Alba Escolà Arce
17/05/2022

Creemos en un futuro más inclusivo y en ello continuaremos trabajando

Alba Escolà Arce, gerente de IMANcorp Foundation

IMANcorp Foundation es el fruto de la experiencia de Grupo IMAN y su inquietud por desarrollar nuevos métodos, ideas, iniciativas y planes que impulsen proyectos de valor añadido. Bajo esta premisa, IMANcorp Foundation apoya y promueve iniciativas que permitan impulsar la creatividad y el talento en la industria, fomentando la investigación y la innovación como motores de generación de ocupación. Hablamos de todo ello con su gerente, Alba Escolà Arce

¿Cuál es el propósito de IMANcorp Foundation?

IMANCorp FOUNDATION, fundación corporativa del GRUPO IMAN, nace en 2016 con la firme voluntad de tratar de devolver a la sociedad, lo que la sociedad aporta al grupo empresarial. Las acciones se enfocan de manera global y los fines que se persiguen son de interés general, para que trasciendan a nuestros días. 

Nuestra misión es contribuir a que la sociedad esté preparada para vivir y desarrollarse en un mundo progresivamente cada vez más tecnológico, más digital y diverso: impulsar la innovación que haga crecer el tejido empresarial, invertir en proyectos de I+D y promover el talento es nuestra seña de identidad. 

Además, favorecemos la igualdad de oportunidades gracias a nuestros programas de sensibilización sobre la discapacidad, destinados a empresas, con el fin de dotarles de herramientas para que puedan generar una cultura empresarial más inclusiva, conscientes como somos, de la importancia de gestionar la diversidad para crear equipos extraordinarios.  

Como agentes del tercer sector, jugamos un papel clave de desarrollo social y económico en nuestro país, con capacidad para canalizar fondos públicos y privados y, dar respuesta a través de nuestras acciones, a los grandes retos que, en este sentido, marcan las políticas públicas. 

 

Uno de sus principales focos de actuación es la innovación y el talento inclusivo. ¿Está preparada la empresa?

A lo largo de los años hemos tenido ocasión de colaborar con empresas muy distintas en cuanto a sector y tamaño. Poco a poco se está mejorando, en este ámbito, pero tenemos todavía un largo camino por recorrer. Uno de nuestros fines es que las corporaciones apuesten por la diversidad en sus plantillas y valoren la importancia de incluir perfiles diferentes en sus equipos, donde todo el talento resulte imprescindible para que la organización funcione y, que cada una de las personas, sean igualmente necesarias para lograr los objetivos propuestos. 

 

¿Cuál es el camino para innovar en la inclusión?

Lo más importante para innovar en inclusión es tener la voluntad de actuar. Las empresas son reflejo de la sociedad en la que vivimos y esta voluntad innovadora, por tanto, debe venir de la mano de los líderes y de los equipos directivos que deben liderar y dirigir de manera inclusiva sus organizaciones. 

 

¿Qué proyectos realizan en este ámbito?

Todos los proyectos que llevamos a cabo se gestionan teniendo en cuenta la igualdad de oportunidades y actualmente estamos centrados en fomentar la inclusión de personas con discapacidad, trabajando a diario, para romper barreras y tratar de normalizar algo que ya debería ser visto como normal. 

 

Trabajan intensamente en la sensibilización sobre la discapacidad en la empresa. ¿Las empresas están suficientemente preparadas?

Lo cierto es que, la mayoría dista de cumplir con los objetivos esperados y previstos por la Ley General de Discapacidad. Con ella se mejoró la empleabilidad, pero la realidad es que a día de hoy, un alto porcentaje, aun no cumple con la reserva mínima de un 2% de su cuota de plantilla a trabajadores con discapacidad.

Queremos contribuir a que la sociedad se desarrolle en un mundo más tecnológico, más digital y diverso

El último informe elaborado por el INE, sobre empleo de personas con discapacidad, nos muestras unas cifras preocupantes: del total de personas en edad laboral y con algún tipo de discapacidad, solo están actualmente activas un 34,3%. De esto se concluye que más de la mitad del total, todavía no ha accedido al mercado laboral o no puede acceder a él.

Es un dato que nos debería invitar a la reflexión, porque oportunidades hay. Y muchas.  Si queremos avanzar hacia un futuro basado en la diversidad y la igualdad debemos tratar de cambiar esta realidad fomentando cambios culturales en las empresas.

 

¿Cuál es el principal reto?

Las razones por las que se tiene una cierta reticencia a contratar a personas con discapacidad son múltiples y muy variadas, la mayoría de ellas fundamentadas y justificadas en creencias erróneas, como el absentismo laboral, la dificultad para adaptarse al puesto de trabajo o el bajo rendimiento. Ha quedado ya más que demostrado que esto no suele ser así, y que incorporar este talento en las empresas genera un mejor clima laboral, promueve el afán de superación, fomenta el compañerismo y favorece el sentimiento de pertenencia al grupo. 

