Borja Lafuente y Pablo Sánchez
16/07/2021

Danone y B Corp, la vocación de generar un impacto positivo más allá de beneficios económicos

Borja Lafuente y Pablo Sánchez head of Sustainability South Europe y manager director de Danone y B LAB Spain

En 2015, el entonces CEO del Grupo Danone, Emmanuel Faber, apostó por certificar todas las empresas del Grupo con el sello B Corp. De este modo, un año más tarde, Danone se convertía en la primera empresa B Corp de gran consumo y Danone España, en la primera compañía del grupo a nivel mundial. El distintivo B Corp reconoce aquellas empresas que actúan día a día para cambiar el mundo y redefinir el éxito empresarial: un éxito que se mida por el bienestar de las personas, de las sociedades y del planeta, y con ello lograr que todas las compañías compitan, no sólo para ser las mejores del mundo, sino, sobre todo, las mejores para el mundo.

Danone primera empresa española de gran consumo con el sello B Corp. ¿Qué significa esta apuesta?

Borja Lafuente. Más allá de que la certificación B Corp fuera un mandato de nuestro CEO mundial, siempre digo que se trata de una oportunidad. Ser una compañía B Corp es como tener una brújula que te orienta hacia el Norte cuando tienes que tomar una decisión. En los últimos años, Danone ha tomado muchísimas decisiones encaminadas a cumplir con su estrategia “One Planet, One Health” y, cuando nos hemos encontrado en la tesitura de decidir hacia dónde íbamos, ser una empresa B Corp nos ha permitido salir de cualquier duda porque nos ayuda a medirnos con los más altos estándares de sostenibilidad, de compromiso social, medioambiental, con los trabajadores…Pero la verdadera apuesta es que supone un proceso de mejora continua. Ser B Corp te exige tomarte la temperatura, cada tres años, con un cuestionario vivo que adapta a las nuevas realidades y contextos, y a los nuevos modelos de empresa. Tener este check point nos hace mejorar, saber por dónde va el mundo. Las empresas que buscamos ser las mejores empresas para el mundo, nos tomamos la temperatura y proponemos acciones internas que nos permitan ir aumentando puntos.

Y más allá de la brújula, para las empresas en general, el Movimiento B Corp es el paradigma de la transparencia. Cualquier persona que entra en nuestra web puede ver cómo nos desnudamos ante el mundo y mostramos qué tipo de empresa somos y cómo operamos. Nosotros invertimos en transparencia para generar confianza en nuestros clientes, para que cuando se encuentren en un lineal sepan que, si nos elijen, están apostando por una manera de vivir, una manera de estar en el mundo, una manera de operar. Tenemos la vocación de generar un impacto positivo más allá de beneficios económicos. 

¿Por qué la transparencia es tan importante en los requisitos de B Corp?

Pablo Sánchez. Aparte de cumplir con una serie de estándares, las empresas realmente necesitan generar confianza. El Movimiento B Corp nace en 2007 porque ha habido una crisis de confianza, porque existe una conciencia de que hay un desequilibrio en el actual modelo de capitalismo corporativo, donde la mayor parte de las empresas centran su atención en la obtención de un resultado económico y esa decisión pasa por encima de otras consideraciones. Esto al final genera una desconfianza social porque hay una constatación de que el modelo no es sostenible a largo plazo, hay unos desequilibrios muy claros a nivel social y ambiental. Entonces, ser transparente es un requisito fundamental para generar confianza y por eso le damos tanta relevancia a este tema de la transparencia porque realmente para conseguir confianza en la población tienes que mostrarte como eres, con tus éxitos, pero también con tus vulnerabilidades. Ello también hace que seamos conscientes de que la empresa puede ser un agente de cambio, un elemento que contribuya de forma decisiva a generar las soluciones.

Pablo Sánchez, B LAB Spain: “Ser B Corp no solo te legitima para seguir operando, sino que te hace ser transcendente y relevante. Esa es la gran diferencia”

Borja Lafuente. La empresa del siglo XXI se debe a sus clientes y a sus consumidores. La realidad es que el consumidor ha cambiado. Sale a la calle, te pregunta qué estás haciendo y quiere saber de dónde procede o a qué contribuye el yogur o la botella que estás poniendo en el mercado. B Corp nos legitima a seguir operando. Dentro de una o dos décadas o eres una empresa B Corp o no vas a estar presente en los lineales de muchos comercios, físicos o digitales. Lo que la sociedad está demandando precisamente el tipo de empresa que reúne los valores o la manera de trabajar que marca B Corp. 

