidades que nos brinda, en Accenture reconocemos que si no nos focalizamos en la formación y el reciclaje de los trabajadores se van a crear bolsas de vulnerabilidad y de exclusión muy importantes. De ahí que hayamos puesto nuestro foco en la iniciativa Juntos por el Empleo de los más Vulnerables.

Según un estudio realizado por Accenture y Fedea, en España hay más de 4 millones de personas que continuarán atrapadas por el desempleo o la pobreza laboral a lo largo de los próximos doce meses. Ante esta situación lo que hacemos es, en primer lugar, intentar que esta cifra no crezca y, en segundo lugar, ofrecerles herramientas para que puedan revertir su situación. Es algo similar al trabajo que hacemos con la Fundación Princesa de Girona, pero aplicado a la gente realmente vulnerable, aquellos que ni tienen trabajo ni lo van a encontrar porque sus condiciones de preparación hacen que sea prácticamente imposible encontrarlo.

Precisamente, en el marco de Skills to Succeed, Accenture invertirá más de 200 millones de dólares en los próximos tres años para dotar a los colectivos más desfavorecidos de nuevas habilidades en la era digital…

Juan Pedro Moreno. Efectivamente. Pero esta inversión de 200 millones de dólares no es comparable a los 15 años que llevamos, inyectando a la economía española, 80.000 horas en probono al año para cubrir ese gap de empleabilidad de la gente o el hecho de que el 56% de los profesionales de Accenture estén involucrados con nuestra Fundación para ayudar a que esa vulnerabilidad se reduzca. Traducido en esfuerzo, ilusión y valor de nuestra gente, todo esto vale mucho más que los 200 millones de inversión. Lo realmente importante es que en los últimos 15 años más de 250.000 personas han pasado por nuestras aulas digitales gracias a la ayuda de las más de 700 organizaciones sociales que trabajan con nosotros en toda España. Es una labor muy importante porque estamos convencidos de que la cara B de esta transformación digital que estamos viviendo describe un riesgo muy grande de que existan bolsas de exclusión y de vulnerabilidad contra las que hay que luchar.

Juntos por el Empleo de los más Vulnerables

Fundación Accenture canaliza la acción social de Accenture y de sus profesionales a través de sus programas de consultoría gratuita, donaciones económicas y voluntariado que contribuyen a resolver problemáticas sociales utilizando la tecnología. Fundación Accenture lidera en España la iniciativa Juntos por el Empleo de los más Vulnerables focalizada en mejorar su empleabilidad a través de la formación tecnológica y digital. Esta iniciativa se enmarca en el programa global de la compañía Skills to Succeed que contribuye al objetivo de formar a más de tres millones de personas en el mundo para el 2020.

  Enviar entrevista






CAPTCHA Image