Uno de los retos principales a acometer, por tanto, es el de romper la falta de conocimiento sobre la discapacidad que es lo que, en general, hace nacer el prejuicio. Es por esta razón que resulta tan importante una buena sensibilización sobre ella para que ésta sea incorporada en las estrategias empresariales como un valor intangible. La sensibilización debe ser global, empezando por los equipos directivos y terminando por todos y cada uno de los empleados de la organización.

 

¿En qué líneas trabajan para aumentar la inclusión de personas con capacidades diferentes en la empresa?

Actualmente impulsamos proyectos, junto a DISWORK, nuestro centro especial de empleo de iniciativa social, para tratar de crear entornos inclusivos dentro de las empresas. Somos conscientes de que las personas con capacidades diferentes aportan resultados excepcionales a las organizaciones y, por eso, dedicamos esfuerzos y recursos a ello, con el objetivo que este talento, sea visto de manera progresiva, como una gran oportunidad para las empresas. 

Es en este sentido, y gracias a la gran labor que desarrolla DISWORK que favorecemos, principalmente, la empleabilidad de personas con discapacidad en distintas compañías. Ahora bien, y teniendo en cuenta que nuestra visión es global, somos conscientes que hay empresas que no les resulta posible cumplir con la reserva del 2% y deben tramitar una medida alternativa. En estos supuestos las acompañamos ofreciendo, por un lado, asesoramiento jurídico y por el otro haciéndolas participes de nuestros disruptivos programas de sensibilización de la discapacidad.

Lo más importante para innovar en inclusión es tener la voluntad de actuar

En este marco, somos receptores de donaciones y con ellas, creamos ad hoc, programas de sensibilización, en los que reinvertimos todo lo donado en la propia organización donante. De este modo construimos, un proyecto adaptado a sus necesidades. Los más relevantes son el de “En mis zapatos” y “Surf-In” a través de los que se tiene la oportunidad de vivir una experiencia 100% inclusiva en la que se unen los valores del deporte y la discapacidad, para generar espacios de encuentro, entre la empresa y las personas con capacidades diversas. El resultado es tan positivo que seguiremos impulsándolos, ya que ha quedado demostrado, que las entidades que han participado en ellos han resultado ser, a posteriori, más inclusivas o a valoran más la inclusión dentro de sus procesos internos. Esperamos que este tipo de iniciativas, a futuro, no sean necesarias y que todo el talento sea visto de manera igualitaria, ya que significaría que hemos cumplido nuestra misión como fundación.

 

Además, IMANcorp FOUNDATION y la Universidad Autónoma de Barcelona han creado el primer Observatorio de Capacidades Digitales y Empleo. ¿Cuál es su función?

El Observatorio nace hace 3 años aproximadamente por iniciativa del Patronato de la Fundación y con la colaboración del Grupo de Investigación, Educación y Trabajo de la UAB, integrado por un grupo de investigadores cuya misión es la de combinar la disciplina de la sociología con la economía y la psicología social.  El objetivo principal es dotar a la sociedad de una herramienta que nos proporcione datos objetivos sobre las competencias digitales que ya está demandando el mercado, tanto desde el punto de vista de las empresas como de las personas y analizar cómo estas pueden afectar o no en el momento de buscar un empleo o de reciclarse laboralmente.

El pasado año presentamos el primer informe y, en unas semanas, verá la luz el segundo, en el que se aportará interesante información sobre tres de los sectores que más están cambiando: logística, automoción y Facility Management, en el que se han involucrado entidades referentes de cada uno de estos tres ámbitos.

 

¿El talento está suficientemente preparado en habilidades digitales?

Según el último informe publicado en el marco del Observatorio, los datos son ciertamente preocupantes. Un 23,9% de la sociedad española no dispone de competencias digitales (10,9%) o éstas son muy bajas (13%). Dicho de otro modo, una cuarta parte de la población de nuestro país no dispone de un nivel de competencias suficientes para desarrollarse, ya no solo dentro del mercado laboral, si no en el día a día. 

Esta circunstancia nos debería invitar a la reflexión ya que las empresas demandan cada vez más sabiduría técnica, conocimiento de idiomas y habilidades que permitan desenvolverse con fluidez en entornos cada vez más digitales.

 

¿Cuáles son sus retos de futuro?

Uno de los principales retos que tenemos es el de procurar dar respuesta, a través de nuestras iniciativas y proyectos, a algunos de los grandes desafíos mundiales planteados por las Naciones Unidas en su agenda 2030.  Creemos en un futuro más inclusivo, en el que se acepte como algo natural que todas las personas son distintas e igualmente valiosas, y en ello, continuaremos trabajando. Confiamos seguir creciendo de manera sostenible, para impulsar la innovación, así como alentar y visibilizar todo el inestimable talento del que dispone nuestro país.

Compartir:
  • linkedin share button