B Corp está por encima de la competencia. Es un punto de encuentro donde se reúne gente con valores comunes, con maneras de operar que miran hacia un mismo objetivo. Ser una empresa B Corp va de trabajar en un entorno de alianzas, en un entorno colaborativo, en superar la competencia e ir hacia la concurrencia. De ese modo, generas ese efecto tractor

Pablo Sánchez. Ser B Corp no solo te legitima para seguir operando, sino que te hace ser transcendente y relevante. Esa es la gran diferencia.

Danone busca ser una empresa que genera un impacto positivo en el sector alimentario. ¿Tener impacto positivo quiere decir que no solo va a ofrecer productos más saludables, sino que si deja de operar la sociedad va a ser menos saludable? 

Borja Lafuente. Rotundamente sí. Mi conclusión es que B Corp no es un fin, es un camino a lo largo del cual vas mejorando. Danone es una compañía que tiene 102 años. En aquellos tiempos, las empresas no nacían con un propósito, sino que se creaban para buscar un beneficio económico o cubrir una necesidad. No obstante, desde su nacimiento, Danone respira ese ADN de sostenibilidad y, ahí, el éxito de la sostenibilidad no se basa en no generar un impacto negativo sino en generar un impacto positivo. Aquí entra en juego integrar modelos inclusivos y regenerativos en tu manera de trabajar operando con una justicia social, humana e inclusiva. Al final, el principal valor que representa B Corp es el de la justicia, el cómo un modelo alimentario no solo tiene que trabajar en los mejores productos, sino que también tiene que trabajar en el acceso.

Como comenta, uno de los principales objetivos en materia de Sostenibilidad de Danone es la contribución a una “Transición hacia un sistema alimentario más saludable, sostenible e inclusivo”. ¿Qué iniciativas destacaría? 

Borja Lafuente. Danone ha decidido sumarse o poner en marcha este tren de la inclusividad, de la sostenibilidad y de la justicia, a través de la salud. Es cierto que el consumidor puede estar acostumbrado al sabor de un producto que ha tenido más azucares y nosotros hemos tenido que saber movernos hacia productos con menos azúcares, reformulando toda la gama de productos. Desde el 2014, se ha trabajado en la reformulación de todas las marcas de yogur y leche fermentadas, se ha investigado y se ha mejorado su perfil nutricional. El resultado de este trabajo es que el 83% de nuestros productos lácteos cuentan con una puntuación A o B en el controvertido sistema NutriScore. Esto puede significar que muchos consumidores nos hayan dejado de comprar, porque si le quitas el azúcar a unas natillas no están tan buenas, pero es la manera de liderar ese cambio.

Borja Lafuente, Danone: “Danone respira ese ADN de sostenibilidad y, ahí, el éxito de la sostenibilidad no se basa en no generar un impacto negativo sino en generar unimpacto positivo”

De hecho, una clara muestra de esta convicción es que Danone se ha desprendido de algunas áreas de negocio, aun siendo viables económicamente…

Borja Lafuente. En 1996, Danone era una compañía de gran consumo muy diversificada que, además de yogures y bebidas, fabricaba pastas, quesos, galletas, comida precocinada… El CEO de aquel momento tomó una decisión muy valiente encaminada a poner coherencia entre la misión como compañía, que era aportar salud a través de la alimentación, y su catálogo de productos. Fue entonces cuando se vendió casi la mitad de la compañía. Eran empresas que aportaban muchos beneficios a la cuenta global de resultados, pero nosotros habíamos apostado por poner en marcha el tren de la inclusividad, la sostenibilidad y la justicia a través de la salud y teníamos que poner en el mercado productos saludables. Este es nuestro punto innegociable y al que nunca vamos a renunciar. 

El siguiente paso es la apuesta por la alimentación local. ¿En qué se traduce?

Borja Lafuente. La alimentación local no solo entendida como productos locales y de proximidad, que los tenemos, sino como una apuesta por el ecosistema local que hay en torno a una compañía. Es decir, tenemos que apostar porque los ganaderos de este país puedan tener una continuidad y exista un relevo generacional en un entorno lácteo donde la leche se compra y se vende al día. Esto provoca que Danone apueste por un modelo de contrato a largo plazo que le dé seguridad al ganadero para invertir en granjas más sostenibles, en reducir las emisiones de CO2, en formarse en el bienestar animal… De esta forma, moviendo la palanca de la alimentación local generas un efecto mariposa en todo tu ecosistema.

¿Cómo influye el factor precio en este modelo de negocio?

Borja Lafuente. En Danone no distinguimos entre valor y precio. El reto que tenemos por delante es hacer partícipe al consumidor que, cada vez que elige un producto de una empresa B Corp, en su precio está incluido el compromiso y el propósito de la empresa, su forma de operar que pasa de un modelo puramente extractivo basado en consumir y tirar, a un modelo regenerativo, y a un modelo de justicia social. Cómo es la justicia con nuestros ganaderos, cómo es nuestra justicia con el medio de donde emana el agua que ponemos en el mercado y cómo es nuestra justicia con respecto a nuestros consumidores. En este modelo de justicia es importante saber explicar y trasladar que cada vez que elijes un producto estás eligiendo un modo de vida.

Borja Lafuente, Danone: “La salud de las personas y la salud del planeta están interconectadas y no se debe renunciar a ninguna de ellas”

Pablo Sánchez. Muy a menudo, el low cost sale muy caro a la sociedad. El factor precio muchas veces no refleja lo que puede haber supuesto ese modelo de negocio y nosotros, como consumidores, únicamente miramos esa dimensión. Pero si entendemos lo que hay detrás como un sistema de valor, cómo se mantienen esas ganaderías, cómo se trabaja con los entornos naturales… todos esos elementos también son elementos de valor. Hay que sensibilizar para que eso se perciba como un elemento de valor y que si uno toma una decisión de compra únicamente en función del precio sea consciente de sus repercusiones.

Danone es una Marca Waste Warrior para luchar contra el desperdicio alimentario, responsable de casi el 10% de las emisiones de efecto invernadero. ¿Cómo afrontan este compromiso? 

Borja Lafuente. El desperdicio alimentario es, ahora mismo, uno de los temas que más nos está ocupando. Puede parecer que vas a vender menos, pero vas a vender mejor, de una forma honesta y coherente. Al final, si incurrimos en el desperdicio alimentario toda la cadena de valor pierde dinero: desde los productores que tienen un producto que no han podido poner el mercado, los supermercados que han tenido un gasto extra para tratar ese desperdicio y el consumidor que tira comida. 

El desperdicio alimentario es un camino que se hace de la mano del consumidor, informándole del producto, y Danone ha basado su mayor hito al cambiar la fecha de caducidad por la fecha de consumo preferente. No se trata de un simple cambio de una etiqueta por otra, sino que forma parte de una inversión en I+D para conseguir que los fermentos puedan soportar mejor el paso del tiempo en un producto.

Pablo Sánchez.  Si das información creíble, veraz y genuina, generas consciencia en el consumidor y esa consciencia debe llevar a un cambio de comportamiento y, por tanto, a un hábito de consumo distinto. 

Otro de los retos principales para Danone es impulsar la descarbonización, con su compromiso de ser empresa “Cero emisiones netas” en 2050 y reducir un 50% para 2030. ¿Cómo va a conseguirlo?

Borja Lafuente. La mejor manera de hacerlo es a través de las marcas y a través de cómo vamos a operar en nuestra cadena de valor para reducir las emisiones hasta que llegue un punto en el que no puedas reducir más y, en ese punto, trabajes a través de las compensaciones. Fíjate si avanza con rapidez el tema de la descarbonización que la neutralidad en carbono ya se ha convertido en una especie de commodity a la que todo el mundo aspira. Ahora se trata de ver cómo generamos impacto positivo, cómo a través de nuestra actividad no solo tenemos un impacto cero, sino que regeneramos. 

En una empresa como Danone Lácteos es complicado porque casi el 50% de nuestras emisiones vienen por la rumianza de las vacas, con lo cual hay que ir a cada eslabón de la cadena y ser muy perfectos. En el negocio de aguas, en cambio, entre 2015 y 2020, hemos conseguido reducir un 21,3% la huella de carbono, un equivalente a tres millones de árboles absorbiendo CO2 durante diez años. Son pequeños pasos que vamos dando, pero no podemos despistarnos.

Pablo Sánchez, B LAB Spain: “La empresa puede ser un agente de cambio, un elemento que contribuya de forma decisiva a generar las soluciones”

Pablo Sánchez. En la parte de evaluación ambiental, B Corp pregunta a las empresas por sus compromisos, sus emisiones de Alcance 1, 2 y 3, y cómo las está compensando, es decir, realiza ese análisis individual de cada una de las empresas. Pero, además, a raíz de la COP25, se crea una coalición de empresas, entre las cuales está Danone Waters, que a nivel colectivo se comprometen a ser carbono neutras en 2030, 20 años antes de lo que establece el Acuerdo de París. De repente ya no se trata de cómo trabajamos como empresa individual, sino de como colectivo de empresas B Corp tenemos ese firme compromiso e incluso estamos liderando los cambios.

¿Cómo deberíamos comer en el futuro?

Borja Lafuente. Creo que hay que apostar por este modelo inclusivo y justo que no genere desequilibrios ni desigualdades en el acceso a la alimentación. Hay que apostar por un modelo de alimentación regenerativo, es decir, un modelo que no sea solo capaz de producir y consumir, sino que a lo largo de toda la cadena de valor de las compañías se apueste por regenerar, ya sea a través de que nuestras materias primas que procedan de la agricultura regenerativa, a través de envases cada vez más circulares y reduciendo el desperdicio alimentario.

Pablo Sánchez.  En el mes de agosto ya nos habremos comido todos los recursos que el planeta es capaz de regenerar en un año, por lo tanto, tenemos que hacer las paces con el planeta. Tenemos que desarrollar un sistema productivo que permita la regeneración de los ecosistemas naturales y, en segundo lugar, tenemos una tradición culinaria como para poder comer sano, saludable y nutritivo, y no tenemos por qué perderla. Evidentemente aprovechemos la innovación y lo que nos puede aportar la tecnología, pero sin duda esa alimentación tiene que ser sana y saludable para las personas para el planeta.

Borja Lafuente. El consumidor tiene muchas opciones, puede ser vegano, vegetariano… pero como empresa tenemos que estar preparados para ofrecerle productos con calidad y la seguridad alimentaria, saludables y naturales. La salud de las personas y la salud del planeta están interconectadas y no se debe renunciar a ninguna de ellas.

Compartir:
  • linkedin share button

Borja Lafuente: Danone, la primera empresa de gran consumo española con el sello B Corp

Danone comparte los valores de B Corp gracias a su doble proyecto económico-social. En 1972 Antoine Riboud, presidente de Danone, sostenía que “no puede haber desarrollo económico sin crecimiento social”. De la unión de esos dos conceptos nació un ideal que impregnó desde su creación el ADN de la compañía. Basándose en este concepto de doble proyecto, Frank Riboud, hijo de Antoine, definió la misión de la compañía como la de “proporcionar salud a través de la alimentación al mayor número de personas posible”. Estos principios fundacionales, que hoy en día siguen vigentes, han permitido a Danone obtener la certificación B Corp en España tanto para su división de lácteos como de aguas.

 

Pablo Sánchez: B Corp, acelerar la transformación hacia un nuevo paradigma económico

El distintivo B Corp reconoce aquellas empresas que actúan día a día para cambiar el mundo y redefinir el éxito empresarial: un éxito que se mida por el bienestar de las personas, de las sociedades y del planeta, y con ello lograr que todas las compañías compitan, no sólo para ser las mejores del mundo, sino, sobre todo, las mejores para el mundo. A través de un proceso de evaluación riguroso, complejo y exhaustivo, la organización sin ánimo de lucro B Lab supervisa el cumplimiento de los más altos estándares de desempeño social y ambiental, así como de transparencia y responsabilidad legal, para reconocer públicamente a aquellas compañías que tienen un propósito de impacto positivo real y lo ponen en práctica en su ámbito operativo.
Desde su llegada a nuestro país en 2014, el movimiento B Corp ha registrado un crecimiento anual del 30%. Sin embargo, teniendo en cuenta el tejido empresarial existente, son pocas las compañías españolas que cuentan con este riguroso reconocimiento. Hasta la fecha, en España, solo han logrado convertirse en B Corp el 4,5% de las más de 4.500 empresas que utilizan la herramienta de Evaluación de Impacto B, y en términos globales, solo un 3% de las 140.000 compañías que se han iniciado en el proceso para ser B Corp han conseguido cumplir con los requisitos demandados. B Corp se propone expandir el movimiento más allá de las empresas para continuar liderando y acelerando la transformación hacia un nuevo paradigma económico.